Edición Impresa, El Hincha

No baja los brazos

El jugador de Universitario es una pieza importante en el funcionamiento de la selección mayor de la URR.

Por: Lisandro Olearo

En su primer año con el plantel superior de Universitario consiguió el título en 2005 y en esa misma temporada se afianzó como titular tanto en su club como en el seleccionado local. Se trata de Pablo Colacrai, tercera línea de la institución del barrio Las Delicias.

Con un perfil humilde y siempre relacionado con el sacrificio, Colacrai se fue haciendo un lugar en el rugby rosarino. Sus virtudes en el juego aéreo, actitud de guerrero para defender y mucha confianza para el ataque fueron facetas de suma importancia para obtener el Litoral 2009 con Uni y para ser convocado por la UAR para entrenarse en el Pladar; luego vendría la convocatoria para el Sudamericano de Seven en Mar del Plata y la frutilla del postre la citación para el circuito internacional de juego reducido para disputar los sevens de Adelaida y Hong Kong.

El guerrero de Las Delicias tuvo hace dos años su tarde de gloria cuando sobre el final corrió 20 metros y apoyó el try ante Salta que le dio la última clasificación a semifinales al Ñandú. 

Ante un nuevo desafío junto al seleccionado, El Hincha convocó a Pablo Colacrai para dialogar del presente y futuro de su prominente carrera rugbística.

—¿Cómo te recibió el seleccionado?

—Estando de viaje tomé conocimiento de la derrota ante Córdoba, y no esperaba que haya tanta diferencia. Toda esa situación hizo que me dieran muchas más ganas de volver y estar con el grupo. Cuando me reincorporé al seleccionado los chicos habían tenido una semana muy pesada en lo anímico, una goleada a nivel de seleccionado a nadie le gusta. Se trabajó duro, se hizo hincapié en que había que mejorar la concentración y la defensa, esos fueron los ejes principales del triunfo del sábado pasado sobre Buenos Aires.

—¿Esta semana es más tranquila para preparar el próximo partido?

—No sé si es más tranquila. Estamos un poco más confiados en lo que fue nuestro juego, que haya aparecido la confianza en el equipo y más en defensa es muy importante para nosotros. Distendida no va a ser nunca, nosotros perdimos con Córdoba y Noreste les ganó, sabemos que el sábado va a ser un partido durísimo, y la concentración va a jugar un rol muy clave.

—¿Con Noreste se puede dar un partido como ante Salta en 2008?

—A este nivel los partidos se resuelven en los últimos 10 minutos de juego, como se dio el último fin de semana, el que menos errores comete y sobre el final el que marca la diferencia tiene más chances de llevarse la victoria. Con Noreste va a ser muy parejo y muy aguerrido de parte de ambos equipos.

—¿Cómo fue tu primera experiencia con el seleccionado de seven?

—Fue una experiencia inolvidable. En lo personal nunca me imaginé poder formar parte de algo así. Lo disfruté de la mejor manera posible, ya sea en los entrenamientos, en los partidos, en los tiempos libres, busqué disfrutar todo el tiempo porque es hermoso. Adelaida es una ciudad hermosa y en Hong Kong jugás en un estadio ante 40 mil personas los tres días, que es algo único.

—Agustín Pichot fue el mánager del equipo. ¿Qué podés decir al respecto?

—Es un referente del rugby argentino y durante todo el viaje fue uno más. Para todos fue emocionante tenerlo ahí con nosotros. En lo personal, nunca lo había tratado, en todo momento nos habló y eso fue muy importante para el grupo, aprovechar sus conocimientos, informarnos sobre cuestiones de organización y temas políticos que nos tocan como jugadores. Creo que personas como Pichot le hacen bien al rugby argentino y su participación en la UAR puede ser beneficiosa para todos.

—¿Qué expectativas tenés para este 2010 que recién comienza?

—Las expectativas son grandes, la verdad que hoy por hoy me toca vivir el seleccionado de Rosario, que estamos a un paso de clasificar a semifinales y como objetivo es llegar lo más lejos posible, después esperar otra convocatorio para un seleccionado nacional, ya sea en el seven o de 15.

—¿Y con Universitario?

—Primero defender el título obtenido el año pasado, va a ser muy difícil porque todos los otros equipos vienen mejorando mucho acá en Litoral. Además de volver a compartir con mí hermano Nicolás, ya que el año pasado jugamos juntos y este año espero poder hacerlo nuevamente.

Comentarios