Ciudad, Edición Impresa

Cómo pensar la maternidad

“No hay asignación que pueda pagar lo que cuesta tener un hijo”

La investigadora en género, Florencia Rovetto criticó a las personas que estigmatizan a las mujeres que cobran la Asignación Universal Por Hijo (AUH)


“Lo que falla es la conciencia de los padres de tener los hijos que puedan criar: falla que hay mujeres que quedan embarazadas para recibir la Asignación Universal por Hijo (AUH)”, dijo esta semana la cantante del dúo Pimpinela Lucía Galán. Hace seis años el humorista y ex candidato a gobernador Miguel del Sel aseguró que por ese subsidio en el norte santafesino se había cuadriplicado el embarazo adolescente. Pero desde hace veinte años no hay estadísticas que den cuenta de un aumento en la natalidad tanto en la Argentina como en Santa Fe. Al contrario: entre 1996 y 2016 las mujeres pasaron de tener 2,7 a 2,3 hijos en promedio. Tampoco es cierto que la mayoría que cobra la AUH tenga muchos hijos. La mitad tiene uno y sólo el 2 por ciento cinco. Pero el lugar común de decir que las mujeres pobres se embarazan para cobrar un plan social no necesita de datos para sostenerse. Para la investigadora especializada en género Florencia Rovetto, estas declaraciones sirven para poner en discusión cómo pensamos la maternidad. “Si vamos a decir que las mujeres se embarazan por una cuestión económica, pensémoslo en serio: pongámosle precio a cuánto le cuesta a las mujeres tener un hijo. No hay salario ni asignación que hoy pueda pagar eso”, dijo.

Clásico

“En el norte de mi provincia se triplicó o cuadriplicó el embarazo de chicas de 12 o 13 años. ¿Qué preferís: que una piba ignorante se embarace para cobrar una platita todos los meses y ni siquiera se den cuenta que le están arruinando la vida?”. El Midachi Miguel Del Sel estaba en Mendoza cuando hace seis años lanzó esa frase. Quería ser gobernador de la provincia y aseguró que el “dato” se lo había dado el director de un hospital de Villa Ocampo, en el norte santafesino. Horas después, desde el gobierno provincial salieron a aclarar que no había ningún indicador que lo avalara. Por el contrario, la maternidad adolescente había bajado.

Esta semana el tema volvió a reflotar. En el programa de televisión “Los ángeles de la mañana” Lucía Galán dijo que las mujeres no tenían conciencia a la hora de tener hijos y que muchas lo hacían para cobrar la AUH. “¿Realmente creés eso?”, le preguntó una de las panelistas. “Sí, lo creo y lo veo. Y no los crían: la mayoría de las madres de los chicos que tenemos en el hogar cobran las asignaciones por los chicos y no los están criando”.

El valor de la maternidad

Decir que las mujeres se embarazan para cobrar subsidios es un lugar común que no necesita de estadísticas para sostenerse. Hay una idea detrás: la maternidad no tiene precio. Ser madre es un acto de amor que no puede contaminarse por el dinero.

Para la comunicadora e investigadora especializada en género de Conicet-UNR Florencia Revetto, en los últimos años, hubo avances en los debates sobre los derechos de las mujeres. Pero la maternidad es uno de los temas más difíciles de poner en discusión. “El mandato de ser madre es el primer paso para que socialmente pensemos que cuidar a otros es una tarea que tienen que hacer las mujeres”, explicó.

Según Rovetto afirmar que las mujeres se embarazan para cobrar la AUH esconde la idea de que no lo hacen por amor. “La maternidad por amor es un discurso falaz. Esto no significa que no haya afecto ni que no esté bueno el amor, sino que no es lo único. No todo lo que hacemos las mujeres está digitado por ese sentimiento. A los hombres no se les pide que hagan cosas por amor. Ese discurso solapa un sistema capitalista inconmovible frente al reparto de las tareas, con una doble o triple carga para nosotras”, reflexionó Rovetto.

El mito del amor maternal está sobrevaluado, reflexionó la investigadora. “Esa cosa del que la mujer tiene que sentir un amor natural por sus hijos, como si fuese un animal con sus crías, es una exigencia muy grande. A veces las mujeres no tenemos ganas de estar con nuestros hijos, llevarlos a la escuela, cambiarlos. A veces no los queremos ver por un rato. Y es durísimo asumirlo porque nos enseñan que ser madres es otra cosa”, opinó.

Para la investigadora, ante discursos como los de Del Sel y Galán, hay que anteponer una propuesta: “Si vamos a pensar que las mujeres se embarazan por una cuestión económica, démoslo vuelta y pensémoslo en serio: pongámosle precio a cuánto cuesta tener un hijo, darle la teta, cuidarlo y todo lo que nos implica la maternidad. No hay salario ni asignación que hoy pueda pagar eso”.

Los números

La Asignación Universal por Hijo es una pensión que cobran padres y madres por cada hijo menor de 18 años, o sin límite de edad cuando se trata de un hijo discapacitado. El máximo son 5 hijos. Según la Anses, en 2016 la mitad de los más de 2 millones beneficiarios en el país tiene un hijo. El 28 % tiene dos, el 13% tiene tres, el 5% cuatro y el 2% cinco. El promedio a nivel nacional es de 1,8 hijo por madre. En Santa Fe es de 1,7.

El indicador está muy por debajo de la natalidad a nivel nacional. En los últimos 20 años las mujeres en la Argentina pasaron de tener 2,7 a 2,3 hijos en promedio. Según el director de Salud Sexual de Rosario, Daniel Teppaz, la baja responde a un crecimiento el uso de anticonceptivos y cada son más las mujeres que llevan a la salud pública a buscarlos.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios