Ciudad, Edición Impresa

Operativo antipicadas

Municipalidad y Policía desactivaron competencia ilegal que se iba a hacer en la zona norte. Incautaron 40 motos y 20 autos y hubo intentos de fuga.

La Municipalidadrealizó un nuevo megaoperativo –junto a personal policial– donde se incautaron cuarenta motos y veinte autos de los participantes de una picada que se estaba llevando adelante en la madrugada de ayer en la zona norte de la ciudad. Durante la acción hubo dos intentos de fuga que lograron ser neutralizados y que pusieron en riesgo la vida de los inspectores, quienes lograron finalmente detenerlos. Desdela Secretaríade Seguridad Ciudadana informaron que los informes del procedimiento y de las actuaciones están en manos ahora dela Justiciaprovincial cuyos funcionarios evaluarán ahora las sanciones a aplicarse ya que muchos de los vehículos presentes incumplían lo que requieren las normativas vigentes para circular.

El subsecretario de Seguridad Ciudadana del municipio, Luis Baita, remarcó que tras el operativo realizado en Colombres al 1300 –zona del Paseo Ribereño donde hay gran cantidad de clubes náuticos– “no hay personas detenidas”. “Igualmente hemos puesto el procedimiento y las actuaciones a disposición dela Justiciaprovincial porque los vehículos que encontramos estaban en forma antirreglamentaria. En algunos hemos detectado controles de alcoholemia positivos y  con respecto a las motos el motivo de su remisión  fue la no utilización del casco reglamentario en la mayoría de los casos”, explicó.

El procedimiento se realizó a la medianoche, en momentos en que se organizaba en el lugar una picada. El funcionario dijo que ya la semana pasada recibieron denuncias de que había habido este tipo de competencia, por lo cual se decidió ir al lugar para detener la ilegal práctica. “Fue realmente un operativo muy grande y la gran mayoría de los conductores de las motos no tenía casco, por lo que estaban poniendo en riesgo sus vidas de manera visible. Además, nos encontramos con una gran cantidad de autos tuneados de manera no reglamentaria, por lo que estaban circulando por las calles sin cumplir con lo que indican las normas de tránsito que rigen para todos en la ciudad”, subrayó el titular de Seguridad Ciudadana.

Tal como suelen ocurrir en estos operativos, al detectar la presencia de los inspectores muchos de los participantes de la picada suelen intentar escapar para no ser requisados o detenidos por los agentes del orden. “Tuvimos dos intentos de fuga. En uno corrió el riesgo la integridad de varios de los inspectores por lo que quiero resaltar la actitud y las ganas de que las cosas salgan bien que tiene muchas veces el personal a nuestro cargo. Hay que recordar que estos tipos de operativos son muy riesgosos porque ponen en riesgo la vida de los inspectores, del conductor y muchas veces la vida misma de la gente que está circulando por la vía pública”, destacó.

Las picadas son una actividad de alto riesgo que se viene realizando de manera sistemática desde hace largo tiempo y pese a los operativos que las terminan –en muchas ocasiones– desactivando se han convertido en una práctica de alto riesgo que convoca a una gran cantidad de fanáticos de la velocidad. “Ya veníamos notando que los miércoles se venían haciendo picadas. El miércoles pasado intentamos hacer un operativo que salió regular porque recibimos una agresión muy fuerte por parte de la gente, con piedras, que estaba esperando ahí que se largaran las picadas y este miércoles ajustamos algunos detalles y salió todo bien”, afirmó el funcionario.

Por último, cabe recordar que el último megaoperativo que tomó estado público para desactivar picadas fue realizado porla Municipalidada principios de agosto de este año y se secuestraron 24 autos y 54 motos que participaban de este riesgoso evento en la zona norte de la ciudad. Del procedimiento participaron 80 policías y  80 inspectores de Tránsito.

Comentarios