El Hincha, Newell's Old Boys

Copa Liga Profesional

Fernet amargo: Newell’s no pasó del empate ante Talleres en el Coloso

Las chances hay que aprovecharlas. Y Newell’s no pudo o no supo cómo hacerlo. Un gol tempranero de Maxi pareció resolverle un partido que pintaba chivo, pero ni siquiera tener un hombre de más todo un tiempo le alcanzó. Fue 1-1 con Talleres


Marcelo Manera / Pool Agra

Las chances hay que aprovecharlas. Y Newell’s no pudo o no supo cómo hacerlo. Un gol tempranero de Maxi pareció resolverle un partido que pintaba chivo, pero ni siquiera tener un hombre de más todo un tiempo le alcanzó. Fue 1-1 con Talleres, que pone a la Lepra en obligación de triunfo ante Boca o chau Zona Campeonato.

La Fiera prolongó su retiro. Pero su continuidad dentro de la cancha no fue un capricho, mucho menos para conseguir un récord de longevidad con la Rojinegra. Maxi está vigente, obviamente no está para correr a los rivales, pero su jerarquía alcanza para sobresalir en un fútbol argentino pobre de figuras.

Kudelka lo convenció de jugar en otro sector del campo. Para darle mayor valor a su presencia, el DT decidió ponerlo de enganche, o cono un falso nueve, que pueda poner pelotas de gol y también pise el área. Y el partido le dio la razón al entrenador: Bíttolo presionó en mitad de cancha y puso un pase al vacío para que el nueve lastime frente a dos zagueros que estaban saliendo.

Pero no fue Scocco el que apareció cara a cara con Caranta, fue Maxi, y a la hora de definir le sobró calidad. Un tempranero 1 a 0 que cambió los planes de ambos equipos. La Lepra frenó su impulso, Talleres tuvo que dejar su postura contragolpeadora y debió salir a buscar el empate.

No tener terreno libre no mermó la peligrosidad de Valoyes, que al igual que en el partido jugado en Córdoba, superó a Bíttolo cada vez que quiso. No empató Talleres porque Guanini estuvo más atento que en pobres presentaciones previas y cruzó justo a Retegui en el área chica; y porque Fragapane falló desde abajo del arco mientras los hinchas leprosos ya cerraban los ojos para no ver el gol.

A Newell’s le quedó lejos el arco de Caranta. Retrocedió más de lo recomendable y se puso en zona de sufrimiento, aunque tuvo en Macagno un arquero atento que desactivó cada centro con mucha colaboración de todos.

El partido transitaba momentos de sufrimiento para la Lepra, que esperaba el pitazo de Trucco para ir a rearmarse al vestuario. Pero Méndez cometió una segunda falta de amarilla y el árbitro lo expulsó. El juez no dudó, tal vez condicio-nado por un penal reclamado por Newell’s por otra mano en el área que parece que al rojinegro no se las cobran nunca.

Pero lejos de tener el partido re-suelto, la Lepra siguió sufriendo. Le costó hacer prevaler el hombre de más y Talleres tuvo chances para empatar. Antes, el local encontró espacios para un par de contras, pero esta vez no hubo eficacia en Palacios, Moreno o Nacho, más allá de alguna buena respuesta del veterano Caranta.

El partido le pedía a Kudelka hacer cambios para fortalecer un mediocampo que tenía la barra de energía en rojo, pero como sucede muchas veces, el DT demoró las variantes y Talleres le hizo pagar cara esa duda. De una pelota que la Lepra no pudo despejar, Pochettino encontró un carril por la espalda de Fontanini y fusiló a Macagno para el 1-1, justo a esa altura. Un golpe duro para Newell’s, que sufrió el castigo de no haber cerrado el partido a tiempo.

Y al final el empate tuvo sabor a poco. Aunque el equipo sigue con chances de clasificar, dejó pasar una gran oportunidad. No alcanzó con la jerarquía de Maxi, que no pudo celebrar el ingreso al podio de los máximos goleadores como hubiera querido.

Comentarios