Ciudad, Edición Impresa

Movilidad

No se habilitarán nuevas cocheras en microcentro

La iniciativa tuvo despacho en la comisión de Planeamiento del Concejo y se aprobaría mañana.


El Concejo Municipal se apresta a aprobar mañana un proyecto del Ejecutivo que busca modificar la ordenanza que regula el funcionamiento de las playas de estacionamiento en la ciudad. La  idea es prohibir nuevas cocheras en el microcentro para desalentar el ingreso de autos particulares a esa zona. La propuesta impide la apertura de nuevos parkings en el radio delimitado por San Luis, San Lorenzo, Corrientes y Maipú. Además, se sugiere una nueva regulación para lugares de estacionamiento entre los bulevares.

La iniciativa fue remitida el mes pasado por la intendenta Mónica Fein al Palacio Vasallo.

Y el lunes último tuvo el aval en la comisión de Planeamiento con los votos del Frente Progresista y un sector del peronismo. Quienes se oponen, en cambio, son los ediles del PRO.

El mensaje de la Intendencia busca ir en línea con el Plan de Movilidad que lleva adelante el Ejecutivo, que plantea “potenciar el transporte público, los medios no motorizados como la bicicleta, la caminata y también desalentar el ingreso de autos particulares al centro”.

Además de la apuesta por las cocheras subterráneas en los cordones perimetrales como la costanera y la plaza del Foro.

La idea del proyecto que se podría aprobar mañana es prohibir nuevos estacionamientos en la zona calma, delimitada por San Luis, San Lorenzo, Corrientes y Maipú. De todos modos, la iniciativa señala que las cocheras existentes allí se mantendrán. Claro está, ninguna norma puede contener efecto retroactivo.

El proyecto también incluye una propuesta para regular futuras cocheras en el área central, delimitada por avenida Pellegrini, bulevar Oroño y el río. Se sugiere un piso de 50 plazas y se prohíbe la figura de la playa de estacionamiento al descubierto, sin techo.

Respecto de las cocheras y playas existentes, no tendrán objeciones en cuanto a la cantidad de plazas, pero sí deberán contar con baños y un espacio equivalente al de un vehículo para estacionar bicicletas.

De avanzar esta idea implicará dejar sin efecto una ordenanza aprobada por el Concejo en 2014, impulsada por el PRO y que contó con el apoyo del Frente Progresista. Esa iniciativa establecía que las nuevas cocheras debían tener un mínimo de 50 boxes. Y las existentes readecuarse y contar con al menos 40 espacios.

En dos oportunidades los ediles fijaron una prórroga para su entrada en vigencia por la polémica que generó y la resistencia entre los empresarios.

En el debate en la comisión de Planeamiento, el concejal Jorge Boasso aludió hace dos semanas a la problemática para estacionar que se produce en la ciudad y consideró que “debe buscarse una vuelta” para incentivar aún más la construcción de edificios de cocheras. Enfatizó sobre la necesidad que se permitiera levantar edificios de cocheras en el microcentro y se preguntó: “Si por ejemplo el dueño de la playa de Corrientes y Córdoba quiere levantar un edificio de cocheras, ¿por qué no lo puede hacer?”.

Se discute extender la concesión del estacionamiento medido

A poco más de una semana de vencerse el plazo para definir la prórroga de la concesión del estacionamiento medido, la secretaria de Transporte y Movilidad, Mónica Alvarado, se reunió ayer con concejales de distintos bloques para analizar en conjunto el pedido del municipio de extender la explotación en manos de Tránsito Rosario por tres años. Según explicó la funcionaria, la prórroga implicará una inversión de 21.600.000 pesos que se suman a los 46 millones que la empresa lleva invertidos a lo largo de los 7 años de funcionamiento en la ciudad. Los ediles solicitaron conocer detalles de las cifras de costos y rentabilidad de la empresa, al tiempo que cuestionaron la falta de un proyecto alternativo que contemple, entre otras opciones, la posibilidad que el municipio se haga cargo del sistema de estacionamiento medido.

En una reunión que tuvo lugar en la tarde de ayer en el Anexo del Concejo, ediles representantes de los distintos bloques políticos se sentaron a la misma mesa con la secretaria de Transporte y Movilidad, Mónica Alvarado, para discutir y hacerle preguntas acerca del proyecto oficial de prorrogar por tres años la concesión del estacionamiento medido, cuyo plazo vence el próximo 3 de junio, luego de haber sido extendido de manera provisoria por 90 días en enero pasado.

“En el marco de lo previsto en el pliego, solicitamos el año pasado un pedido de prórroga por tres años asociado a una inversión del privado en el período nuevo de la concesión. En este marco solicitamos la prórroga, con una inversión prevista de 21.600.000 pesos para los próximos tres años que consisten en el recambio de más de 60 equipos que actualmente no tienen comunicación on line y que permitirá el pago con la tarjeta Movi, además de generar trasbordos entre los sistemas de estacionamiento medido con transporte público y bicicletas públicas”, señaló Alvarado, quien detalló que el aporte del sistema en su conjunto, que incluye multas, canon y un adicional del 20 por ciento, fue de 38 millones de pesos para 2015, los cuales fueron destinados en su totalidad al Fondo Compensador de Transporte.

En tanto, diferentes ediles de la oposición cuestionaron la falta de un proyecto alternativo (como municipalizar el servicio) y solicitaron, sobre todo, más información: quieren conocer los balances de la empresa, cifras concretas de inversión, costos y rentabilidad para analizar la viabilidad del sistema. Desde el Frente para la Victoria y el bloque Ciudad Futura se pronunciaron a favor de una estatización del sistema, en tanto que el bloque Unión PRO descartó esa posibilidad argumentando la “falta de control” del municipio; no obstante negó apoyar la prórroga tal como lo establece el pliego a menos que se incorporen ciertas exigencias hacia la concesionaria.

Comentarios