Policiales, Región

Sin Justicia

Ocho años sin Paula Perassi: “Estamos peor que el primer día”

Lo aseguró su padre, Alberto, y pidió que los acompañen en la movilización de mañana por las calles de San Lorenzo, en un nuevo pedido de justicia. El próximo 8 de octubre comenzará la apelación al fallo que absolvió a los nueve acusados por este caso


Foto: Franco Trovato

Flavia Campeis

Alberto y Alicia Perassi siguen buscando los huesos de su hija Paula. Pasaron 8 años desde el día en que la joven, de 33 años y embarazada de seis semanas, salió de su casa, le dijo a su pareja que iba a buscar la tarea de uno de sus hijos, pero no volvió nunca más. Este miércoles, su familia la recordará con una movilización en las calles de las que desapareció, de las que la arrancaron. Una caravana partirá desde Rosario, a las 16 desde plaza San Martín, para concentrar en San Lorenzo, en la esquina de Moreno y Avenida San Martín, y luego marchar por el centro de la ciudad hasta la emblemática esquina de los bancos, donde será el acto central.

“Es una marcha para pedir justicia. Se cumplen ocho años de la desaparición de mi hija, pero tenemos que ir a pedir justicia para todos”, aseguró Alberto Perassi. Y se esperanzó: “Pueda ser que sea una marcha grande y que se pueda demostrar que vamos a seguir pidiendo justicia”.

“No tenemos nada”

Este año es particular. El aniversario llega después de 18 jornadas de audiencias en abril, que duraron entre 8 y 10 horas cada día, y en las que se escucharon diferentes testimonios que fueron intentando rearmar la historia de lo sucedido con Paula.

Acá falta Paula. La incansable búsqueda de justicia por parte de Alicia y Alberto Perassi. Foto: Flavia Campeis.

 

Al juicio llegó el planteo de la querella y Fiscalía, que aseguran que a Paula la obligaron a realizarse un aborto contra su voluntad. Primero la privaron de su libertad, la llevaron a practicarse un aborto en el que murió y por medio de una estructura en la que participó el Estado la hicieron desaparecer: ocho años después no se sabe nada de ella.

Sin embargo, esa hipótesis no fue suficiente para que los jueces dieran condena y los nueve acusados, cinco de ellos policías, quedaron en libertad el 2 de mayo.

Alberto Perassi dijo: “Van ocho años de la desaparición de Paula y hoy no tenemos nada de parte de la Justicia, la que tiene que decir lo que pasó con ella. No hay detenidos, hay nueve procesados pero en la calle”. Y remarcó: “Estamos peor que el primer día. ¿Qué hay en este caso para que podamos pasar ochos años sin que nadie diga nada, nadie tiene explicación?”.

“Esperamos una respuesta, que el Estado aparezca a través de la Justicia, que haya justicia por Paula, por sus hijos y por toda la sociedad que quiere saber qué paso”, señaló el mecánico sanlorencino que durante largos años debió salir a la calle con chaleco antibalas por protección.

Sobre el acompañamiento en todos estos años, Alberto consideró que quienes nunca los dejaron solos fueron los vecinos y vecinas de la región. Sin embargo, apuntó contra el poder político: “Es irónico todo esto porque hace unos años atrás me llamaron de Diputados para darnos un presente a mí y a mi mujer por la gran lucha, lo mismo ahora desde el Concejo de Rosario, pero aquí en nuestra ciudad la parte política, los concejales y todos, no están enterados de que Paula Perassi faltó de San Lorenzo, porque nunca han actuado, ni preguntado, ni hecho absolutamente nada”, dijo y enfatizó: “En la ciudad de la que somos nunca se dijo absolutamente nada y los dirigentes políticos nos dieron la espalda, como también que se dio vuelta gran parte del periodismo y de los medios de San Lorenzo, no todos, pero muchísimos fueron dando la espalda a este caso, no sé por qué, muchas cosas han pasado”.

Voz de madre

Alicia Ostri siempre fue más bajo perfil que Alberto. Pero ella es parte importante del motor de la lucha, y con un rol fundamental: es quien se encarga de que los hijos de Paula vayan a la escuela, de hacerles la comida, que vayan a fútbol, en resumen, que sigan su vida. Lo había dicho durante el juicio la hermana menor de Paula, Marianela, en su declaración frente al tribunal: “Lucas y Agustín ahora tienen tres mamás”, refiriéndose a ella, a su hermana María Fernanda y a su madre.

Alicia está disfónica desde hace un mes, casualmente o no, desde que iniciaron las búsquedas del cuerpo de su hija en un campo en Luis Palacios, desde allí nunca recuperó la voz por completo. Con las palabras entrecortadas, expresó sobre este nuevo aniversario: “Es un año más que no la tenemos a Paula, es especial por todo lo que nos pasó con el juicio, que fue todo armado, preparado, pagado y yo me tuve que venir con las manos vacías sin saber qué había pasado con ella”. Y agregó: “Tuve que venir a casa, encontrarme con los chicos, hablar con ellos y decirle que a mamá no la habían encontrado y que todos estaban libres, fue algo duro de lo que no me termino de recuperar, hasta me quedo sin voz, es todo por lo mismo que estoy pasando”.

Pocas veces se escuchó a Alicia hablar del caso de su hija como una desaparición, con todo lo que eso implica, cada aniversario y cada día de su cumpleaños le escribe en Facebook diciendo que aún la espera. Pero ella siente que algo cambió: “Recién ahora me está cayendo la ficha de lo que fue la desaparición de Paula, recién ahora pienso eso, que antes no lo hacía. Después del juicio mi vida cambió totalmente, es como que me molesta que me hablen, hay muchas cosas que veo que no soporto, pero tengo que seguir para adelante, tengo que pensar en estas dos criaturas que tengo, tengo a mis hijas, tengo a Alberto, tengo que seguir adelante, no me queda otra”.

La excavación realizada durante seis jornadas en Luis Palacios, a partir de un testimonio que dijo saber dónde habían enterrado a Paula, causó mucho desconcierto en la familia. Sobre esto, Alicia reflexionó: “La excavación me cayó mal, porque que alguien venga y diga que está ahí y después remueven todo y no encuentran nada es tremendo, no sé si se están burlando de nosotros. ¿Qué más quieren? porque en ocho años nos hicieron sufrir bastante, porque aparte de faltar Paula, nos robaron, tuvimos que salir durante cuatro años con custodia a la calle, nos castigaron ya demasiado como para venir a decir que en un monte estaba enterrada y que no esté”.

“Hay que seguir adelante, tengo que pensar en mi salud, en la de Alberto, los chicos y mis hijas. Espero no morirme sin saber dónde está Paula, pero me parece que ya no la encontramos más”.

El próximo 8 de octubre comenzará la apelación al fallo que absolvió a los nueve acusados por este caso. Allí se volverán a encontrar las partes y un nuevo tribunal deberá decidir si cambia o no la resolución que generó gran repudio en la comunidad, y también incertidumbre.

Comentarios