Edición Impresa, El Hincha

Newell´s padece los primeros tiempos

La Lepra recibió 13 goles en la primera mitad, un denominador común que ayuda a entender este momento.

Nada es casualidad. Tampoco este momento que atraviesa Newell’s, con seis partidos sin conocer la victoria y 17 goles en contra en ocho partidos. Desde el rendimiento colectivo ha dejado mucho que desear y en el individual hay jugadores que están muy por debajo de su nivel. Y a este panorama también puede agregársele un poco de mala fortuna. Motivos suficientes para explicar esta malaria.

Con actitud, ha ido achicando el margen de error. Peleó de igual a igual algunos partidos y hasta, si se quiere, mereció mejor suerte. Sin embargo, hay un denominador común que alarma en demasía: cada primer tiempo es un suplicio. Salvo el partido con Lanús (casualmente, el único que ganó en el torneo), la Lepra recibió goles en cada comienzo de partido y nunca pudo irse al descanso en ventaja. Demasiada ventaja para el rival, demasiado contrapeso para Newell’s.

De los 17 goles que le marcaron, 13 fueron en la primera etapa. Y pensar que en todo el campeonato pasado apenas le anotaron en 12 oportunidades. Para peor, a veces hasta recibió más de un tanto: Estudiantes le hizo dos, Huracán le marcó tres para dárselo vuelta, Independiente también le metió tres y Arsenal de Sarandí se despachó con un doblete en los primeros 45 minutos. Newell’s permite que cada partido se le haga cuesta arriba.

Dentro del rosario de errores o falencias que el equipo ha tenido durante este primer tramo del campeonato Clausura 2011, la que más preocupa es la temprana vulnerabilidad que evidencia. Un déficit en el que Sensini debe hacer mayor hincapié para poder sacar el equipo a flote.

Comentarios