Edición Impresa, Policiales

Violencia urbana

Ocho años preso por matar en medio de reyerta entre hinchas

Fue un juicio abreviado en el que se declaró culpable por un homicidio en barrio Alvear.


Un hombre de 36 años fue condenado a ocho años de prisión por el crimen de un muchacho de 22 ocurrido hace dos años en zona sudoeste, horas después del clásico entre Rosario Central y Newell’s Old Boys. Simpatizantes de cada equipo se enfrentaron en barrio Alvear en medio de los festejos que enlutaron el Día de la Madre, que también se celebraba ese día. Lautaro Bova recibió un puntazo en el tórax y falleció en el Heca, mientras que José Chieu, de 36, fue detenido por Gendarmes momentos después, sospechado de la autoría. El hombre, que no contaba con antecedentes y tenía un traumatismo de cráneo, dijo que se defendió de los golpes que le propinaba un grupo de hinchas. Desde entonces está privado de la libertad.

En el marco de un juicio abreviado, José firmó una condena a ocho años de prisión efectiva por el delito de homicidio simple. El acuerdo fue alcanzado por las partes, con el consentimiento del imputado que fue representado por un defensor público y de la familia de la víctima, que lo aceptó. El mismo fue homologado por la jueza Raquel Cosgaya.

El crimen de Bova ocurrió la noche del 19 de octubre de 2014 en Castellanos entre Centeno y Garibaldi, en barrio Alvear, donde vivía la víctima y el imputado. Según relataron vecinos a la Policía, poco después de que finalizara el clásico entre Central y Newell’s simpatizantes de cada equipo se habían agrupado en las esquinas a celebrar y comenzaron a cargarse y cruzar apuestas que terminaron en enfrentamientos incentivados por el alcohol. Bova, hincha leproso, recibió una puñalada en el tórax.  Tras recibir el puntazo, sus amigos dieron aviso a los padres de Bova que los trasladaron en auto al Heca, donde le diagnosticaron una herida de arma blanca en el esternón que le costó la vida en pocos minutos. En el lugar de la riña, tras llamados de vecinos al 911, llegó personal de Gendarmería Nacional que realizó el arresto de Chieu en su casa y el secuestro de un cuchillo. De allí lo trasladaron también al Heca porque el hombre tenía un traumatismo de cráneo.

En su primera declaración, dijo que el puntazo fue en defensa propia porque estaba siendo golpeado por un grupo de muchachos.

Comentarios