Ciudad

Evasores

Operativo verano: Afip detectó un 40% de empleo en negro

Lo hizo al relevar 200 negocios con más de mil trabajadores. Queens y Las Tinajas, dos locales que fueron clausurados.


Un nuevo operativo de control a comercios de la ciudad volvió a mostrar un alto nivel de evasión y empleo en negro. Esta vez fue la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) quien realizó el relevamiento, que detectó una informalidad del 40 por ciento. Los operativos se realizaron durante el verano y llevaron a que (por ejemplo) en algunos días de enero estuvieran clausurados el bar Queens (de Oroño y Güemes) y el comedor Las Tinajas (Pellegrini al 1400). Según el último relevamiento del Ministerio de Trabajo provincial, en el rubro gastronómico el empleo no registrado llega al 47% en Rosario y supera la media del resto de los sectores.

Con un total de 200 establecimientos visitados, más de 1.000 trabajadores relevados, 32 clausuras por diversas infracciones fiscales y 15 allanamientos judiciales, la Administración Federal de Ingresos Públicos informó en un comunicado que esta semana concluyó sus operativos de verano en Rosario.

Los relevamientos hicieron foco en sectores que incrementan sus actividades durante la temporada, tanto en Rosario como en las principales localidades del sur santafesino.

Así, los inspectores visitaron bares, restaurantes, boliches, salones de fiesta y heladerías, entre otros, donde relevaron a 1.000 trabajadores, de los cuales el 40% presentaba “inconsistencias en sus declaraciones” o la falta del “alta temprana” laboral.

Es decir, estaban inscriptos por menos horas de las que realmente trabajaban o se encontraban completamente en negro.

Además se realizaron 37 relevamientos en supermercados minoristas. El índice de informalidad laboral también se dio allí en torno del 40%.

A su vez, en 11 comercios se aplicó el procedimiento de clausura preventiva, que la Afip informa luego a la Justicia para que (mediante audiencia pública con el responsable) resuelva mantenerla o dejarla sin efecto. En todos los casos las infracciones fueron ratificadas por los Juzgados.

Dos de los negocios que en algún momento del verano estuvieron clausurados fueron el bar Queens (de Oroño y Güemes) y el comedor Las Tinajas (Pellegrini al 1400). En el comunicado la Afip envió imágenes de los locales con la faja en sus puertas.

“En esos casos hubo dos cuestiones. O los lugares tenían los controladores fiscales mal habilitados o contaban con empleados en negro. No hay otra. Las clausuras las levantaron una vez que el empresario solucionó el tema y lo pudo demostrar ante el juez”, explicó una fuente de la Afip consultada.

En el caso de Queens, no es la primera vez que incurre en irregularidades de este tipo. En junio de 2017 el Ministerio de Trabajo provincial detectó que 26 empleados (por entonces contaba con 32) no estaban registrados. El hecho fue denunciado públicamente y los titulares del negocio intimados.

Las multas que aplica el gobierno santafesino en estos casos rondan los 16 mil pesos. Aunque el sistema prevé que si el empleado finalmente es regularizado el monto disminuye un 25%.

En calle Oroño también se dieron otros casos similares de evasión. Uno de los más emblemáticos es el del bar Rock & Feller´s. Hace dos años, y a partir de la denuncia (presentada tiempo antes, en 2014) que trascendió de una empleada, se supo que la mayoría de los casi 200 trabajadores se desempeñaban ocho horas, pero estaban anotados y cobraban por cuatro. El hecho le permitía a la firma un ahorro millonario en salarios y aportes.

También el bar Jonny B. Good fue apuntado por irregularidades. En 2014 la cartera laboral santafesina comprobó que la mitad de los 28 trabajadores estaba en negro. Además, durante el procedimiento los inspectores recibieron un trato violento y agresivo del encargado del local, por lo que radicaron la denuncia en el Justicia.

Justamente, el gastronómico es uno de los rubros con los niveles de informalidad más altos en la ciudad y toda la provincia. Supera largamente a la construcción y al comercio (entre los sindicatos de mayor cantidad de afiliados), donde los empleados en negro llegan al 30 por ciento.

Ese hecho se constató en 2017 cuando Trabajo detectó una tasa del 47% de empleo no registrado en Rosario. Según indicaron, durante ese año se realizaron 344 inspecciones en bares y restaurantes, donde se relevaron las condiciones de 1.750 trabajadores.

Según datos oficiales, en Santa Fe hay alrededor  de 15 mil trabajadores gastronómicos. El grueso se desempeña en Rosario, donde son 10 mil empleados en 1.100 empresas. La sede local de ese sindicato recibe unas 300 denuncias anuales por contratos irregulares.

Si te gustó esta nota, compartila