País

No a la doctrina Bullrich

“Nosotros no enseñamos a matar por la espalda”

El jefe la Policía provincial de La Pampa, Roberto Ayala, manifestó su oposición a la nueva doctrina Bullrich. “Nación nos consultó si vamos a adherir. No lo vamos a hacer", aseguró


“Nación nos consultó si vamos a adherir. No lo vamos a hacer. Nosotros no enseñamos a nuestros policías a disparar por la espalda”. Las declaraciones no son de algún miembro de organizaciones de derechos humanos. Pertenecen al jefe la Policía provincial de La Pampa, Roberto Ayala, quien de esta manera manifestó su oposición a la nueva doctrina Bullrich.

“El uso del arma no es que esté prohibida en la Policía. De hecho le damos un arma. Solo establecemos que se puede usar pero en sentido racional: preservar la vida por sobre todos los casos”, manifestó según su conocimiento de la legislación provincial y en el Código Penal.

“Lo que hizo Nación es un reglamento que se ha implementado para el uso de las armas de fuego en las fuerzas federales”, aclaró el funcionario policial y se refirió a la Norma Jurídica de 1981, que “establece el uso de la fuerza y la facultad que tiene el policía de esgrimir y emplear el arma de fuego”.

Ayala describió además el propio protocolo de intervención operativo que rige a la fuerza de su provincia: “El policía puede hacer uso de su arma de fuego en lo que se contempla como legítima defensa. Para eso es el arma de fuego que se le entrega al policía”, explicitó.

“Estamos en total desacuerdo en algunos aspectos que no se condicen con nuestra norma: por ejemplo, el que indica que se puede efectuar un disparo o hacer uso de arma de fuego en caso de que se dé a la fuga. Nosotros, insisto, podemos usar el arma en caso de que haya un riesgo inminente para sí o para terceros. Pero no para fuga. Y mucho menos disparar por la espalda o disparar cuando no lleva un arma”, dijo al medio pampeano.

“Hace unos días, el Grupo Especial de Operaciones (GEO) tuvo una intervención en Santa Rosa, donde dos de ellos fueron anulados por disparos de arma de fuego y los tres restantes se reagruparon, irrumpieron en la habitación y, al advertir que el morador había descartado el arma, no hizo falta usar sus armas. Esto es lo rescatable y lo que hay que debe prevalecer. Siempre resguardar la vida. Es verdad que esa persona hirió gravemente a dos policías, pero resalto el accionar de ese personal que tuvo la templanza necesaria de no efectuar disparos”, relató Ayala una situación cotidiana, en claro contraste con las fábulas típicas de series televisivas que enuncia la titular de la cartera nacional de Seguridad.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios