El Hincha, Newell's Old Boys

Copa Sudamericana

Newell’s cayó ante Libertad en Paraguay y quedó al borde de la eliminación

El Newell’s de Burgos se asemejó a sus versiones anteriores y sumó una nueva decepción tras caer 1-0 ante Libertad y dejar las chances de clasificación en manos de un milagro futbolístico y matemático


Siamo fuori de la Copa. La frase histórica de la TV italiana del Mundial 90 refleja lo sucedido en Asunción. El Newell’s de Burgos se asemejó a sus versiones anteriores y sumó una nueva decepción tras caer 1-0 ante Libertad y dejar las chances de clasificación en manos de un milagro futbolístico y matemático. Casi imposible.

Newell’s sabía que el choque ante Libertad era una final. Y salió con una mejor actitud al campo de juego. Lejos de ser un equipo retrasado cerca de Aguerre, la Lepra buscó presionar la salida del rival para recuperar la pelota rápido. Y en ese trabajo, casi inédito para el ciclo Burgos, fueron importante Fernández y Pérez.

Parecía que iba a ser una noche intensa. La actitud de Newell’s era un buen indicio para sentarse a la mesa y esperar un buen menú. Pero hubo un error y Libertad lo hizo atragantar rápido. Pérez entregó la pelota en mitad de cancha con un pase corto, y Libertad agarró a un equipo a contrapierna para dejar a Ferreira de cara a Aguerre. Buena definición del delantero y un golpazo al mentón para el equipo de Burgos bien temprano.

A diferencia de otros partidos, Newell’s no se desganó, no perdió motivaciones, y fue a buscar el empate, con los mismos argumentos con los que había iniciado el partido. Pablo Pérez y Juro Fernández comandaron la recuperación i distribución de la pelota, que empezó a rodar en cercanías del área de Silva.

Pero a la Lepra le faltó jerarquía ofensiva para encontrar chances claras. Giani promete más de lo que concreta, Alexis colaboró poco y Scocco no recibió ninguna pelota clara. Para peor, tanto Llano como Orihuela tuvieron muchas chances con sus trepadas aunque siempre resolvieron bien. No hay dudas que Newell’s extrañó más a Cacciabue y Negri que al propio Maxi Rodríguez.

Así y todo, a pesar de las dificultades para generar peligro real en el área paraguaya, la Lepra tuvo un par de chances para empatar, con dos remates de Pablo Pérez desde afuera y uno de Orihuela dentro del área que no pudo darle dirección correcta.

Obviamente hubo espacios para la contra del equipo de Garnero, con Franco aprovechando el hueco que quedaba en la espalda de Fernández. Pero el local sobró un poco la situación, salvo en una jugada de Enciso que encontró una gran atajada de Aguerre para impedir que el resultado pase a ser inalcanzable.

En el complemento, tal como sucede en cada partido de Newell’s, el Mono Burgos metió cambios en busca de mantener la energía. Adentro los pibes Cingolani y Aguirre, toda una muestra de la escases de variantes con las que llegó Newell’s a Paraguay a partir de la gran cantidad de lesionados.

Un rato más tarde, el DT leproso sacó a Pérez y Scocco, de apático partido, y las sensaciones eran que salvo una pelota parada iba a ser difícil llegar al empate. Con muchos pibes en cancha, algunos con menos de un puñado de partidos en Primera, imaginar una remontada sólo era posible por la magia del fútbol.

Y no sucedió, el gol tempranero de Libertad le alcanzó para derrotar a un Newell’s que deambula entre bronca y decepciones y se despidió sin pena ni gloria de la Sudamericana. Un nuevo fracaso futbolístico que acrecienta la crisis, dentro y fuera de la cancha.

La previa del partido

La seguidilla interminable de partidos de Newell’s continúa. Y esta vez la escala lo ubica fuera del país. La Lepra visita a Libertad desde las 21.30 por la Copa Sudamericana, un partido que tiene un alto valor a la hora de mantener aspiraciones de ser el líder del grupo, uno equipo que tendrá asegurado un pasaje a la próxima fase.

Burgos considera que todos los partidos deben tomarse como una final, pero no todos tienen ese valor. ¿O acaso el choque ante Sarmiento por nada del pasado domingo puede compararse con este donde no ganar puede dejar a la Lepra con pocas chances de clasificar? Obviamente no. Y más allá de lo expresado en palabras, esos dichos del Mono que buscan destacar la entrega que él ve del plantel en cada partido, sería importante que el entrenador entienda que esta vez sí afronta un cotejo con chapa de final.

Burgos no tendrá a Maxi Rodríguez, lesionado por ese error del DT de poner lo mejor que tenía en el intrascendente partido con Sarmiento. Tampoco estará Cristaldo, cuya molestia muscular ya superó los plazos de recuperación de un desgarro. El Churry faltó a demasiados partidos y desde el cuerpo técnico aspiraban a tenerlo esta noche. Pero no respondió a la exigencia física y se quedó en Rosario.

Los que sí estarán disponibles son Ignacio Scocco y Mariano Bíttolo. Nacho puede ser el reemplazante de Maxi, mientras que Bíttolo aparece como una buena alternativa como carrilero por izquierda. Es posible que el DT mantenga a Matías Orihuela, pero la capacidad para sacar los laterales del ex Colón seguramente le dará minutos en algún momento del partido, desde el inicio o en el segundo tiempo.

Newell’s tiene obligación de triunfo. La caída ante los paraguayos en el Coloso complicó sus chances en el grupo, pero la victoria frente a Palestino y la derrota de Libertad ante Goianiense volvió a ponerlo en carrera. No se puede dejar más puntos en el camino, eso dejaría la clasificación en el rubro de los imposibles. Ganar abrirá expectativas, no hacerlo lo dejará en el filo de la eliminación.

La necesidad de una victoria no cambiará la idea de juego de Burgos. Esperar un equipo más ofensivo, tomando riesgos elevados no entra en los planes del DT. Equipo compacto, ordenado, tomando pocos riesgos en defensa, con entrega incondicional y subidas constantes de los laterales, y explotando la pelota parada forma parte del manual de juego del Mono, casi inmodificable.

El regreso de Pablo Pérez no deja de ser una buena noticia a la hora de construir juego. Y es una buena oportunidad para ver si Nacho Scocco recupera su nivel jugando desde el arranque. Aunque los termómetros del equipo, esos que marcan un mejor o peor rendimiento bajo este esquema pasa por los externos. Manuel Llano, Orihuela o Bíttolo, Justo Giani, Alexis Rodríguez o Cingolani, las elecciones del DT para esas posiciones pueden marcar el rumbo del equipo.

Se viene una final. Esta vez los dichos de Burgos están en lo cierto. Newell’s se juega mucho en Paraguay. Seguir o no con chances en la Sudamericana dependerá de una victoria ante Libertad.

Comentarios