Ciudad, Policiales, Política

Rechazo supremo

Organizaciones políticas y de derechos humanos declaran persona no grata a Horacio Rosatti

Un numeroso grupo de integrantes de organizaciones políticas y sociales presentó un escrito a las autoridades de la Facultad de Derecho para declarar persona "no grata" al presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en el marco del Encuentro Nacional de la Justicia federal


Distintas organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos se manifestaron en la mañana de este jueves en la Facultad de Derecho de la UNR, lugar de la cumbre de la Justicia federal, para repudiar la llegada del presidente de la Corte Suprema de Justicia, el santafesino Horacio Rosatti. Los organismos presentaron un escrito a las autoridades tanto de la casa de estudios como de la Asociación de Jueces Federales en el que argumentan su postura para declarar persona no grata al magistrado supremo.

El escrito denuncia sobre Rosatti: “Propició el vergonzante 2×1 para beneficiar a los genocidas de la última dictadura cívico-militar-clerical que aplicaron un plan de exterminio sobre quienes buscaban transformaciones profundas de la sociedad”. A su vez, los firmantes describen las polémicas circunstancias de su nombramiento y entienden que, “ante un nuevo ataque a la Constitución y las leyes, este personaje asume la presidencia del Consejo de la Magistratura concentrando en sus manos el poder que le permite ser juez y parte, avasallando otras potestades, siendo violatorio de la división de poderes“.

La concentración se dio desde las 10 de la mañana, para dar lugar a una clase pública organizada por los alumnos, graduados y docentes de la casa de altos estudios. Organizaron la Liga Argentina por los Derechos Humanos, Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas de Rosario, la Asociación Anahí Filial Rosario y el Colectivo Nacional de Ex Presos Políticos y Familiares, Soberanxs Rosario, entre otras organizaciones que firmaron el escrito.

Documento presentado por las organizaciones concentradas en la Escuela de Derecho de la UNR donde declaran persona no grata a Rosatti

La diputada provincial Matilde Bruera enunció: “A nosotros nos preocupa que una universidad pública reciba a los ministros del 2×1, de una corte constituida irregularmente, que tiene fallos tan nefastos como el que te mencioné y que han tomado por asalto el Consejo de la Magistratura”.

En relación con el encuentro de jueces, la presidenta del flamante bloque Lealtad Kirchnerista de la Cámara baja dijo a El Ciudadano que “es una reunión endógena” la que se desarrolló en la Faculta de Derecho. Y amplió: “Creo que tiene una autocrítica muy importante que hacerse porque en Rosario ha crecido el narcotráfico a la luz de la inacción de los jueces federales que, como venimos denunciando desde hace muchos años, el narcotráfico no pasa ni por la vereda de los Tribunales federales. Sólo se han dedicado a perseguir consumidores o vendedores minoristas”. 

La ex defensora pública en el fuero federal describió: “Más del 90% de las causas federales es contra personas que no tienen trascendencia en el mercado del narcotráfico sino que son víctimas. Se han dedicado a perseguir a las víctimas y no al narcotráfico. Por lo tanto creo que los jueces federales deberían reunirse de cara a la sociedad y dar cuenta de lo que ha pasado en todos estos años. El problema es la orientación de la política criminal que, como he dicho más de una vez, más que perseguir el narcotráfico regula el mercado”.

Bruera, que además integra la asociación Justicia Legítima, entiende que estos encuentros celebrados por los jueces no brindarán ningún tipo de respuesta a los problemas de la violencia lesiva que vive Rosario. “El problema no son los recursos, sino que no han abordado jamás el tema del narcotráfico y en Santa Fe podemos dar cuenta de eso. Las dos únicas bandas más o menos importantes que han podido desbaratarse lo ha hecho la Justicia provincial. Así que, como mínimo, debieron reunirse con alguien de la Justicia provincial. Pero además, reitero, no es más que una reunión endógena donde seguramente no habrá ninguna autocrítica de lo que ha hecho la Justicia federal en estos últimos años”, dijo en la mañana de este jueves.

Al referirse a los dichos del ahora Canciller Santiago Cafiero, sobre que “la Justicia se tiene que revisar a sí misma”, Bruera fue categórica: “No sé qué quiere decir con eso”. “La selección de los jueces no es de los mismos magistrados” dijo la legisladora, quien propone que el Consejo de la Magistratura debería “ser reformado, ampliado”, al entender que “es un tema de toda la sociedad”.

“La Justicia tiene que dar la cara a la sociedad como un poder político más y tiene que responder en la parte que le toca”, enfatizó para de inmediato agregar que “la irresponsabilidad de la inseguridad es de la política, pero la Justicia no ha hecho su parte. Su concentración de trabajo ha sido en perseguir a las víctimas”. Y sentenció: “Ha regulado el mercado. Ha favorecido la concentración del mercado del narcotráfico y, en consecuencia, el crecimiento. Uno de los problemas de la inseguridad y del desarrollo del narcotráfico es justamente la Justicia federal”.

Cristina Solano, integrante de la Fundación Anahí y firmante del documento entregado en la mañana de este jueves a las autoridades de la Facultad de Derecho, señaló que los jueces federales “poco se han ocupado de la violencia de Rosario. Habría que preguntarse por qué, como muchos jueces provinciales”, al igual que “como muchos del poder legislativo, los senadores, diputados y también autoridades municipales”.

Agregó Solano: “La ciudad de Rosario y sus habitantes estamos siendo víctimas, rehenes de la violencia del narcotráfico y de la presencia absolutamente negativa de las autoridades que no se hacen cargo de nuestra protección y que tampoco se hacen cargo de enfrentar a las fuerzas de la violencia. Ahora parece que se han dado cuenta de que estamos en situación de crisis; nosotros no creemos realmente que ellos puedan llegar a una resolución o a alguna cosa satisfactoria que nos ponga un poco a resguardo y que pare la violencia. Sólo se les ocurre traer más policías y gendarmes que los vemos paseando unidos en sus celulares por las calles céntricas de Rosario, mientras en las calles se están matando permanentemente a nuestros jóvenes”. 

La militante pidió que el Estado vuelva a tener una presencia activa en los barrios, “para poder parar con el avance del narcotráfico y que, fundamentalmente, sigan la ruta del dinero del narcotráfico, que no está en (el barrio) Las Flores, está en esta zona”, en referencia al microcentro de la ciudad y sus casas de cambio, financieras, bancos, mutuales y otros actores de lavado y blanqueo del dinero del crimen organizado. “Ellos lo saben. (Ese dinero) Está bancando campañas políticas y está en esos lugares de poder. La violencia y el narcotráfico de este país está sosteniendo grandes sectores políticos” de los tres Estados.

Élida Luna, de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, exclamó que “si con todo lo que están haciendo, trayendo la cantidad de gendarmes, de policías y demás, el problema no se resuelve, evidentemente el problema lo tienen que resolver desde otro lugar”.

“Hace muchos años que en Rosario y en nuestra provincia corre la droga” agregó Luna y apuntó contra variados sectores, entre ellos, la Iglesia católica: “No lo resolvieron nunca y es porque los narcotraficantes tienen permiso, porque acá están metidos tanto los jueces como los policías y la Iglesia”. 

“A la Iglesia no se la ha escuchado en ningún momento que salga a declarar algo en favor del pueblo. No es a través de la represión como se van a resolver estos temas” dijo Luna. “Saben muy bien que estos problemas se van a resolver a través de la defensa de nuestros derechos, del trabajo, de la educación”, añadió, para concluir: “La Corte Suprema de la Nación es un escándalo”.

No faltaron señalamientos contra los ministros de la Corte Suprema de la provincia e integrantes del poder judicial santafesino, apuntando a sus relaciones con el juego ilegal y el entramado del narcotráfico.

Comentarios