El Hincha, Newell's Old Boys

Liga Profesional

Newell’s redobló esfuerzos por la roja de Lema y sumó un punto frente a San Lorenzo en el Coloso

La tecnología decidió el destino del partido. El VAR y los titubeos de un mal árbitro como Silvio Trucco determinaron que la Lepra y el Ciclón igualaran sin goles en el Parque. El Rojinegro tuvo la última en un remate de Rossi que devolvió el palo izquierdo


La tecnología decidió el destino del partido. El VAR y los titubeos de un mal árbitro como Silvio Trucco determinaron que Newell’s y San Lorenzo igualaran sin goles en el Parque. Pudo ganar la Lepra, porque el árbitro le dio un penal con expulsión de un rival que luego revisó en la TV y, entre dudas, cambió. Y con la misma incapacidad expulsó por pedido del VAR a Lema, a pesar de que la infracción, merecedora de roja, sucedió frente a sus ojos y ni siquiera consideró falta. Entre tantas dudas, al final el punto no cayó mal. Aunque Newell’s tuvo una noche con más energía que fútbol y antes de tanta polémica, le costó mucho vulnerar a un equipo que vino a defenderse.

La Lepra tuvo un arranque prometedor. Vio a San Lorenzo replegado y apretó el acelerador temprano. Pero ese ímpetu careció de precisión. Dominó territorialmente, insinuó generar peligro, pero chocó con una defensa bien parada y su propia incapacidad. El error fue que condujo Lema y no Pérez, que para peor tuvo que salir temprano lesionado.

La propuesta de San Lorenzo era recuperar y meter pelotazo largo para poner a correr mano a mano a Cerutti o Bareiro, esa táctica encontró atento a Ditta, y en la única que falló, por falta clara de Bareiro, surgió Luciano.

El partido transitó durante muchos minutos una delgada línea entre el vértigo y la ordinariez, y a la Lepra le costó reiniciar el GPS para volver a encaminar su juego.

Hubo una leve mejoría leprosa antes de irse al descanso. La velocidad de Sordo y algunas insinuaciones de Portillo y Balzi evidenciaron cierta inestabilidad de la zaga visitante cuando la pelota fue por abajo. De arriba, en cambio, se mostraban firmes y sin fisuras.

El segundo tiempo amagó a tener un click en el inicio. Sordo puso a correr a González mano a mano con Gattoni y cuando ingresó al área entre manotazos, el delantero cayó. Trucco cobró penal y expulsó al defensor, pero entre protestas y minutos interminables, el VAR llamó al árbitro para que chequeara la acción. Y revirtió la decisión. La bronca puso a los hinchas en modo protesta y los jugadores leprosos entraron en modo calentura. Cada fallo pasó a ser cuestionado. Y para peor, a los pocos minutos el VAR volvió a llamar a Trucco por una acción temeraria de Lema que el juez ni siquiera había considerado falta, y lo expulsó.

El partido se picó. Los ánimos se caldearon y todo se desvirtuó. De tener un penal a favor y quedar con un hombre más, Newell’s pasó a estar 0 a 0 con un jugador menos. Incapacidad de Trucco que necesitó del VAR para revertir dos fallos dudosos, ambos en contra de Newell’s.

La Lepra intentó compensar ausencia con energía. Y San Lorenzo tuvo que cambiar el chip y salir a atacar, y ahí desnudó limitaciones.

Sanguinetti tuvo que renovar energías con un triple cambio. Y el Rojinegro mantuvo el control del partido, ante un San Lorenzo que prefirió seguir parado expectante, aguardando algún error rival o los lógicos espacios que aparecían por el hombre demás, aunque Macagno seguía sin trabajar.

El final, entre penumbras porque se apagaron dos torres de luz y se decidió seguir, dejó mejor parado a Newell’s, aunque lleno de bronca cuando Rossi reventó el palo y casi le permite un triunfo heroico.

Comentarios