Edición Impresa, Le ponen la firma

Enfoque

Nueva redacción: esquina y punto de partida

Es que, y desde ayer en nuevo edificio, hace un mes y dos días es la Cooperativa La Cigarra la que edita este matutino.


Esta edición de El Ciudadano & la región es continuidad en una historia de lucha: la transitada para mantener las fuentes de trabajo por parte de quienes le ponen textos e imágenes a las páginas que siguen. Pero, al mismo tiempo, y sin contradicciones, es una ruptura: con la lógica empresarial de los medios periodísticos, ni más ni menos. Es que, y desde ayer en nuevo edificio, hace un mes y dos días es la Cooperativa La Cigarra la que edita este matutino. Seguimos siendo trabajadores, pero ya no asalariados de un inversor que busca rentabilidad con la noticia como mercancía, sino socios de un emprendimiento autogestionado sin pasado al que tributar más que el propio trabajo. Sólo con futuro a construir.

Ovidio Lagos y Brown es de ahora en más la esquina que nos convoca día a día para la tarea, en pleno corazón del histórico Pichincha. Y es la dirección a la que ayer se acercaron colegas de otros medios a ubicarnos en el otro lado del mostrador de este oficio: la noticia fue entonces la dirección del nuevo medio cooperativo que se propone dar cuenta e interpelar lo que les acontece a quienes habitan Rosario y las localidades vecinas.

La flamante redacción que da espacio de trabajo a este medio que va por su edición 32 es posible gracias a múltiples solidaridades. Y, modestia aparte, también fruto del trabajo a contrarreloj de quienes durante las últimas horas agregamos al teclado, el grabador y la cámara digital otras herramientas. Pinceles, escobas, pinzas y destornilladores, cinta aisladora, martillo y máquinas de agujerear también, con más o menos destreza en cada caso, cayeron en manos de redactores, administrativos, fotógrafos y, en su caso sí familiarizado, el encargado del sistema informático del diario.

Ni heroico ni diferente al de otros muchos trabajadores en anteriores momentos y en la actualidad del país: éste es un camino iniciado por obligación y continuado con dificultades mayores, pero además con convicciones firmes para encarar la nueva etapa. Con la certeza, porfiada tal vez, de que otra voz, la de El Ciudadano & la región, es posible y necesaria.

Queda pendiente el reconocimiento de los acompañamientos que inyectan optimismo para una tarea que nos encuentra, en muchos sentidos, sin experiencia y con valiosos pero intransferibles antecedentes autogestivos. “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”, escribió el poeta del otro lado del océano. Y de este lado del río trataremos de hacer honor a esa condensación de principios. Que de principios, y de un principio, se trata.

Comentarios