Edición Impresa, Política

“No soy líder de la oposición”

Por Ezequiel Nieva, corresponsalía Santa Fe.- Hugo Moyano estuvo ayer en Santa Fe, donde criticó al gobierno pero dijo que no encabeza un espacio que reúna a las principales figuras opositoras. Reclamó el dinero de las obras sociales y se mostró con Buzzi, Del Sel y Venegas.


De paso por la capital provincial, donde participó de la inauguración de la nueva sede del Sindicato de Camioneros, el secretario general de la CGT Hugo Moyano alternó críticas al gobierno nacional y aclaraciones sobre su rol opositor. Dijo que no se siente “líder de la oposición”, sostuvo que la economía está mucho mejor que en los años más fuertes de las crisis (1998 a 2002), exhibió un discurso peronista ortodoxo y lanzó reclamos variados a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner: entre otros, que se giren a las obras sociales de los sindicatos los recursos que retiene la administración central, que calculó en unos 20 mil millones de pesos.

“No me siento líder de la oposición”, sostuvo ayer Moyano. “Nosotros hemos apoyado al gobierno, nadie lo puede negar, pero somos críticos. Nadie puede tomar a mal que uno sea crítico. Si eso hace que el gobierno nos considere opositores, seremos opositores, pero lo que no vamos a dejar de hacer es defender a quienes representamos, que son los trabajadores”, agregó.

En esa línea, el líder camionero señaló: “No somos líderes de la oposición, pero sí tenemos buena relación con otros sectores que piensan de la misma forma que nosotros en cuanto a las políticas del gobierno. Pero eso no hace que estemos aliados con unos u otros: tenemos nuestra propia identidad. Y cuando llegue el momento político, ahí vamos a definir el rol que vamos a cumplir. Mientras tanto, somos críticos de todo lo que el gobierno haga en contra de los trabajadores”.

Junto al líder del Sindicato de Camioneros de la provincia, Marcelo Dainotto, Moyano participó del acto con que se dejó inaugurada la nueva sede gremial. Hubo un minuto de silencio en homenaje al dirigente Abel Beroiz, asesinado en 2007 en Rosario, quien había iniciado –en su rol de tesorero del sindicato– el proceso que culminó ayer con la apertura de la moderna sede en la que funcionará, además de las oficinas del gremio, la mutual, la obra social y la clínica de los camioneros.

En su discurso ante los militantes que se acercaron al acto, el titular de la CGT cargó duro contra el gobierno nacional. Tildó de “soberbia” a la presidenta por no escuchar los reclamos de la sociedad, dijo que “sólo le importa la caja” y reiteró que, desde la central obrera, impulsarán una consulta popular –previa recolección de un millón de firmas en todo el país– para que la asignación universal por hijo –instituida por decreto a fines de 2009– sea sancionada con fuerza ley por el Congreso nacional.

Luego, en conferencia de prensa, Moyano reiteró el reclamo de la CGT por los fondos de las obras sociales. “Ojalá podamos saber alguna vez en qué se utilizan los 20 mil millones de pesos que les deben a las obras sociales”. Y deslizó que esos recursos, los que definió como “la caja”, son destinados por el gobierno para la construcción política en lugar de ser girados a los sindicatos.

El titular de la central obrera también anticipó que un conjunto de especialistas está elaborando un “estudio muy serio” acerca de la inflación real, que calculó entre un 24 y un 26 por ciento anual.

“Creo que ha habido una disminución en el consumo” en virtud de la suba sostenida de precios, agregó el sindicalista. “Pero no solamente estamos midiendo la inflación, sino también la desocupación, la pobreza, la marginalidad, el trabajo no registrado. Y en todos esos puntos no hay ninguna coincidencia con lo que ha establecido el gobierno a través del Indec”, cerró Moyano.

Comentarios