El Hincha, Newell's Old Boys

Copa Sudamericana

Newell’s no pasó del empate ante Goianiense en el Coloso y se despidió del torneo

Newell's no pudo hacer su parte del trato, empató con Goianiense en el Parque y esa ilusión de conseguir la clasificación se esfumó, para que el semestre tenga una decepción más y el Mono no tenga ningún motivo para sostenerse en el banco leproso


Franco Trovato Fuoco

El milagro no se dio, y Burgos no será santificado, ni siquiera perdonado. Newell’s no pudo hacer su parte del trato, empató con Goianiense en el Parque y esa ilusión de conseguir la clasificación se esfumó, para que el semestre tenga una decepción más y el Mono no tenga ningún motivo para sostenerse en el banco leproso.

Cada uno jugó su partido. Sabiendo que clasificar era casi imposible, este Newell’s remendado tuvo distintas expectativas. Burgos, confiado en quedarse, apostó por un resultado favorable con muchos juveniles en cancha, un mensaje claro a los referentes, que lesionados o en bajo nivel lo vieron desde afuera. Y los pibes, que de golpe se encontraron con una chance impensada de jugar un partido decisivo por Sudamericana, intentaron dejar una buena impresión para el DT que venga.

En ese contexto, el partido tuvo más de voluntad o entusiasmo que de táctica. Newell’s encontró más comodidad para atacar por izquierda, donde Negri pasó con criterio y Sordo pareció entender mejor a Cristaldo. Así generó las dos situaciones más peligrosas, aunque en ambas le faltó final de jugada.

¿Goianiense? Carente de ideas adelante, demostró por qué llegó al Parque con apenas tres goles a favor. Merodeó el área de Aguerre, pero estuvo lejos de inquietarlo en todo el primer tiempo. Un atípico equipo brasileño que siempre se caracterizaron por tener poder ofensivo.

Lo mejor de Newell’s en la primera parte no estuvo en el Parque, sino en Chile. Es que un gol de Palestino ante Libertad mantuvo viva la ilusión. Los otros estaban ayudando, la Lepra no.

La segunda parte tuvo el lógico entusiasmo de Newell’s, sabiendo que Palestino le estaba dando una mano. Burgos mandó a la cancha a Orihuela y Giani, para recargar energía por izquierda y sacar a dos amonestados.

Y tuvo su premio rápido. Cingolani cortó bien por derecha y su centro atrás encontró a Giani, que a puro rebote puso el 1 a 0. Pero la noche no venía tan derecha y en ese mismo instante las noticias desde Chile trajeron el empate de Libertad, como para no ilusionarse demasiado.

El segundo gol de Libertad y el empate de Danilo Gomes sentenció la chance leprosa de clasificar. Aunque el final estaba escrito mucho antes, porque los milagros no existen.

La previa del partido

Los milagros no existen, salvo para aquellos que se sostienen en la fe, en alguna creencia, religiosa o de vida. Y esta afirmación también se puede relacionar con el fútbol, en especial cuando un equipo necesita de algo casi imposible para lograr su objetivo.

Newell’s recibe a Goianiense en la última fecha de la fase de grupos de la Copa Sudamericana. Y necesita de un milagro, o algo similar. Tras un transitar dubitativo por el certamen, la victoria de la semana pasada ante Palestino y el empate de Libertad en Brasil le permitió al equipo de Burgos seguir con vida. Pero la chance de pasar de ronda es complicada, depende Newell’s y de una ayuda externa de Palestino, que por el nivel del equipo chileno no está de más rezar.

Primero lo primero. Newell’s (7 puntos) necesita ganarle a Goianiense (9 puntos). Sin ese resultado no servirá de nada lo que suceda en Chile. El otro resultado necesario es un triunfo de Palestino ante el líder Libertad (10). Si se dan estos dos resultados, lo que acercaría a la Lepra al milagro matemático, habrá que sacar la calculadora. Es que en caso de igualdad de puntos, la definición se dirimirá por diferencia de goles. Y ahí el elenco rojinegro también está complicado.

Libertad tiene una diferencia de gol +4 (7 goles a favor y 3 en contra); mientras que Newell’s tiene 0 (5 a favor y 5 en contra). Por ese motivo, la Lepra necesitará ganar por varios goles, o que Libertad caiga por algo más de la mínima. De una u otra manera, el equipo de Burgos necesitará achicar esa diferencia de cuatro goles, complejo, no imposible.

El otro milagro que necesita Newell’s es el futbolístico. Más allá del entusiasmo de Burgos tras la victoria ante Palestino, donde remarcó que el equipo disparó 24 veces al arco rival, la realidad es que el equipo no está tan firme como esa afirmación del DT lo supone. Y necesitará de algo más para vulnerar a un Goianiense que al menos de pinta es más que Palestino.

Saber con qué equipo afrontará Newell’s este último partido del semestre es todo un desafío. Burgos estuvo lejos de tener los once de memoria, por el contrario, hay muchos cambios partido a partido y eso en general provocó mayor confusión.

Aunque es muy probable que esta tardenoche la alineación inicial sea parecida a la que inició con Palestino, con muchos pibes en cancha, como Acevedo, Leyendeker, Mansilla, Sforza, Nico Castro y Sordo; y la mayoría de los referentes afuera, en especial Nacho Scocco (ahora lesionado) y Pablo Pérez. Tal vez el buen ingreso de Fernando Belluschi le entregue más chances de jugar, aunque difícilmente sea como titular.

Hoy la estructura de Burgos parece sostenerse en una columna vertebral de experimentados que se sostiene en Aguerre, Lema, Julián Fernández y Cristaldo. Pero una lesión en el tobillo del defensor lo obligará a cambiar y perder otra pieza importante.

Un punto que no puede pasar inadvertido es la continuidad de Burgos. Es un secreto a voces que la dirigencia ya entendió que el ciclo está terminado, pero el Mono no parece estar de acuerdo con esa idea, incluso en sus declaraciones apunta a un trabajo de pretemporada y el armado de un plantel a su gusto.

En ese contexto de confusión afrontará la Lepra este último partido de un semestre plagado de fracasos deportivos. Y hoy depende de un milagro, a rezar.

Comentarios