Ciudad, Edición Impresa

Operativo conjunto para dar una mano a los isleños

Prefectura y Defensa Civil entregaron medicamentos y comestibles a familias afectadas por la suba del río.

Debido a la crecida del río Paraná, fenómeno que se ha venido incrementando durante toda la temporada veraniega y afecta especialmente a los isleños en las últimas dos semanas, personal de Defensa Civil, de Prefectura Naval e integrantes del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies) realizaron un nuevo  operativo sanitario en las isla del Espinillo y otras del Paraná Viejo para brindar atención a las poco más de treinta familias que en total residen en el lugar. El hecho forma parte de una campaña que se viene llevando a cabo desde octubre y que seguramente se irá incrementando ya que hay previsiones de más lluvias y el escenario futuro no es nada alentador.

En la jornada de ayer se trasladaron a la zona y se entregaron alimentos no precederos como arroz, fideos, polenta y leche en polvo. En tanto, los médicos del Sies les suministraron a los vecinos medicamentos y botiquines individuales, además de completar los esquemas de vacunación. Asimismo se atendió a hombres, mujeres y niños que presentaban diversas patologías respiratorias y se tomaron medidas preventivas contra la leptospirosis, enfermedad que suele ser contraída en este tipo de lugares, ya que la bacteria que la causa prolifera en espacios húmedos. “No se puede descartar que haya casos de leptospirosis, pero no hay ninguno detectado”, confió a este medio Fabián, el médico del Sies que estuvo presente en el lugar.

De acuerdo con lo que se pudo observar (un periodista de El Ciudadano acompañó a los que participaron del operativo), no son tiempos fáciles los que transcurren por estas horas para quienes habitan frente a la ciudad de Rosario. Si bien conocen como nadie el río, sus cambios y el lugar donde residen, la situación actual es límite. El agua, que ayer se situó en los 5,40, ya “les come los talones”. Las poco más de treinta familias que residen de manera estable ya están instaladas desde hace dos semanas en sus “ranchadas” de las zonas más altas. Algunos han ido construyendo con los años una planta alta sobre la vivienda original y hoy están allí refugiados. Otros –la gran mayoría– tienen sus moradas sostenidas por altos pilotes, y es por eso que el río todavía no se los llevó puestos. “Ellos saben qué es lo que va a ocurrir con el río. El agua es su vida, es su medio, y allí van a estar hasta el final. Por eso es que han ido tomando sus medidas. Ya conocen bien cómo moverse”, le contó a este medio Sergio Charles, jefe de operaciones de Prefectura, antes de que partiera la lancha con las provisiones y los insumos médicos.

La del Espinillo es una comunidad de aproximadamente veinte familias que viven en un territorio insular jurisdicción de Entre Ríos que se extiende frente a la costa de Rosario, desde la toma de Aguas Santafesinas hasta la estación Fluvial. En la isla se encuentra la escuela Nº 1.139 Marco Sastre, dependiente del Ministerio de Educación de Santa Fe, donde se llevó adelante la entrega de medicamentos y la atención médica. En tanto, en la zona del Paraná Viejo habitan de manera estable alrededor de diez familias más, las cuales, al igual que en el resto de la zona, viven de la pesca y el cuidado y mantenimiento de casas de fin de semana y ganado que hay en el lugar.

Comentarios