Mundo, País

Operativo "antiguerrillero"

Ordenan investigar asesinato de dos niñas argentinas de 11 y 12 años a manos del Ejército paraguayo

El asalto de tropas especiales fue el pasado jueves en la ciudad paraguaya de Yby Yaú, en el departamento Concepción, contra un campamento del llamado Ejército Paraguayo del Pueblo. El gobierno argentino reclamó y la Justicia actúa


La jueza de Garantías de Paraguay Lici Sánchez ordenó la exhumación de los cuerpos de dos adolescentes, presuntamente argentinas y de 11 y 12 años, asesinadas en la ciudad paraguaya de Yby Yaú, en el departamento Concepción, durante un “operativo antiguerrillero” de tropas especiales del Ejército del vecino país. La decisión judicial tiene por objeto confirmar la identidad de las dos chicas, que las autoridades y la fuerza militar dijeron desconocer en un principio.

Las jóvenes murieron durante un operativo realizado este jueves por las Fuerzas de Tareas Conjuntas (FTC) de Paraguay contra un campamento de la organización guerrillera Ejército Paraguayo del Pueblo (EPP). Fueron sepultadas al día siguiente sin que se conociera su identidad, en virtud del protocolo sanitario que rige en el país por la pandemia de coronavirus.


El general Héctor Grau, miembro de las FTC, afirmó que el entierro se realizó después de que el fiscal Federico Delfino realizara los peritajes técnicas de rigor. El forense del Ministerio Público Cristian Ferreira informó que los cuerpos corresponden a menores de edad de entre 15 y 17 años que fallecieron “por shock hipovolémico por los impactos” de bala. Agregó que uno de los cuerpos presentaba seis disparos y el otro, dos.

Contra las iniciales declaraciones oficiales sobre la no identificación de las jóvenes, Genoveva Oviedo Brítez, hermana del líder del EPP, Alcides Oviedo Britez, escribió en sus redes sociales que se trata de sus sobrinas. “Liliana y Aurora”, las nombró, y dijo que habían sido abatidas durante el operativo contra el campamento de Yby Yaú. Además, exigió que le sean entregados los cuerpos.

“No eran los cuerpos de Magna Meza ni de Liliana Villalba”, aseguró la mujer en referencia a las madres de las niñas, también líderes del EPP. Otra dirigente del grupo, Carmen Villalba, también tía de las dos menores, negó que las niñas fueran guerrilleras. Habían visitado el campamento para celebrar un cumpleaños, dijo.

El gobierno argentino confirmó este viernes la nacionalidad de las adolescentes, y protestó formalmente ante las autoridades paraguayas a la par de exigir el esclarecimiento del hecho.

Un medio paraguayo, inclusive, aseguró haber accedido a los DNI de las chicas asesinadas, y el embajador paraguayo en la Argentina admitió que nacieron, ambas, en la provincia de Formosa.

El canal de TV paraguayo Telefuturo mostró los documentos de las chicas. Uno de los DNI tiene el número 50.113.108 y corresponde a Lilian Mariana Villalba, que nació el 29 de octubre del 2008. Está registrada como hija de Myrian Viviana Villalba Ayala, de 30 años, cuyos padres son José María Villalba y Mariana de Jesús Ayala López. Los dos últimos son, a su vez, progenitores de Osvaldo y Carmen Villalba, líderes del grupo armado.

El otro, DNI, 50.113.110, corresponde a María Carmen Villalba, quien nació el 5 de febrero del 2009 y fue inscripta como hija de Laura Mariana Villalba Ayala, paraguaya de 25 años, también hija de José María Villalba y Mariana de Jesús Ayala López.

El gobierno paraguayo respondió en un principio ratificando que las menores fueron abatidas durante un enfrentamiento entre las fuerzas de tareas y el grupo guerrillero, pese a lo cual expresó su “plena predisposición” a mantener los canales de cooperación abiertos para compartir información “sobre las circunstancias en que se desarrollaron los hechos”.

Asimismo, expresó su interés en cooperar con las autoridades argentinas para realizar las pruebas de ADN que permitan aclarar los vínculos entre las fallecidas con las personas que las inscribieron en el Registro Nacional de las Personas (Renaper). El gobierno de Asunción insistió en que tenía evidencias de que nacieron en Paraguay y de madre y padre también de esa nacionalidad. Hasta que el propio embajador de ese país en la Argentina admitió que habían nacido en Formosa y fueron inscriptas allí.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) repudió este sábado la muerte de las dos niñas y subrayó que los menores involucrados en estas contiendas deben ser protegidos por los Estados. “Niñas, niños y adolescentes obligados a formar parte de grupos armados o de crimen organizado son víctimas del reclutamiento forzado y los Estados deben adoptar medidas para su protección y restitución de sus derechos”, expresó la CIDH en su cuenta de Twitter.

En paralelo, reclamó al gobierno paraguayo “investigar las circunstancias de la muerte de las adolescentes y redoblar los esfuerzos en la adopción de medidas de prevención al reclutamiento forzado de niñas, niños y adolescentes por grupos armados en el país”.

Comentarios