El Hincha

Superliga

No arranca: Central sigue sin ganar y agudizó su crisis

El equipo de Paulo Ferrari se pareció mucho a las últimas imágenes que dejó el del Patón Bauza. Claro que el resultado fue el mismo: generó poco, empató sin goles y sigue sin poder festejar


Foto: Juan José García

Ocho partidos sin ganar por la Superliga. Todo un reflejo del momento futbolístico que atraviesa Central. Un resultado “mate cocido” ante un rival pobrísimo. El equipo de Paulo Ferrari se pareció mucho a las últimas imágenes que dejó el del Patón Bauza. Aunque esta vez para los ojos fue un poco mejor, ya que el Canalla se prohibió tirar pelotazos a los cajones y trató de jugar siempre con la pelota por el piso. Claro que el resultado fue el mismo: generó poco y sigue sin poder festejar.

Un cuerpo técnico que encabeza el Loncho sigue sin insertarle crédito a su estadía. Un yerro a la hora de armar el once con Germán Herrera. Es que el voluntarioso Chaqueño no puede jugar como único puntal Le queda todo incómodo.

Foto: Juan José García

Central mereció algo más por lo hecho en el complemento, o mejor dicho, por lo malo del rival de turno. Pero el empate ajustició el presente futbolístico que viven ambos.

Lo realizado en la primera parte por Central fue casi un calco a lo que venía haciendo. Un equipo que no generó casi nada y que tuvo una sola chance clara de gol. La única diferencia fue que no tuvo el pelotazo como herramienta para lastimar.

Es que Central hizo hincapié en la posesión y en jugar la pelota al ras del suelo. Claro que el resultado siguió siendo el mismo y a pesar del trato a la bocha, quedó en veremos en lo que a juego asociado se refiere.

Los volantes encargados de le generación fallaron. Y uno de los que más errores cometió con la pelota fue Néstor Ortigoza. El Gordo tuvo un primer tiempo para el aplazo e incluso fue responsable de algunas contra que tuvo Belgrano.

Esto, sumado a los intermitentes de Camacho y Aguirre, hizo que el equipo se mostrara maniatado. El Central del Loncho también repitió yerros del Central de Bauza en el sistema defensivo, ya que en varios pasajes se volvieron a ver problemas en el retroceso.

Tras el descanso salió decidido a pasarlo por arriba al equipo de Osella. Pero lo hizo con más ganas que fútbol. Con las subidas de Aguirre, que mejoró mucho en el complemento, y con la enjundia de Rinaudo, al menos mostró otra actitud. Ferrari intentó torcer la historia con cambios correctos, pero salvo algunas insinuaciones de Vergara, los otros no tuvieron oportunidades.

Foto: Juan José García

Los últimos minutos fueron un suplicio para los futbolistas canallas, ya que la mayoría evidenció problemas físicos. Por ganas y por lo flojo del rival, la figura terminó siendo Rigamonti. Aunque Ledesma apareció de buena forma en la única que tuvo el conjunto cordobés.

Central continúa sin ganar y se desploma en la tabla para los promedios de la próxima temporada. El cuerpo técnico necesita tiempo, pero la flojita cosecha del anterior lo condena a tener que conseguir buenos resultados en lo que queda de la Superliga para no arrancar el próximo torneo con la soga demasiado cerca del cuello. Y también para mantenerse en el cargo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios