El Hincha, Rosario Central

Copa Sudamericana

Ojeda, el mejor de Central en la derrota: cortó, jugó y fue la rueda de auxilio para todos


Prensa Red Bull Bragantino

Broun (6): No lo inquietaron mucho, pero cuando lo hicieron respondió bien. Flojo con los pies en la pelota.

Martínez (5): La pasó mal en la marca en el primer tiempo con el tucumano Cuello. En ofensiva se proyectó bien y hasta tuvo la chance de marcar un gol.

Almada (5,5): Firme en la marca y de alguna manera recompuso su mala actuación en la ida.

Ávila (5): Se resbaló varias veces, pero no tuvo problemas con Ytalo. Por momento se lo notó demasiado apurado.

Blanco (6): Artur no incidió en nada, a pesar del gol del final, y eso muestra que el lateral canalla le ganó el duelo. Punzante a la hora de atacar. Uno de los mejores.

Zabala (4): Flojito nivel del uruguayo. No fue reemplazado porque no hay recambio en su puesto. Nunca encontró su lugar en el partido.

Ojeda (7,5): La figura del partido. Cortó todo lo que pasó por su sector. Distribuyó bien y fue la rueda de auxilio de todos.

Ferreyra (4): Condiciones tiene y muchas. Pero debe trabajar su confianza para plasmarlo en la cancha. En la serie nunca pudo hace pesar sus virtudes.

Vecchio (6): Se hizo dueño del equipo. Siempre preciso en cada pase. Jugó un buen primer tiempo, pero en el complemento le costó porque Bragantino no lo dejó tan libre.

Ruben (6): Puro corazón. Hizo dos goles. Al primero se lo anuló el VAR por milímetros. En el segundo el árbitro le cobró una falta inexistente. No puede faltar nunca en el equipo porque exige el doble a los defensores.

Caraglio (3): Nunca pudo pesar en ataque. Hizo demasiadas faltas. Se nota que no está en la plenitud futbolística para esta clase de partidos.

Gamba (-): En los minutos que jugó hizo más cosas que Caraglio, al cual reemplazó en el complemento. Debe ser titular en el domingo en el Clásico.

Marinelli (-): Entró por Martínez para desbordar por derecha. No tuvo demasiados espacios para cumplir su misión.

Ferreyra (-). Ingresó en el adicional para cabecear en el área rival. Un acto de desesperación del Kily en busca del triunfo.

Comentarios