Política

Causa Larrabure

Organismos de DD.HH. convocan a resistir en los tribunales

La multisectorial que integran los organismos de derechos humanos convocan a una manifestación para este miércoles, a las 9, en la sede de los tribunales federales, en Entre Ríos 435, contra nuevo intento por instalar la teoría de los dos demonios en la causa Larrabure


El miércoles próximo, a las 9, habrá una audiencia en los tribunales federales de Rosario para que la Cámara decida –hubo otro intento rechazado en 2010– si acepta el pedido de reabrir la causa por la muerte del coronel Argentino del Valle Larrabure como delito de lesa humanidad. Larrabure fue secuestrado por el Ejército Revolucionario del Pueblo en 1974 y apareció muerto en cercanías de la Estación El Gaucho, en Rosario, más de un año después. Y según se desprende de investigaciones periodísticas del expediente, podría haber sido un suicidio.

Este intento por reinstalar la teoría de los dos demonios, se enmarca en la denuncia por demoras en iniciar juicios de lesa humanidad programados para este año y el vaciamiento de la Subsecretaría de Derechos Humanos.

Es por eso que la multisectorial que integran los organismos de derechos humanos convocan a una manifestación para este miércoles, a las 9, en la sede de los tribunales federales, en Entre Ríos 435.

“Representa el debate sobre un punto que estimábamos totalmente cerrado en la Argentina respecto de que no se puede calificar de delitos de lesa humanidad este tipo de hechos y por lo tanto prescribieron”, explicó Pablo Llonto a Página 12. Y agregó: “La importancia que tiene lo que ocurra el miércoles es fundamental, no sólo por la teoría de los dos demonios, sino para no alentar que se produzcan inicios de causas cuyo final nosotros suponemos que va a ser siempre el rechazo, pero que distrae a la justicia federal de su trabajo en las causas que sí son de lesa humanidad”.

“Quieren reinstalar la teoría de los dos demonios y no me parece casual que esto ocurra en la Cámara donde trabaja el primo hermano de Marcos Peña, Juan Cruz Peña Alvarez, que es relator del camarista Anibal Pineda”, expresó Gabriel Ganón, quien junto a Llonto representa a Luis Mattini (Juan Arnol Kremer), sobreviviente de la dictadura, a quien la pretendida querella quiere imputar como “autor mediato”.

“Por la muerte del coronel Argentino del Valle Larrabure, ascendido a ese grado post mortem, hubo investigación, instrucción y también juicio y condenas  entre los años 1975 y 1983”, dijeron en el informe elaborado por la defensa, por lo que el intento de reabrir la causa va contra el principio constitucional que impide juzgar dos veces por el mismo delito.

A su vez, la Cámara rechazó en 2010 el recurso de la querella, que ahora, pretende enjuiciar los hechos de la toma por integrantes del Ejército Revolucionario del Pueblo de la Fábrica Militar de Pólvora y Explosivos de Villa María, Córdoba, en agosto  de 1974, donde fue tomado como prisionero Argentino del Valle Larraburu.

El cuerpo sin vida de Larrabure apareció el 23 de agosto de 1975. Según una investigación del diputado provincial Carlos del Frade en el expediente judicial original no hay ninguna prueba de que Larrabure haya sido asesinado, por el contrario de la lectura del expediente el actual diputado provincial infiere que fue un suicidio.

“No nos encontramos ante un caso de delito de lesa humanidad, ni de grave violació a los derechos humanos equiparable a la categoría anterior, conforme la doctrina y antecedentes de la Corte Suprema Nacional, de la Corte Interamericana de DD.HH. y de la Corte Penal Internacional”, expresaron Ganón y Llonto.

Para los abogados, este intento apunta también a “llevar a juicio y a la cárcel, nuevamente como presos políticos, a muchos compañeros que formaron parte de las organizaciones revolucionarias, y que hoy en día son uno de los motores fundamentales en la continuidad de los juicios a los genocidas y sus cómplices civiles, como también de la resistencia popular contra un poder que gobierna en perjuicio de las mayorías”.

Si te gustó esta nota, compartila