Política

Entrevista

“No hay política de seguridad”, disparó el diputado Busatto

El legislador provincial consideró que la baja de los homicidios en 2017 “fue un espejismo”, teniendo en cuenta el rebrote que hubo este año. Reconoció dificultades de los sectores progresistas en plantear la problemática.


Luego de un 2017 con indicadores positivos, durante el comienzo de este año rebrotó la violencia en Rosario, principalmente con asesinatos vinculados al narcotráfico. En diálogo con El Ciudadano, el diputado provincial Leandro Busatto vinculó esta problemática a “la falta de una política en seguridad” por parte del gobierno provincial y consideró que el “bálsamo” del año pasado “fue un espejismo”.

—¿A qué atribuís el rebrote de los homicidios en Rosario?

—Tiene que ver con la falta de una política en seguridad. El año pasado hubo un bálsamo y los homicidios bajaron, pero hay que tener en cuenta de que veníamos del infierno. La política tiene que pactar menos con la Policía y más con la ciudadanía. Los vecinos deben sentir que participan del diseño y el control de la seguridad. El 2018 arrancó con una situación desbocada; lo del año pasado fue un espejismo.

—¿Es suficiente la Policía de la provincia para resolver la problemática?

—No hay que confundir los roles de cada nivel del Estado. Santa Fe tiene 25.000 hombres y sólo vinieron 1.300 gendarmes. Si 25.000 hombres no resolvieron el problema, menos lo harán 1.300 por más capacitados que estén.

—¿Desde lo social también se trabaja?

—Eso es algo que valoro del gobierno provincial. Hubo un intento de llegar con más inclusión y presencia a algunos barrios con programas como el Plan Abre. Cuando miramos el mapa del delito, nos encontramos con que los sectores más castigados son los más vulnerables. Si no trabajamos para recomponer el tejido social conjuntamente con la prevención policial, las bandas dedicadas al delito terminan ocupando los barrios.

 —¿A qué se debe el clamor por más mano dura?

—Si la política fracasa, se quiebra el contrato social y la gente empieza a creer que la justicia por mano propia es válida. La derecha tiene una respuesta más práctica en ese sentido, propiciando que el delito se solucione con mano dura. El problema es que los sectores que nos consideramos progresistas hemos tenido dificultad para plantear la política de seguridad. Perdimos terreno en una discusión que es válida porque la seguridad no es una cuestión que sólo afecte a los sectores medios de la sociedad. No dar ese debate alimentó la vuelta de teorías retrógradas como la pena de muerte y la impunidad para las fuerzas de seguridad.

Demagogia punitiva

El diputado Busatto indicó que “la incidencia de extranjeros en delitos es mínima”, por lo que consideró que el convenio que firmó el gobierno nacional con siete provincias para facilitar la deportación es parte “de la demagogia punitiva de la derecha”.

“Cuando no son los extranjeros son los menores. Buscan estigmatizar a ciertos sectores. Son circunstancias que parecían dirimidas pero ahora la derecha trata de reinstalar. La incidencia de extranjeros y menores en delitos es mínima”, afirmó el legislador provincial.

Por otra parte, Busatto se refirió a la polémica por los avances del gobierno para que las Fuerzas Armadas participen de la seguridad interior, algo que está prohibido por la ley.

“Con las Fuerzas Armadas en la Argentina hay una historia reciente muy negra. En la medida que la política de Derechos Humanos no avance no se va a poder zanjar. Antes de pensar en cambiar la ley de seguridad interna se debe modificar el patrón de las Fuerzas Armadas para que sean leales al pueblo”, consideró Busatto. Y agregó que “hoy el Ejército no está en condiciones, porque para muchos jóvenes se ha convertido más en una fuente de trabajo que en la vocación de formarse como soldados”.

Si te gustó esta nota, compartila