Ciudad, Edición Impresa

Negocios chicos duplican en ventas a los shoppings

Por: Agustín Aranda. Es el dato que manejan referentes de los centros a cielo abierto, que buscan jugar como los grandes.

Los chicos pueden más que los grandes. Los entre 15 y 18 centros comerciales a cielo abierto (CCCA) de la ciudad, que agrupan a negocios que se asocian para mejorar condiciones de infraestructura y competitividad, facturan el doble que los tres grandes shoppings asentados en Rosario. El dato surge de los propios comerciantes. Desde la Municipalidad no quisieron ratificar estas comparaciones, pero sí confirmaron que el sector de los “chicos” creció significativamente a partir de una modificación en las conductas de consumo de la población, que ya no se muestra tan atraída por las grandes compras y en cambio apunta a adquirir menores volúmenes sin moverse de su barrio.

Varios de los pequeños comerciantes de los CCCA iniciaron en agosto del año pasado la construcción de un espacio común para encauzar los reclamos por mayor seguridad y obras públicas hacia el municipio. Constituyeron la denominada Federación de Centros Comerciales a Cielo Abierto, para la que ahora tramitan la personería jurídica. Es que a partir de esta cobertura podrán negociar convenios con bancos y tarjetas de crédito para ofrecer las promociones y descuentos que hoy ostentan los grandes jugadores del sector como ventaja comparativa sobre los más chicos.

Todo indica que el sector avanza, y la Asociación Empresaria de Rosario también aspira a representarlo: la semana que viene elegirá al gerente local de la Federación de Centros Comerciales a Cielo Abierto, que tiene escala nacional y opera en la órbita de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came). La primera medida a la que apuntará es al lanzamiento de una tarjeta que acreditará puntos acumulados por cada compra, para que después el cliente los pueda canjear por regalos.

El secretario general y vocero de la Federación de Centros Comerciales a Cielo Abierto de Rosario, la otra entidad que aún no tiene personería pero en mayo pasado fue reconocida como de interés municipal por el Concejo, es Fabio Acosta. El empresario estimó que en la ciudad funcionan entre 5 y 6 mil comercios bajo la cobertura de los CCCA. “Esto indica que en su actividad facturan el doble que los tres shoppings privados (Portal Rosario, Alto Rosario Shopping, Shopping del Siglo) de la ciudad”, calculó el referente.

Consultado por El Ciudadano, el secretario de Producción y Desarrollo de la Municipalidad de Rosario, Sebastián Chale, se excusó de brindar cifras contundentes, pero ratificó el renacimiento de los comercios barriales. El funcionario remitió a varios factores económicos el hecho de que estos negocios hayan recuperado el consumo de su entorno en las distintas zonas de la ciudad. “Después de la oleada de los grandes centros comerciales que llegaron en 2004, su actividad empezó a mermar. Creo que tiene que ver con un comercio local fuerte y competitivo más otros factores”, siguió el secretario. Y abundó que, durante el año pasado y principios del corriente, esto se dio como correlato de “una tendencia nacional de consumo de cercanías”. Para Chale, la alta movilidad de precios inducía hasta hace poco a que la gente optara por una gran compra mensual con la cual obtener un ahorro. Pero eso cambió: “Hoy, las grandes cadenas de supermercados no son proclives a abrir locales grandes sino más pequeños, como el Carrefour Express. Esto tiene que ver con pautas de consumo y precios, por lo que se redujo la afluencia de los grandes centros comerciales”, explicó el funcionario.

Aunque destacó la dificultad para medir los niveles de facturación de los CCA, Chale se remitió a la estadística de Came, que registró un crecimiento de entre el 15 al 20 por ciento respecto del año pasado. “Es una aproximación, pero hay una tendencia que viene desde 2006 y mostró un quiebre importante hace dos años con la Asignación Universal por Hijo, que si bien está atenuada por la inflación prefigura la llegada de un poder adquisitivo para una población alejada del centro de Rosario”, fundamentó el funcionario.

Chale recordó que el programa municipal de fortalecimiento para centros comerciales a cielo abierto empezó con tres o cuatro zonas “en las que había algún nivel de organización, con representantes y hasta comisión directiva”. Mes a mes se fueron sumando más, hasta sumar unos 20. “Los últimos fueron el ubicado en barrio Belgrano y el paseo Godoy”, enumeró.

Promociones y seguridad

Acosta consideró que las ventajas comparativas de los tres shoppings de la ciudad respecto de los negocios barriales consisten –por importancia decreciente– en: los convenios con las tarjetas de crédito de entidades financieras que permiten lanzar promociones y descuentos; la seguridad privada y el estacionamiento propio que ofrece mayor confort al cliente. Acosta apuntó a la reunión mantenida con la Federación Gremial de Comercio e Industria de Rosario para tramitar los convenios entre las tarjetas de crédito y cada uno de los comercios. “En principio vamos a empezar con Nativa, del Banco Nación. Aunque cada comercio debe firmar el convenio por su parte, vamos a ir todos juntos”, adelantó el referente.

Sobre la segunda variable, la Federación afinará una agenda de trabajo que presentará a los jefes de las fuerzas de seguridad y apunta a mejorar los patrullajes y “seguir peleando para que se incluyan los centros comerciales no céntricos en el plan de cámaras de vigilancia”.

En último lugar, y tras un relevamiento realizado por la Federación, se buscará plantearle a la próxima intendenta, Mónica Fein, una profundización de la inversión en obras públicas para mejorar el ordenamiento del tránsito en las zonas de estos centros comerciales. “Por ejemplo, en el de Fisherton se pide un estacionamiento en 45 grados, mientras que en Alberdi el reclamo es poder estacionar de culata. Lo mismo ocurre con calle Arijón, más la necesidad de convertirla en avenida para que haya mejor flujo de tránsito”, detalló Acosta.

Comentarios