Edición Impresa, Política, Últimas

No se salvan ni los presos

Catorce mil censistas visitarán el miércoles conventos, penales, cuarteles y hospitales para relevar los datos de sus ocupantes. Además de casas particulares, la encuesta alcanza las “viviendas colectivas”.

Unos catorce mil censistas visitarán el miércoles próximo conventos, cárceles, cuarteles, hospitales, neuropsiquiátricos, geriátricos y hoteles, en los que se aplicará el formulario C del Censo 2010 destinado a las viviendas colectivas donde las personas “conviven bajo un régimen institucional”, indicaron ayer voceros del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El censo nacional de población, hogares y viviendas consiste en el recuento, en un día, de todas las personas, hogares y viviendas ubicados en todo el territorio nacional, es decir que se relevará a todos los hogares y personas que pasaron allí la noche del martes 26 al 27 de octubre.

Para el Indec, existen dos categorías de viviendas, las particulares –casas, departamentos, ranchos, casillas– que son la mayoría en el registro, donde las personas viven bajo un régimen familiar y las colectivas, regidas por normas institucionales (cárceles, hospicios, por ejemplo).

Roberto Muiños, coordinador general del Censo 2010 del Indec, dijo a Télam que “en las viviendas colectivas viven personas bajo un régimen no familiar, es decir que su convivencia se atiene a normas de carácter administrativo, militar, religioso, de salud, de castigo o de trabajo”.

El funcionario, con 21 años de trayectoria en el organismo nacional, precisó que los censistas que visitarán cada una de las viviendas para hacer entrevistas personales “seguirán de largo ante las viviendas colectivas”, las que serán contabilizadas por censistas preparados o por personal destacado por las propias instituciones.

Muiños precisó que “el Indec capacitó referentes de este tipo de instituciones como guardiacárceles, enfermeros, que llenarán el formulario C con los datos de las personas alojadas en cada lugar. Es decir, que hayan pasado la noche allí”.

Tomografía computada

El objetivo del censo es obtener “una tomografía computada que brinde el máximo nivel de precisión y exhaustividad de la Argentina del 2010, y eso es mucho más que una foto” definió el coordinador del censo.

El funcionario sostuvo que la pretensión “es ir a lo profundo de la sociedad”, al señalar que “por primera vez se está avanzando contra prejuicios sociales que invisibilizaron por ejemplo a los indígenas o a los homosexuales. Vamos a saber cuántos hogares monoparentales existen”.

Por otra parte, añadió que en el caso de la Antártida, donde coexisten viviendas colectivas e individuales, “las seis bases serán censadas con los dos formularios A y C a esta altura del año, cuando no se puede entrar ni salir” indicó, en referencia a que la primavera apenas se inició lo que no permite acceder al continente helado.

El formulario C contiene nueve preguntas puntuales referidas al sexo del entrevistado, edad, fecha de nacimiento, país de nacimiento y si tiene cobertura de salud.

También si sabe leer y escribir, si asistió a establecimiento educativo, qué nivel educativo cursa o cursó –con todos los niveles del inicial a post universitario– y, finalmente, si el entrevistado completó ese nivel.

Por otra parte, Muiños reiteró que los resultados preliminares del censo del Bicentenario –como también llaman al relevamiento en el Indec– se conocerán el 20 de diciembre y sostuvo que la sociedad debe conocer esa información “en tiempo oportuno”.

Agregó que “en un año se van a procesar todos los datos recolectados” a través de un reconocimiento inteligente que realizarán unos 25 scanners que se encuentran en la sede del Indec, especialmente adquiridos para el censo 2010.

“En cuatro meses, para abril según estimamos, tendremos la base de datos con información bruta y después vendrá el análisis de calidad”, el que esperan tener listo para fines del 2011, dijo.

“¿De qué sirve conocer la información del 2010 en el 2013?, se preguntó, y respondió que “se necesita cuanto antes porque los gobiernos deben tomar decisiones sobre datos reales”.

Comentarios