Ciudad, Edición Impresa

Obras por la reforma judicial

Se realizó la apertura de sobres con las ofertas técnicas para la construcción del Centro de Justicia Penal de Rosario. Diez empresas se mostraron interesadas en construir el moderno y nuevo edificio.

El nuevo edificio demandará una inversión de 50 millones de pesos.
El nuevo edificio demandará una inversión de 50 millones de pesos.

“Creo que éste es el año clave y decisivo para el comienzo de la implementación del nuevo sistema judicial en la provincia”. Las palabras fueron dichas ayer por el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Héctor Superti, una vez finalizado el acto de apertura de sobres con las ofertas técnicas para iniciar la construcción del nuevo Centro de Justicia Penal de Rosario, que se edificará en el predio donde estaba el viejo Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca). En el encuentro, que estuvo presidido por el gobernador Hermes Binner, se dieron a conocer los nombres de las diez empresas interesadas realizar la primera etapa de la obra que tiene un presupuesto oficial de 19.427.820 pesos.

Las empresas que presentaron ofertas para desarrollar el proyecto de construcción son: Riva SA; Obring SA; una Unión Transitoria de Empresas (UTE) formada por Glikstein SA y Lo Cascio Inar SA; Mundo Construcciones SA; Pecam SA; Tecsa SA; Milicic SA; Construcciones Industriales y Civiles SRL; otra UTE formada por Rovial SA y Epreco SRL, y Green SA.

Sobre las futuras obras que serán puestas en marcha, el ministro de Justicia y Derechos Humanos señaló a la prensa: “Creo que es la exteriorización de la decisión política de esta gestión de transformar el sistema de enjuiciamiento penal de la provincia y todo lo que eso significa. De todas formas creo que vale la pena también insistir en que no hay que equiparar los plazos del cambio del sistema judicial con la construcción de todos los edificios porque sino tendríamos que esperar mucho tiempo. La idea es poner en marcha, ni bien estén dadas todas las condiciones, el nuevo sistema y en simultáneo ir construyendo los edificios”.

Además, Superti sostuvo que “éste, si bien es el primero, es el modelo que se va a replicar en todos los demás lugares”. De acuerdo a la explicación oficial, al principio, donde no estén los edificios construidos, se tendrá que usar otro tipo de inmuebles alquilando o usando otras reparticiones del Estado.

 Un año clave

 Acto seguido, Superti insistió en que 2010 “será un año clave y decisivo para la implementación del nuevo sistema judicial” en la provincia.

“Digo esto porque nosotros ahora tenemos que llamar a concurso para los cargos de fiscal general y fiscales regionales, defensor provincial y defensores regionales, y una vez que estén nombrados esos funcionarios cada uno de ellos va a tener que estructurar sus oficinas para que luego sean la oficina de la acusación, la oficina de la defensa, y por su parte va a tener que estructurar todo aquello que tiene que ver con los nuevos tribunales penales”, remarcó el funcionario del gobierno de Hermes Binner.

“El próximo miércoles por la mañana me voy a reunir con la Corte (Suprema de Justicia) en Santa Fe. Le hemos pedido y propuesto armar una comisión interjurisdiccional para ir tratando todos estos temas porque hay cuestiones que tienen que resolver ellos, cuestiones que tiene que resolver el Poder Ejecutivo y eventualmente si hace falta algún ajuste legal convocar a la comisión de seguimiento del Poder legislativo”, continuó.

Al ser consultado sobre si éste será el año de la implementación definitiva del nuevo sistema judicial propuesto por la administración Binner, el funcionario indicó que si eso ocurriera “sería un acto digno del Bicentenario”.

“Igualmente, por más que uno lo haga a la mayor velocidad posible hay muchas cuestiones administrativas que generan demoras. Fíjese que ahora tenemos que concursar todos los cargos y hasta de las impugnaciones dependen los plazos. Hay algunos plazos que uno puede manejar y otros no”, añadió.

Por su parte, el ministro de Obras Públicas y Vivienda, Hugo Storero, también presente en el acto, aseguró que la obra está entre las principales de la gestión y agradeció la gran cantidad de ofertas recibidas, “lo que demuestra un gran interés y una gran confianza por parte de las empresas constructoras” hacia la gestión provincial.

“Es una obra emblemática que además respeta la historia del lugar. El afuera es también muy importante, porque allí habrá un espacio público abierto a toda la comunidad”, señaló el único ministro radical del gabinete. 

Sobre la construcción del nuevo Centro de Justicia Penal de Rosario, cabe destacar que la primera etapa de la obra consiste en la construcción de una gigantesca estructura de hormigón armado. Además, el proyecto arquitectónico contempla la recuperación del espacio público circundante en la manzana comprendida por las calles Mitre, Virasoro, Sarmiento y Rueda.

El edificio albergará los tribunales de Investigación Penal Preparatoria y de Juicio en lo Penal, con sus salas de Audiencias Públicas y Orales; la Cámara de Apelaciones en lo Penal, el Servicio Público de la Defensa Penal, el nuevo Ministerio Público, Alcaidía con Cámara Gessell y Sala de Reconocimiento.

Tendrá una superficie cubierta de 14 mil metros cuadrados, distribuidos en planta baja, dos niveles altos y un subsuelo semienterrado. La construcción ocupará el 40 por ciento de la manzana, generando en el 60 restante un nuevo espacio público. El monto estimado de inversión total para el proyecto es de 50 millones de pesos.

También se prevé la construcción de 123 plazas de estacionamiento cubierto y 38 dársenas, sobre calle Sarmiento y calle Virasoro, cubriendo las necesidades del programa y cumpliendo con las normativas vigentes.

Comentarios