El Hincha, Newell's Old Boys

Copa Sudamericana

Newell’s venció a Palestino en el Coloso y se juega la clasificación en la última fecha

Los milagros existen, pero son situaciones inéditas, que tienen que ver más con las creencias, con la fe, con esas situaciones imposibles que se concretan sin explicación alguna. Y Newell's sigue aferrado a ese milagro, a esa chance compleja pero posible desde las matemáticas de ser líder del grupo


Franco Trovato Fuoco

Los milagros existen, pero son situaciones inéditas, que tienen que ver más con las creencias, con la fe, con esas situaciones imposibles que se concretan sin explicación alguna. Y Newell’s sigue aferrado a ese milagro, a esa chance compleja pero posible desde las matemáticas de ser líder del grupo. Para eso tuvo que derrotar a Palestino. Y fue 3 a 1 en una buena demostración mucho más digna que las últimas que había tenido el equipo de Burgos.

Al partido le costó encontrar motivaciones. Newell’s llegó al menos con una chance matemática de clasificación, aunque los antecedentes futbolísticos recientes no eran un buen respaldo. Palestino ni eso, eliminado y con la única expectativa de cumplir con el fixture. Para colmo la lluvia, lejos de darle un toque épico copero, presagiaba una dificultad extra para ambos.

Burgos esta vez no se sintió inhibido. Con su suerte casi echada, esta vez el DT no se sonrojó en dejar afuera a Pablo Pérez y Nacho Scocco, tampoco a Formica que ni siquiera concentró. Muchos pibes, otra vez. Casi por descarte que por convicción. Acevedo, Leyendeker, Mansilla, Sordo y Nico Castro hace semanas jugaban en reserva, ahora iban por el milagro en Sudamericana. Bien loco, como casi todo lo que sucedió en el ciclo Burgos.

El inicio de Newell’s estuvo lleno de entusiasmo. Los pibes salieron con ímpetu, bien acompañados por Cristaldo, Negri y Fernández. Entendieron mejor la velocidad de la cancha mojada y casi sin darse cuenta, la Lepra se puso en ventaja.

Acevedo escaló por derecha y sacó un centro rasante; Cristaldo dejó pasar la pelota y Nico Castro le dio con precisión para el 1 a 0.

El equipo de Burgos se encontró con una situación ideal. Gol rápido y mejor postura con un rival que pareció sentir el golpe. Pero la Lepra no supo aprovechar el momento, administró mal algunas contras y se fue desinflando. Palestino? Se sintió cómodo con la pelota, aun-que sin inquietar a Aguerre. Y el partido se achanchó, aunque con Newell’s en ventaja.

El segundo tiempo le hizo pagar rápido a la Lepra su falta de carácter, de decisión. Y Sánchez Sotelo aprovechó que Lema no estaba bien por un golpe y conectó de cabeza para vulnerar una resistencia de Aguerre que no fue la mejor. Empate en la madrugada del epílogo, una prueba al carácter para un Newell’s que en ese rubro venía flojito.

El partido le dio un guiño a Newell’s. Palestino abrió una oferta por los costados, que pasó a ser una peatonal para cualquier jugador leproso. Y la Lepra vio la luz y se mandó. Sordo y Cristaldo armaron una pequeña sociedad por izquierda y las chances llegaron. El travesaño evitó el grito del Churry y Alexis Rodríguez falló desde abajo del arco. Lejos de lamentarse, el Rojinegro insistió y una asistencia perfecta de Cristaldo dejó a Sordo frente a Toselli y el pibe puso el 2 a 1. Otra vez arriba, el milagro matemático seguía en pie.

La inteligencia de Belluschi, que aprovechó espacios, hizo que Newell’s no sufriera en el final. Un córner bien ejecutado y un rival que anotó en contra definió el pleito. Y permitió que la Lepra extendiera su ilusión una semana más. Ahora resta rezar, y soñar con el milagro.

La previa del partido

Germán Burgos sigue en el banco leproso. Tras la derrota ante Sarmiento por Copa Argentina parecía imposible que el Mono se mantuviera en el puesto de entrenador, pero el entrenador está convencido de seguir y la dirigencia por ahora tuvo que postergar su idea de final de ciclo.

¿Va a seguir el Mono tras estos dos partidos de Copa Sudamericana? Todo indica que no. El DT no tiene ningún tipo de crédito con el hincha, parece haber iniciado algunos cortocircuitos con el plantel –en especial con los referentes-, y decepcionó a la dirigencia, que imaginaba algo distinto al emprender esta aventura de contratar al ex ayudante de campo de Diego Simeone.

Y como todo lo que sucedió en Newell’s en este semestre, la confusión parece ser moneda corriente y el Mono dirigirá esta noche un partido de Copa Sudamericana ante Palestino, donde todavía Newell’s tiene unas líneas de oxígeno tras el empate de anoche entre Goianiense y Libertad.

La Lepra saldrá a jugar ante los chilenos con una chance mínima de clasificar, pero es algo. El milagro matemático que necesitaba el equipo de Burgos tuvo un primer guiño con la igualdad entre Goianiense y Libertad (único resultado que lo dejaba con vida), pero este Newell’s necesita además un milagro futbolístico, que puede ser más complicado que la ayuda de otros resultados externos.

Pero al menos es algo. Para este Newell’s golpeado física y anímicamente, y confundido futbolísticamente, entrar a la cancha con alguna expectativa era impensado. Ahora tiene una motivación, con la obligación de ganar y si es posible por la mayor cantidad de goles posibles.

¿Alcanzará para cambiar la paupérrima imagen de los últimos partidos? Difícil saberlo con un equipo tan inestable, que tendrá en el banco a un entrenador que ya tiene sacado el boleto de salida.

Comentarios