País

La Pampa

No soportó la música, mató a dos policías y se suicidó

Un integrante del servicio penitenciario entró a los escopetazos al departamento donde los efectivos realizaban una fiesta. El atacante vivía en la planta baja del mismo edificio donde residía una de las víctimas


El integrante del SPF bajó hasta su vivienda y ahí se suicidó de un escopetazo.

Un efectivo del Servicio Penitenciario Federal (SPF) asesinó este domingo de varios escopetazos a dos policías federales en Santa Rosa, capital de La Pampa, al parecer porque le molestaba el ruido de la alta música que escuchaban durante una fiesta realizada en un departamento y luego se suicidó.

Fuentes policiales informaron que el hecho se produjo alrededor de las 3 de la madrugada en un complejo de departamentos de Santa Rosa y las víctimas fueron identificadas como el subinspector Gabriel Díaz y el oficial ayudante David Garnica, quienes se desempeñaban en la Delegación Santa Rosa de esa fuerza.

En tanto, el penitenciario era el ayudante de primera José Pablo Martínez, quien alquilaba en la planta baja del mismo edificio.

Todo comenzó en el departamento donde vivía Díaz, ya que ahí se llevaba a cabo una fiesta con varios policías federales y la música alta. Alrededor de las 3 se retiraron todos, menos Garnica, quien se quedó un rato más con Díaz.

Fue ahí que Martínez, molesto por la música que a esa hora aún se escuchaba, subió al departamento que ocupaban los federales y de un escopetazo destruyó la puerta para luego balearlos con la misma a los dos efectivos.

Los policías heridos intentaron agarrar sus armas reglamentarias, pero Díaz falleció antes y fue ahí que Garnica tomó la pistola de su compañero e hirió al penitenciario, quien a pesar de ello volvió a dispararle a Garnica y finalmente lo mató.

Posteriormente, el integrante del SPF bajó hasta su vivienda y ahí se suicidó de un escopetazo.

El titular de la comisaría tercera de Santa Rosa, comisario Gustavo Orozco, estimó que en total hubo unos “15 disparos”.

Los cuerpos fueron hallados alrededor de las 6 por compañeros de los policías federales. Es que los estaban llamando y como no respondían decidieron ir hasta el departamento de Díaz y allí se encontraron con la tremenda escena.

Los vecinos relataron que escucharon los disparos pero remarcaron que no les prestaron atención los mismos.

Los peritos secuestraron tres armas: dos pistolas calibre 9 milímetros de los dos federales y la escopeta del penitenciario en el domicilio de la planta baja. El hecho es investigado por la fiscal de Santa Rosa Selva Poggi.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios