Ciudad, Coronavirus

Rosario y la región

No quedan más camas en el sistema de salud y los médicos piden restricciones

“No hay camas no sólo para covid, no hay camas para nada. Las cosas que normalmente ocurren como accidentes, hechos de violencia y enfermedades no hay lugar donde tratarlas, no va a tener respuesta”, dijo Jorge Crispo, de Amra


El sistema de salud está colapsado. No quedan más camas ni en el sistema público ni en el privado de la ciudad y sólo algunas pocas camas en el sur de la provincia. Los directores de hospitales y el propio gremio de médicos aseguran que ya hay camas en las guardias y en los consultorios y no se pueden poner más. Lo que aseguran es que no sólo no podrían atender a pacientes covid, tampoco a otras patologías o a víctimas de accidentes. En ese contexto, el gobernador de la provincia, Omar Perotti dijo que analiza restringir la circulación.

Pablo Crispo, de Amra Santa Fe, dijo que la situación es crítica desde hace un par de semanas y ahora no hay mas resto. “No se pueden agregar más camas ni personal, ya se agregaron camas en las guardias y en los consultorios”, sostuvo en declaraciones a LT8.

“No hay camas no sólo para covid, no hay camas para nada. Las cosas que normalmente ocurren como accidentes, hechos de violencia y enfermedades no hay lugar donde tratarlas, no va a tener respuesta”, agregó. Y analizó que la única forma es frenar los contagios y volver a una fase estricta.

Jorge Kilstein, director del hospital Eva Perón, dijo que este último fin de semana fue “muy tenso; estuvimos obligados a estar en comunicación entre los directores de hospitales y sanatorios para tratar de conseguir camas, pero fue casi imposible. Quedan algunas camas en Venado y Casilda, pero la saturación llega al 100 por ciento en casi toda la región“.

Y destacó que “tenemos muchos pacientes muy jóvenes, de entre 25 y 30 años de edad, y muy graves; en muchos casos, con neumonías bilaterales y con respirador. Más allá de alguinos casos de obesidad, en la mayoría de esos jóvenes no detectamos comorbilidad, pero sí y por lo que ellos mismos refirieron, que la mayoría se contagió por contactos familiares, que podrían haberse evitado. Hay casos de familias enteras internadas”.

Kilstein abundó sobre la gravedad de la circunstancia actual: “Cuando abrimos el Hospital Modular (el año pasado, para atender exclusivamente a afectados por Covid), teníamos 76 camas. Triplicamos las camas de terapia pero no podemos sumar más porque no hay recurso humano para atenderlas“.

“Los médicos estamos pidiendo disminuir la posibilidad de contagio y la única forma que funcionó hasta ahora es disminuir la circulación y vacunar lo más rápido posible. Si no disminuye la circulación viral no hay posibilidad de que el sistema funcione“, afirmó, tajante. “Éste fue de los peores fines de semana desde que empezó la pandemia”, cerró.

“No se paró de reacomodar pacientes, ayer fue terrible, teníamos 6 camas disponibles y 9 pacientes. Tres estaban en respirador y había una sola cama crítica y solo uno de esos tres pudo subir a terapia”, precisó Teresa Ghío, directora del Hospital Provincial de Rosario.

“Ya no hay lugar y en paralelo, los parques siguen llenos”, destacó y explicó sobre cómo proceden en el centro de salud. “Tenemos la concepción de que nadie tiene que quedar afuera, el problema es cuando entrás a los pacientes y a las dos horas se complica y no tenés un respirador, esa es la mayor angustia”, advirtió.

Comentarios