Edición Impresa, Espectáculos

Show imperdible

“Nuestra música surge de imaginarnos el futuro”

Emmanuel Horvilleur, integrante de Illya Kuryaki and the Valderramas junto a Dante Spinetta, habla de “Aplaudan a la Luna”, primer DVD del dúo: contiene gran parte de sus clásicos en nuevas versiones, que dan cuenta de su potente presente sonoro. Esta noche, a partir de las 22, en Club Brown, de Francia y Brown.


“Este es el ritmo que estabas esperando/Nosotros te lo damos y ahora estás bailando/ 3,2, hola ula, aplaudan en la Luna”. Así dice en “Ula Ula”, uno de los más exitosos tracks de su último CD, Illya Kuryaki and the Valderramas, que vuelve a proponer el ritmo como lógica musical, la potencia de un vivo que nadie duda en reconocer, elogiar y sumarse. Fue de la mano de su elogiado disco Chances, editado en 2012, que el dúo consolidó su regreso a la escena musical después de 10 años, un esperado retorno que tomó forma durante sus presentaciones en vivo. A principios de 2013, y tras haber pisado suelo rosarino en mayo, Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur grabaron, durante una presentación en el Luna Park, Aplaudan a la Luna, su primer DVD. “Como ya nos aplaudieron en la Tierra, ahora pedimos que nos aplaudan en la Luna”, bromea Horvilleur.

El material, que contiene gran parte de los clásicos de la banda en nuevas versiones que dan cuenta de su presente sonoro, será la excusa de una nueva reunión con su público rosarino que se materializará esta noche, a partir de las 22, en Club Brown (Francia y Brown).

“Desde que volvimos, los shows en vivo se transformaron en la potenciación de las canciones de los discos; es algo que está bien ganado porque tenemos un seleccionado de músicos impresionante haciendo uno de los shows más calientes que hay en este momento según dice la prensa y la crítica especializada”, señaló Horvilleur en una charla que mantuvo con El Ciudadano que comenzó por esa, la pata que está tomando fuerza en la actualidad de los Kuryaki y que tiene que ver con la adrenalina de los escenarios. “Estamos acompañados por pequeños genios de la música, entonces, las canciones de Illya Kuryaki suenan en sus mejores versiones”, dijo el músico, en referencia a los talentosos Rafa Arcaute, Francisco Fattoruso, Pablo González, Matías Rada y Carlos Salas, al tiempo que  disparó: “Esa es una de las razones por las que nos decidimos a plasmar este material en un DVD”.

“Desde la inexperiencia, no fue fácil hacer un DVD”, dijo Emmanuel, quien no le restó importancia al hecho de que éste se presente como “un compendio de lo que fue Kuryaki en la década del 90”, época en las que editaron la mayor cantidad de discos de su carrera y en la que surgieron sus temas más emblemáticos.

“«Abarajame», «Culo» y «Chaco» son temas que no pueden faltar en el vivo, son la columna vertebral de los shows de Illya Kuryaki”, reconoció, aunque ahora, 23 años después de la edición de su primer disco, Fabrico cuero, no son los mismos. “Si uno hace una comparación entre «Chaco» del disco Chaco del 96, con el «Chaco» de Aplaudan en la Luna, son claramente dos canciones diferentes; hay una gran energía en la nueva versión, creo que es una de las canciones más enérgicas que hemos hecho, es como un grito de guerra. Y «Abarajame», por ejemplo, hoy en día es mucho mas free, mucho más libre; son canciones que han mutado de manera natural, las fuimos tocando y fueron mutando tanto que llegaron a lo que son hoy, siento que fueron cambiando de piel”.

El futuro ya llegó

“En algún momento sentí nostalgia, ahora no; ahora somos Illya Kuryaki de nuevo y todo lo que se da está bueno, es natural y es parte de nuestra evolución”. La afirmación de Horvilleur no es poca cosa, denota el afianzamiento que sienten en el recorrido y el presente de esta nueva/vieja formación en la que, como siempre, hay más para mirar en el futuro que en el pasado, “Aplaudan en la Luna no es un disco nostálgico, más allá de que contiene canciones que tienen casi 20 años, sino que es una apuesta por el futuro. Cuando nosotros hacíamos esas canciones en los años 90 nos decían que estábamos adelantados; bueno, el futuro llegó. Acá estamos, en este rico presente”.

“A nosotros nos gusta el «funki futurista», como dice la canción, porque nos gusta imaginarnos el futuro; creo que nuestra música surge de imaginarnos el futuro. Los sonidos van cambiando y sorprenden, pero lo que más sorprende siempre es una buena canción, y creo que nosotros, más allá de cómo la vistamos, intentamos siempre hacer una buena canción”.

“Es algo subjetivo, es uno el que tiene que sentir que es una buena canción, que está contando algo, llegando a nuevos terrenos, siendo sensual de una manera diferente, mostrando un color nuevo o una melodía que nunca se hizo de esa manera. Para nosotros, esas son las cosas que hacen rica a una canción”, describió el músico sin dejar de agregar que el parámetro está en la emoción que sienten cuando aparecen, casi como un momento sublime y culminante,  “esos acordes entremezclados y una letra que los acompaña”.

Aquella otra Luna roja

En el marco de una larga charla que pasó por varios temas, y ya sobre el final, el músico Emmanuel Horvilleur pareció mirar la portada del nuevo disco, y expresó: “Ahora, viendo el arte del disco, volviendo a ver esta Luna roja, pienso en «la Luna roja sobre el mar negro», aquella letra de Soda Stereo (del tema “La Luna”), una Luna roja que también le dedicamos a Gustavo; todo se resignifica”.

Así, la reciente muerte de Gustavo Cerati se hizo presente en la charla, casi tan sorpresiva como cayó la noticia en la tarde del pasado jueves 4 de septiembre. “Estábamos ensayando cuando nos enteramos; me corrió una sensación muy fea por el cuerpo aunque el estado en el que estaba él no estaba bueno, y creo que ahora está libre y emprendiendo un viaje, que es el que vamos a emprender todos en algún momento”, dijo conmovido, al tiempo que aseguró: “Perdimos un valor muy grande en la cultura; en nuestra música, uno de los más grandes; uno de los que hizo las mejores tonadas. Personalmente, lo conocí, compartimos noches y charlas y creo que también nos pudimos considerar como pequeños amigos, por lo que todo es más triste aún”.

“En este último tiempo se fue Luis (Alberto Spinetta), se fue Gustavo (Cerati); dejaron un gran agujero, pero también hicieron tantas cosas buenas que siento que ganan mucho más valor los agujeros que taparon que los que dejaron”, reflexionó finalmente.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios