Edición Impresa, El Hincha

“No hay más chicos”

“La paciencia va a ser  nuestra mejor amiga hasta el final”, apuntó el técnico de cara al debut de mañana.

Por: Enrique Genovar

Leonardo Madelón está transcurriendo con mucho optimismo las horas que restan para volver a sentarse en el banco Canalla. Mañana en La Bombonera se producirá el debut de su segunda etapa como entrenador de Rosario Central. Después de una semana de intenso trabajo, que contempló una jornada con doble turno de entrenamiento y práctica de fútbol en el Gigante después de mucho tiempo. El flamante entrenador hizo un pequeño balance de cómo llega el Canalla para el partido frente a Boca: “Entrenamos toda la semana haciendo hincapié en lo anímico que es la parte donde más golpeados estaban”.

Luego de la conferencia de prensa del día martes donde fue presentado el nuevo cuerpo técnico, Madelón optó por el silencio y se metió de lleno en el armado del equipo que saldrá a la cancha en el día de mañana. El técnico que dejó a Central en primera en 2008 volvió a tener contacto con la prensa luego del entrenamiento de ayer en Arroyo Seco.

—¿Encontraste lo que esperabas ver cuando aceptaste volver a dirigir Central?

—Lo que pasa es que si este equipo vos lo agarrabas el año pasado cuando estaba en alza te sorprendía gratamente porque sobraban jugadores y estaban muy bien. Ahora le tocó caer en lo deportivo y parece que nadie sirve. Pero esto no es así. Hay que salir rápido de este bajón y tratar de sumar lo antes posible. Yo lo he venido siguiendo a Central, pero aparte conozco al noventa por ciento de los jugadores.

—¿Y por qué se produjo este bajón?

—No se. Algo pasa, algo se rompe. Se puede terminar el mensaje. Yo hablé con Ariel y vio que a lo mejor no llegaba más. El jugador necesita el “buen día” de otra gente. Que le genere nuevas expectativas y la llegada de un nuevo entrenador suele generar esto. Además se motivan aquellos jugadores que no tenían chances. No tengo nada que criticar. Este es un plantel que tiene una gran predisposición al trabajo. El fútbol es estado de ánimo que te lo da un resultado, y como en este último tiempo no se dieron, parece que nadie sirve.

—Van a jugar contra Boca que no viene haciendo un buen torneo. ¿Es un arranque ideal el que vas a tener?

—No se si es el ideal, porque Boca es Boca. Es un equipo difícil, que no está bien, pero que tiene muy buenos jugadores y si dejás que se despierten te hacen un desastre. De cualquier manera yo estuve mirando a Boca en el partido frente a River  y no fue tan superior al rival, simplemente tuvo una actitud superior. Le ganó en todos los sectores, pero no en lo futbolístico sino metiendo. Pero a mi me gusta, es un partido lindo para arrancar. Ojalá que nos vaya bien. Estamos preparados para hacer un buen partido y le quiero decir a la gente que nos tenga paciencia, que en algún momento cuando flaqueemos los vamos a necesitar.

—¿Central está más complicado que cuando te tocó dirigirlo en 2008?

—Estamos en una situación difícil, pero estamos muy bien. Esto quiere decir que estamos en una situación complicada, pero estamos bien para salir y eso es alentador. Pero vamos a tener que renegar hasta el final y ojalá que podamos salir de todo. La idea nuestra es que Central esté el año que viene en primera. Es una pelea difícil y asumimos los riesgos que hay. No se nos cruza la idea de que nos vaya mal. Somos tipos positivos y hay buenos jugadores.

—En el Clausura 2008 tenías a muchos jugadores con experiencia que hoy no tenés.

—Esta claro que este es un equipo más joven. Hace dos años atrás ellos eran pibes y se fueron haciendo hombres gracias a los demás que ponían la cabeza. Ahora es al revés, ellos tienen que poner la cabeza. Hoy está Luciano (Figueroa) que trata de sumar mucho, lo que pasa es que al estar lesionado y no poder estar entre los once te cuesta mucho. Acá no hay más chicos, hay hombres que tienen que respaldarse entre ellos. Uno los va a descomprimir y le vamos a dar confianza, pero los que actúan dentro de la cancha son ellos. Hay que estar tranquilos. La paciencia va a ser nuestra amiga hasta el final.

Comentarios