El Hincha, Newell's Old Boys

Copa de la Liga Profesional

Newell’s dejó su mini-racha de partidos sin perder en Santa Fe al caer por la mínima con Unión

A veces los partidos se definen con detalles, pequeñas diferencias que determinan un resultado aunque el balance del trámite sea parejo. Y eso sucedió en la Capital provincial, donde el Rojinegro no aprovechó sus ocasiones para al menos rescatar un punto


A veces los partidos se definen con detalles, pequeñas diferencias que determinan un resultado aunque el balance del trámite sea parejo. Y eso sucedió en Santa Fe, donde Newell’s dejó atrás una racha de cinco partidos sin derrotas al caer con Unión por 1 a 0, un margen mínimo producto de esos detalles que al final deciden el destino.

Otra vez el VAR fue protagonista. La tecnología vio lo que Fernando Rapallini no pudo resolver con su mirada, incluso estando cerca de la jugada. Un penal de Fernández, que como un bombero intentó apagar el incendio que provocaba la dupla Méndez-Velázquez, fue la diferencia. El árbitro entendió que no era falta, pero el VAR le hizo corregir su error. Y González, el de Unión, ejecutó con categoría para poner el 1 a 0, marcador que no se modificó en la media hora y descuento restante.
En ese juego de detalles, Newell’s pudo haber empatado. Los cambios de Sanguinetti movilizaron al equipo. Sordo, Reasco, Sforza y Funez ingresaron bien y la Lepra tuvo chances de empatar. Hubo más insinuaciones que acciones de riesgo reales; faltó claridad a la hora de buscar el camino correcto; pero Reasco puso un pase que Castro no pudo poner en toda la tarde y dejó a Funez en carrera de cara al arco, pero el remate del atacante fue al palo, tal vez por querer evitar un posible bloqueo del arquero. Una jugada decisiva para el resultado final. Un pequeño detalle que le impidió a la Lepra mantener la racha positiva y seguir en zona de clasificación.
Obviamente hubo más que un penal de VAR en contra y un remate al palo. Newell’s mostró algunas falencias que obliga a Sanguinetti a revisar y ajustar. No es nuevo el sufrimiento del sector derecho defensivo. Méndez queda expuesto con la supremacía en gente de los rivales, y Velázquez ayudó poco, en realidad hizo extrañar demasiado a Lema.
Otro problema fue la escasa construcción de juego. Castro laguneó como loco, Panchito corrió sin sentido y Pérez intentó hacer algo hasta que se calentó y Sanguinetti tuvo que sacarlo. Y los ingresantes entraron con ganas, pero no alcanzó.
La racha se rompió. Pero perder no fue tan dramático aunque sacó momentaneamente a Newell’s de zona de clasificación. Ahora es tiempo de corregir detalles y recuperar terreno en el Coloso, donde se vienen dos partidos de local. Y ahí sí habrá que ganar.

Comentarios