Edición Impresa, El Hincha

No es un clásico más

Xeneizes y millonarios aún no ganaron en el verano. Una derrota podría acelerar la partida de Alfio Basile. La venta de entradas fue irregular

Boca y River protagonizarán hoy el primer superclásico del año, en Mar del Plata, y como pocas veces en el verano en este encuentro habrá muchas cosas en juego, hasta la posible continuidad de un entrenador, porque una derrota podría provocar la salida de Alfio Basile.

El partido, que comenzará 22.10, se jugará en el estadio mundialista José María Minella con arbitraje de Héctor Baldassi.

Los superclásicos nunca pasan desapercibidos por más que sean partidos de verano, pero este es especial, sobre todo por el momento de Boca, aunque el presente de River sea tan triste como el del equipo de la Ribera.

El problema de Boca es que muchos quieren ver a Basile afuera y lo mismo con el mánager Carlos Bianchi.

En “off” los dirigentes apoyaron a Basile, pero sólo el vicepresidente Juan Carlos Crespi lo hizo públicamente y dio a entender que los demás debería hacer lo mismo, pero nadie le hizo caso.

Por todo lo que se juega, el técnico de Boca decidió poner lo mejor que tiene ante River, con el regreso de Juan Román Riquelme al equipo titular. Además, jugará desde el inicio Martín Palermo y Basile cambió casi toda la defensa que perdió el sábado pasado con Estudiantes de La Plata.

Por el lado de River las cosas no están mejor ni mucho menos. Los dirigidos por Leonardo Astrada perdieron en sus dos presentaciones de verano. Pero para este superclásico, como Basile, el técnico de River pondrá en cancha lo mejor que tiene, aunque ayer se le cayeron a último momento Marcelo Gallardo, Ariel Ortega y Gustavo Cabral, todos por diferentes dolencias.

Estas bajas obligaron a Astrada a cambiar el esquema, porque si hubieran sido de la partida Gallardo y Ortega iría con un enganche y dos puntas y ahora apelará al doble cinco.

Está todo listo para que se juegue el primer clásico del año, que puede ser determinante para los dos, por más que no defina nada y que sea un encuentro amistoso.

Un súper operativo policial

El superclásico que se jugará en Mar del Plata tendrá un imponente operativo de seguridad, con 900 efectivos policiales en los alrededores del estadio y mucho control en las zonas de ingresos a la ciudad.

Es más, anoche comenzaró el operativo, ya que se intensificarán los controles en rutas y en las terminales de trenes y micros. La idea del Coprosede es evitar que los violentos lleguen a Mar del Plata, sobre todo los de River, debido a que se teme que Los Borrachos del Tablón lleven su interna a La Feliz.

En el estadio habrá 900 efectivos policiales, según confirmó el titular del Coprosede, Rubén Pérez, y nadie sin su entrada podrá estar a tres cuadras a la redonda del estadio José María Minella.

Comentarios