Economía

Supermercados

Oferta amarga: en Carrefour habilitan retiros voluntarios

La empresa y el sindicato de Comercio pactaron que no habrá despidos sino que se abrirán “retiros voluntarios” que se pagarán al 150% de lo que corresponde por ley. Si la cadena cierra sucursales deberá reubicar a los empleados. La multinacional había presentado un procedimiento preventivo de crisis


Triaca encabezó la firma del acuerdo en la Quinta Presidencial de Olivos.

La empresa Carrefour y el sindicato de Comercio alcanzaron este viernes, en el marco del procedimiento preventivo de crisis iniciado por la empresa, un acuerdo que prevé retiros voluntarios que se pagarán al 150% pero no despidos y recortes de 50% en los aportes patronales para la compañía. Si bien no habrá despidos, algunas condiciones acordadas en el acta perjudican claramente a los trabajadores que decidan continuar trabajando en la multinacional francesa: la pauta salarial del año 2018, y las próximas durante tres años, se aplicarán sólo se aplicará al sueldo básico; además Carrefour podrá cerrar sucursales si se lo informa con 30 días de antelación al ministerio y ofrecerá reubicar a los empleados, lo que podría considerarse incitarlos a que se vayan si los trasladan a locales lejanos a su domicilio.

De la firma del convenio participaron el ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca y directivos de la Federación de Empleados de Comercio y Servicios  y Carrefour Argentina, luego de diez reuniones entre la compañía y el gremio que encabeza Armando Cavalieri.

El acuerdo firmado le otorga la potestad a Carrefour de impulsar unos mil retiros voluntarios. Fuentes de la cartera laboral aseguraron la empresa se comprometió a no realizar despidos, ni cerrar sucursales y que sólo aquellos empleados que lo requieran podrán acceder a los retiros voluntarios.

“Se impone la necesidad de adecuar para el futuro las remuneraciones del personal empleado”, expresa el acuerdo.

En ese camino, se establece que el acuerdo de aumento salarial de 15% para 2018 se aplicará sólo en la “escala de remuneraciones básicas”. Dejando afuera de ese porcentaje el resto de los adicionales. Este punto será aplicable hasta que finalice el acuerdo en 2021, por lo que las futuras paritarias sólo se aplicarán sobre el básico.

Además, Carrefour podrá cerrar sucursales si le avisan al Ministerio de Trabajo con 30 días de antelación. No podrá despedir a los empleados de las sucursales que caen pero les “ofrecerá” reubicarlos en otros locales. ¿Qué desición tomará un trabajador si lo impulsan a trasladarse a una localidad lejana a su hogar? Se trata de otra artimaña para empujar a los empleados a los retiros voluntarios.

El gobierno, optimista

El gobierno nacional vio con optimismo el arreglo. El acuerdo incluye tres puntos principales y en el primero de ellos Carrefour se “compromete a preservar los puestos de trabajo y solamente se realizarán acuerdos voluntarios con aquellos trabajadores que así lo deseen”, informó la cartera laboral en un comunicado.

“Se prevé el acceso a cursos de capacitación del Ministerio de Trabajo para los trabajadores que accedan a los acuerdos voluntarios”, indica el punto dos del convenio.

El tercero expresa que “la empresa otorgará beneficios adicionales en los casos de personas embarazadas, personas de mayor antigüedad, matrimonios”.

La multinacional se había presentado al procedimiento preventivo de crisis alegando una fuerte caída en las ventas, lo que puso en riesgo la continuidad laboral de unos 19 mil empleados que tiene en el país. En Rosario hay alrededor de 450 trabajadores, que están distribuidos en cinco sucursales: Pueyrredón 747; Eva Perón 5856;  avenida Circunvalación 1977; Pellegrini 3250 y Necochea 2579.

Menos aportes patronales

El gobierno nacional otorgará a la empresa beneficios sobre una parte de las contribuciones patronales que no impactarán en el salario ni en las cargas sociales del personal de la cadena de supermercados.

La firma del convenio se realizó en la Quinta Presidencial de Olivos y participaron el CEO de la filial argentina de la compañía, Rami Beitieh, el secretario general del gremio, Armando Cavalieri, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

También estuvieron el viceministro, Horacio Pitrau, el director nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo, Adolfo Saglio Zamudio, la directora nacional de Asociaciones Sindicales, Karina Palacios y los abogados del gremio Alberto Tomassone y Jorge Barbieri.

Si te gustó esta nota, compartila