Región

Martes verde

Nuevo Pañuelazo de mujeres del Cordón Industrial

Referentes del movimiento feminista de San Lorenzo y la región volvieron a convocarse en la Esquina de los Bancos mientras se debate el proyecto de ley por la despenalización del aborto en el Congreso de la Nación


Las mujeres del Cordón se reunieron esta tarde en San Lorenzo. Foto: Pablo Soria

El segundo pañuelazo en San Lorenzo volvió a convocar a referentes del movimiento feminista del Cordón Industrial. Mujeres integrantes de organizaciones, partidos políticos, centros de estudiantes y amas de casa se concentraron este martes en la tradicional Esquina de los Bancos para visibilizar ante la comunidad el debate que se viene desarrollando en el Congreso de la Nación sobre la despenalización del aborto.

Otro “martes verde” por el aborto legal, en el marco de un debate histórico. “Es la primera vez que se debate sobre aborto en el país. Y no se está debatiendo por aborto sí o aborto no, sino por terminar con el aborto clandestino. Entonces sí se terminaría con la muerte de mujeres no pudientes que no pueden pagar un aborto en una clínica privada”, planteó María Silvia Remondino, militante del movimiento feminista del Cordón.

Con un proyecto de ley basado en tres puntos fundamentales, como la educación sexual, la anticoncepción e interrupción legal del embarazo, mujeres de todo el país salen a las calles para que el aborto legal, seguro y gratuito sea un derecho adquirido. “Aquí brindamos información para que aquellos que están en contra del proyecto, sepan de qué se trata”, indicó Ariela Esperón, otra de las referentes entre las mujeres de la región. “La palabra aborto asusta. Vos podés estar en contra, pero no se debe negar ese derecho para que las mujeres tengan una ley que las proteja”, añadió.

“Para que las mujeres no se mueran por no tener la contención adecuada en lo que refiere a educación sexual. Una ley que irá más allá de bebito sí, bebito no. Habla de una protección integral hacia la mujer en toda el área de salud sexual”, señaló Ariela.

“Otro punto importante pero que cuesta entenderlo -intercedió María Silvia-, y que están dando las mujeres jóvenes, es la decisión sobre sus cuerpos. Ellas se sienten con el derecho a decidir sobre sus cuerpos. Y que no decidan ni la Iglesia ni un doctor con objeción de conciencia ni hasta un padre”.

La fuerza de la juventud

Ambas destacaron el alto nivel de adhesión que existe en la juventud para que los legisladores nacionales avancen en un proyecto que se convierta en ley. “Las y los jóvenes tomaron el debate como propio. Hemos hecho encuestas en escuelas en donde un 70 por ciento de los alumnos piensa que el aborto tiene que despenalizarse”, precisó Remondino.

“En la calle vamos reconociendo distintos grupos etáreos. Hay grupos religiosos que están en contra. Pero también hay muchos grupos de la sociedad que están a favor. Por ejemplo los jóvenes, de quienes nos sorprende que entiendan tanto. Nos emociona mucho que se adueñen de esta lucha con argumentos claros e ideas firmes. Y con una elocuencia que produce admiración. Ha habido casos de varones que asisten a escuelas católicas que se pusieron el pañuelo verde. Estamos viendo un cambio cultural muy grande que nos enorgullece”, destacó Esperón.

El debate en el Congreso

Según Ariela y María Silvia, se ha producido un movimiento interesante entre ambas posiciones. “Es importante la participación mediáticas de artistas y personalidades relacionadas al mundo del espectáculo”, coincidieron. “Mucha gente nos dice que es pro vida. Y cuando le respondemos que nosotros también, nos quedan mirando. Luchamos para que este proyecto se convierta en ley. Que proteja la vida de las mujeres. Hay de todo entre los legisladores. De hecho, (Eduardo) Duhalde se manifestó en contra del proyecto de ley que impulsa su mujer (Hilda “Chiche” González)”, ejemplificó Esperón.

“Los legisladores van a intentar que la ley salga con algunos cambios pero no la van a poder postergar. Y en junio la van a tener que votar”, consideró Remondino. De aprobarse la ley, Esperón aventuró que “los casos que lleguen a abortos serían menores: por violaciones o por relaciones no consensuadas. Esos casos van a tener otra contención, mayor información y un Estado presente. He conocido casos de mujeres embarazadas producto de violaciones que quisieron suicidarse porque no encontraron contención”.

Ariela lamentó que grupos religiosos aborden el debate desde la superficialidad. “Es un tema muy complicado para abordarlo desde la moral de que yo nací porque violaron a mi mamá. ¿No se dan cuenta de la morbosidad que están diciendo? Y ponen a la mujer en la situación de objeto. O sea, yo estoy en el mundo para dar a luz y no es así”.

Interrupción legal del embarazo

En octubre de 2015, la Cámara de Diputados de Santa Fe aprobó por iniciativa de la diputada Mariana Robustelli, la ley que adhiere y regula el procedimiento de interrupción legal del embarazo. “Como en otras cuatro provincias, tenemos esta ley que permite la interrupción legal del embarazo. Pasa que en los mismos hospitales o sanatorios y hasta los grupos religiosos impiden que se aplique una política pública. Es un atropello a la democracia y a nuestros derechos. Hay una ley que nos protege y que nos ampara pero que no se puede aplicar”, sentenció Esperón.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios