Ciudad

Reclamo en postales

Bronca y desazón en nuevo corte en el puente Rosario-Victoria para pedir que paren las quemas

Un numeroso grupo de autoconvocados exige respuestas por parte de las autoridades municipales, provinciales y nacionales, ante los reiterados focos que se intensificaron durante este fin de semana


Fotos: Franco Trovato Fuoco

Rosario volvió a movilizar este lunes en contra de las quemas ilegales en las islas del río Paraná después de un fin de semana en el que vecinas y vecinos de la ciudad cruzaron a las tierras entrerrianas para apagar los incendios ante el avance del fuego sobre las casas de las y los isleños. Unas 500 personas llegaron hasta Circunvalación y cortaron el puente Rosario- Victoria desde las 16, en una nueva movilización en contra del ecocidio y por la sanción de una Ley de Humedales. Además, pidieron mayor intervención y decisión política por parte de los distintos niveles del Estado tanto en la inversión de recursos para apagar el fuego como en el avance en la Justicia de las investigaciones sobre los responsables. El corte empezó como una medida de fuerza por tiempo indeterminado y al cierre de este lunes la asamblea debatía cómo continuaría.

La movilización de este lunes fue autoconvocada después de una asamblea realizada un día antes en el mismo lugar. El domingo unas cien personas llegaron hasta el puente Rosario Victoria para hacer un corte tras los incendios que habían movilizado a integrantes de la Multisectorial por los Humedales a cruzar en lanchas para intentar apagar el fuego.

El lunes a las 16 empezaron a llegar al acceso al puente cientos de personas autoconvocadas bajo la consigna de “Ley de Humedales Ya, “Basta de quemas” y “ecocidio”. En un primer momento decidieron cortar el carril con dirección a Victoria y tras una asamblea se cortaron los dos carriles.

Natalia, una santiagueña de 32 años que vive hace una década en Rosario, llegó al corte en colectivo. Cuando se bajó vio que cientos de personas llegaban en bicicletas, motos y autos para poner un freno a las quemas. Para ella estar en la manifestación fue una forma de poner el cuerpo por quienes no pueden movilizar.

“Hay gente que no puede estar acá por trabajo, estudio y sobre todo por la crisis sanitaria, por son grupos de riesgo y tienen que quedarse en sus casas. Me parece importante estar en la calle, más allá de las movidas en redes sociales, porque en estas movilizaciones es donde se define la forma de seguir con la lucha y se logra visibilizar”, dijo en diálogo con El Ciudadano. Además, Natalia movilizó como parte de la organización Indeso Mujer porque cree que las luchas feministas y ambientales están hermanadas.

Uno de los principales reclamos tuvo que ver con que “el Estado se haga responsable de apagar las quemas de las islas”. Además, las y los manifestantes denunciaron “el abandono de personas de las islas por parte del gobierno nacional, provincial y municipal”. En simultáneo la postal se repetía y numerosos focos ígneos aparecían en el horizonte, con el humo avanzando sobre Rosario.

Anabel también llegó para pedir que frenen las quemas en las islas y que el Congreso Nacional sancione de manera urgente una Ley de Humedales. Tiene 23 años, es estudiante de Trabajo Social e integra la Multisectorial por los Humedales, la organización de jóvenes que surgió a mediados de julio en uno de los cortes autoconvocados en el puente. Desde la Multisectorial todos los fines de semana organizan distintas acciones públicas para visibilizar el problema de las quemas, como el cruce del puente que convocó a 6 mil personas o la unión de dos orillas con 200 kayaks del 16 de agosto.

El corte de este lunes surgió de manera autoconvocada y si bien desde la Multisectorial apoyan y participan, no son quienes lo organizaron. Anabel estuvo el domingo en las islas intentando apagar el fuego junto a sus compañeros y compañeras de la organización. “Fue desesperante. Había un montón de personas que queríamos dar una mano y ayudar pero el fuego era tan grande que era imposible. Se necesita ayuda institucional en serio, con aviones y bomberos”.

Desde que empezaron las quemas ilegales en febrero se calcula que van más de 8 mil focos de incendio y 90 mil hectáreas del humedal quemadas, con la pérdida y el exterminio de flora y fauna del litoral. Mientras el fuego destruye el humedal, la comisión de medio ambiente de la Cámara de Diputados empezó a discutir 6 proyectos de Ley de Humedales. Antes de las protestas, no había ningún proyecto en discusión. De todos modos, el camino parece largo y debe pasar por otras comisiones antes de llegar al Senado. En la Cámara Alta ya hubo media sanción en 2013 y 2016 pero el proyecto de ley quedó frenado por el lobby de sectores empresariales, en especial el agropecuario.

Poner el cuerpo al fuego

El sábado a la noche, la Multisectorial comenzó a recibir mensajes de isleños que les advertían que el fuego estaba llegando a sus casas. Se organizaron, y el domingo a las 8 de la mañana se encontraron en el puente Rosario-Victoria. Eran 34 voluntarios y voluntarias que marcharon hacia la isla, ya que si bien en esa zona estaba controlado, en Boca de la Milonga, frente a Granadero Baigorria y del otro lado de la llamada Isla de los Mástiles, las llamas arrasaban todo a su paso.

“Estuve en la zona de islas apagando el fuego en primera línea. Los brigadistas recién llegaron cuando uno de los ranchos se estaba prendiendo fuego”, contó a este diario Micaela Salva, integrante de la Multisectorial por los Humedales.

La joven destacó que cuando llegaron a la isla se había armado un cordón de unos 300 metros de fuego con llamas de 8 metros de altura. “La gente que vive ahí dice que no está provocado por un asado mal apagado, que era intencional. El problema es que nadie da respuesta sobre quién lo prende”,  opinó.

“Cuando llegamos, la casa de un hombre de 80 años estaba en llamas. Había sólo dos brigadistas. Nosotros estábamos en la zona de Paso Destilería (el brazo del Paraná que rodea por el este la Isla de los Mástiles), a 800 metros, con una bomba de agua y dos mangueras”. Y destacó que llamaban a las delegaciones de Prefectura en Entre Ríos y Rosario, que “se pasaban la pelota” entre ellos sin intervenir. “Cuando pasaba Prefectura por el río, le hacíamos señas, pero no se acercaban”, dijo y agregó que recién llegaron 10 brigadistas cuando varios ranchos ya estaban quemados.

La tarde del lunes la Multisectorial volvió a las islas y lanzó una campaña en sus redes sociales para juntar distintos elementos tanto para apagar el fuego como para ayudar a las y los isleños que perdieron todo.

Respuestas del Estado

Roberto Rioja, flamante secretario de Protección Civil de Santa Fe, destacó que durante el fin de semana los grandes focos estuvieron en Boca de la Milonga, frente a Granadero Baigorria, y en la zona del túnel subfluvial que une las ciudades de Santa Fe y Paraná. El funcionario destacó que la sequía de los pastizales y el viento no ayudan, pero admitió que los incendios son intencionales.

En tanto, la presidenta del Concejo María Eugenia Schmuck planteó en declaraciones a LT8 que se necesita una investigación profunda ya que el fuego en las islas excede nuestra región, “ya es una situación que lamentablemente está sufriendo todo el país”.

“Lo que sabemos es que los brigadistas han estado trabajando aquí ya hace varios meses y que cuesta una fortuna: de 10 a 12 millones de pesos por día al gobierno nacional. La expansión del fuego ha tomado dimensiones que no estaban previstas”, puntualizó y agregó que esperan respuestas de las autoridades nacional y la Corte Suprema de Justicia.

En tanto, el concejal Roy López Molina de Cambiemos presentó una iniciativa para que el Estado nacional que pida ayuda de países del Mercosur, “tal como envió Argentina a Chile y Bolivia tiempo atrás, para combatir los múltiples focos de incendio que se desataron en los últimos días en el Delta del Paraná”.

La iniciativa busca reforzar los lugares que cuentan con menos presencia de brigadistas locales y se formalizó a través de un proyecto de decreto municipal y comunicaciones al Ministerio de Defensa de la Nación y a la Cancillería, como así también a Embajadas de países vecinos, que envió el concejal Roy López Molina.”Lo que debemos activar específicamente es el «Protocolo Adicional al Acuerdo Marco sobre Medio Ambiente del Mercosur en Materia de Cooperación y Asistencia ante Emergencias Ambientales», que promueve y reconoce la solidaridad para prevenir, mitigar y dar respuesta inmediata ante hechos de este tipo en el territorio de un Estado Parte, como lo es Argentina”, dijo López Molina.

Fotos: Franco Trovato Fuoco

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La jornada de movilización en imágenes

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

 

Comentarios