Edición Impresa, Policiales, Últimas

Ocho personas van a juicio por el caso Rocío Gómez

Juan José Lazo, de 40 años, fue procesado entre otros delitos por el homicidio de la chica de 17 años.

La Justiciaprocesó a ocho personas por el caso de Rocío Daiana Gómez, la adolescente de 17 años que desapareció a principios de este año luego de un oscuro episodio que ocurrió en el interior de una casa de Valle Hermoso al 1200, en el que también sufrieron golpes y sometimientos familiares de la chica. Entre los acusados hay dos personas a las que se impuso la prisión preventiva mientras que las seis restantes transitarán la causa en libertad imputadas del delito de encubrimiento, por darle alojamiento al principal sospechoso y ocultar pruebas.

En el fallo, la magistrada María Laura Sabatier, a cargo del Juzgado de Instrucción de la 14ª Nominación, explicó que llegó a esta resolución a través del apoyo objetivo que tuvieron los testimonios de las víctimas y las escuchas telefónicas que se realizaron a lo largo de la investigación. Con este material probatorio, la jueza ordenó el procesamiento con prisión preventiva de Juan José Lazo, de 40 años y conocido como Pijuán, y de Jonathan Raúl V., de 20 años, por la probable comisión como coautor de los delitos de privación ilegítima de la libertad doblemente calificada por uso de violencia, amenazas y/o venganza y por el uso de armas de fuego, lesiones, robo calificado por uso de armas de fuego y abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma de fuego. Además, Pijuán quedó sospechado como autor de los delitos de homicidio, tenencia ilegítima de arma de guerra y desobediencia.

En tanto, Alexis Albana M., de 23 años; Ramón Antonio D., de 28; Yoana Aneleyn V., 22; Jorgelina Soledad S., 18; Héctor Raúl V., 53, y Mónica Mabel M., 44, quedaron procesados por la probable comisión del delito de encubrimiento agravado por tratarse el delito precedente de uno especialmente grave, sin prisión preventiva. Estas últimas personas fueron detenidas el 22 de septiembre pasado luego de quela Justicialibrara dos órdenes de allanamiento, una en Lisandro dela Torreal 300 de la localidad de Capitán Bermúdez, donde se secuestró la moto marca Mondial propiedad de la víctima, y el restante en una vivienda de calle 12 al 2300, ubicada en Granadero Baigorria, en la cual se detuvo al principal sospechoso, quien escondía una pistola9 milímetros.

El fallo se produjo a pesar de que a principios de este mes los restos óseos hallados en agosto pasado en una propiedad de Martín Fierro al 600 no lograron ser identificados por un estudio de ADN que se había ordenado, debido a que el material genético utilizado para el examen aparentemente tenía restos de humedad y se encontraba degradado. En la resolución, se detalla que otra de las pruebas objetivas reside en el hallazgo del cadáver que se encontró oculto en un pozo excavado en la casa mencionada, que había sido alquilada por Juan José L., el cual según los plurales y unívocos indicios reunidos corresponde a la menor Rocío Daiana Gómez.

Para reforzar esta hipótesis, el escrito suma los detalles consignados en el informe de necropsia, el cual señala que se trataría de una mujer de entre dieciséis y dieciocho años de edad, con una gestación relativamente reciente –observación que coincide con que al momento de su desaparición el hijo de Rocío tenía 14 meses–. “También lo manifestado por el informante anónimo que indicó el lugar donde se hallaría enterrada la joven que estaba siendo buscada me permite sostener la fuerte probabilidad de que los restos hallados correspondan a la menor Rocío Daiana Gómez”, argumenta el fallo.

El caso

Rocío fue vista por última vez el 27 de febrero pasado cuando desapareció con su hijo Kevin, de 14 meses. El niño apareció dos meses después en un descampado de la localidad de San Nicolás. Según denunció la madre de la víctima, Norma G., la chica le había enviado un mensaje de texto donde le solicitaba que le llevara una moto hasta una granja de la zona norte donde Rocío había trabajado porque el dueño le iba a comprar el rodado.

A partir de allí la mujer describió una situación terrible: sostuvo que vio a su hija rapada con su bebé en brazos, que no le permitían hablar con ella y que en la propiedad ubicada en Valle Hermoso al 1200 donde estaba ubicada la despensa y la casa de José Luis Lazo (ex empleador de la chica) ambas fueron sometidas sexualmente. Además, su pareja también fue golpeada y maniatada. Antes de irse la mujer sostuvo que recibió amenazas de muerte y no volvió a ver a su hija. La denuncia de la desaparición fue planteada por la madre de Rocío algunos días después y judicialmente fue ampliando su declaración en varias oportunidades.

En agosto pasado un llamado anónimo ala Brigadade Investigaciones de San Lorenzo dio datos precisos sobre dónde podía estar Rocío. Con esta información, la magistrada a cargo de la causa dispuso un allanamiento a una casa abandonada ubicada en Martín Fierro al 600, donde se hallaron en un pozo restos óseos que fueron sometidos a un estudio de ADN para determinar si correspondían a la adolescente desaparecida, aunque no pudo determinarse su identificación debido a que aparentemente el material utilizado para la prueba no fue conservado correctamente.

La aparición de los restos óseos generó un movimiento barrial enLa Cerámicaque terminó con la quema de la propiedad donde funcionaba la granja. Un mes después, durante un allanamiento en Granadero Baigorria, fue detenido Juan José Lazo y se secuestró una pistola calibre9 milímetroscon 12 proyectiles, seis de ellos con punta hueca, varios teléfonos celulares y dinero en efectivo. Además se encuentra detenido Jonathan V. de 20 años, quien fue señalado por la madre de la joven como uno de quienes participó en los hechos denunciados.

Comentarios