País

Educación medieval

No hay sanción para colegio que preparó manual homofóbico

El Consejo de Educación de Entre Ríos decidió no sancionar al colegio religioso que entregó ese material a los alumnos. La madre de un estudiante dijo que el instituto tomó medidas contra quienes hicieron la denuncia


La presidenta del Consejo General de Educación en Entre Ríos, Mirta Landó, confirmó que “no habrá sanciones” para el colegio religioso que preparó material con contenido homofóbico para instruir a sus alumnos sobre educación sexual.

La decisión se dio a conocer después de una reunión de las autoridades con directivos del instituto cristiano evangélico Bautista, de la ciudad de Paraná, uno de los establecimientos educativos que recibe subsidios del Estado provincial.

Este jueves, el capellán del colegio, Cristian Farías, aseguró que sólo se trató “de una fotocopia” de un texto que no alcanzó a distribuirse entre los alumnos, aunque admitió que el contenido “iba a trabajarse” en la escuela.

Según Landó, la escuela pretendía divulgar “sólo unos capítulos del manual” y que por error “lo imprimieron completo”.
El material cuestionado forma parte del libro “Cuidado llegaron los adolescentes”, de José Luis Cinalli, pastor fundador del Centro de Formación Misionero y Ministerial Argentino y decano del Instituto Bíblico Interdenominacional Argentino.

“No se van a aplicar sanciones, vamos a hacer una revisión en la escuela”, adelantó la funcionaria, para quien sin embargo el libro de Cinalli no es “la mejor bibliografía”.

Landó apuntó además que el texto no está autorizado por el organismo a su cargo y que tampoco lo recomiendan.

“He objetado que hay una falta de formación en ese texto”, indicó Landó, e instó a los responsables de la institución educativa a “que se enmarquen en la bibliografía tan rica que desde el Consejo se distribuye desde 2006”.

Ayer, la madre de una de las estudiantes aseguró que la escuela tomó medidas contra quienes denunciaron lo ocurrido a través de las redes sociales.

“Me obligaron a firmar el cuaderno de actas por un descargo en Instagram, descargo que se tuvo que borrar”, detalló Camila Arbuet Osuna, madre de una de las estudiantes del instituto.

Arbuet Osuna consideró en un mensaje publicado en su perfil de Facebook que desde la escuela “meten miedo” y que los padres y la sociedad “debe estar apoyándolos. El mejor escudo contra la impunidad es hablar y hacer todo público, no nos callemos”.

El caso se conoció luego de que los estudiantes denunciaron en las redes sociales que los directivos del establecimiento iban a incluir el material con contenido homofóbico para el dictado de clases de educación sexual integral.

El instituto religioso había preparado para sus clases de educación sexual unos textos con frases como “la homosexualidad es una práctica pecaminosa” que “atenta contra el plan de Dios” y “una abominación religiosa”.

Si te gustó esta nota, compartila