Política

Red de espionaje

“Narcotráfico en Rosario”: qué dice el dossier de D’Alessio

En la nueva indagatoria al falso abogado trascendieron punto por punto cuáles son los ítems de la investigación ilegal


Un nuevo escándalo se desprende de los allanamientos realizados al espía ilegal D'Alessio.

La llamada causa D’Alessio sumó este viernes nuevos capítulos desde el Juzgado Federal de Dolores, como una nueva indagatoria al falso abogado, donde tomó protagonismo su intervención en Rosario, y otro llamado para que el fiscal federal Carlos Stornelli se presente a esa instancia. Tras los dichos del magistrado a cargo del expediente que investiga una red de espionaje ilegal con la participación de funcionarios ante la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados de la Nación, desde Rosario la Fiscalía que investiga la saga de atentados contra edificios públicos y viviendas que pertenecieron en el pasado a funcionarios judiciales pedirá a Ramos Padilla copia de la causa. Sobre todo, luego de que trascendiera la reunión producida en el Centro de Justicia Penal en febrero del año pasado entre el aludido Marcelo D’Alessio, quien decía trabajar para el Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich, y uno de los líderes de Los Monos, la banda acusada por los ataques mafiosos, en este caso Ramón Machuca (alias Monchi Cantero), sobre quien hasta el momento no hay indicios de que pueda haber participado de esas intimidaciones. Sí ya fue formalmente acusado como instigador su hermano, Ariel “Guille” Cantero.

Al hablar por más de cinco horas en el Congreso el juez Ramos Padilla describió con lujos y detalles la operatoria de D’Alessio, imputado como partícipe de una asociación ilícita dedicada a la extorsión. Citó que en una de las carpetas incautadas al falso abogado en su vivienda había una titulada “Narcotráfico en Rosario”.

Según dijo el magistrado el miércoles pasado ante los diputados de la oposición –los macristas declinaron la invitación a escuchar–, “entre las investigaciones actuales, (D’Alessio) continúa con las de narcotráfico en Rosario”. En el dossier mencionado el falso abogado describía “que para llevar adelante esas acciones se utilizaron cámaras ocultas con uno de los principales actores locales”, dijo Ramos Padilla en referencia a Monchi Cantero.

Según se supo este jueves, el encuentro D’Alessio-Cantero se llevó adelante en la tarde del 15 de febrero de 2018 en el subsuelo del Centro de Justicia Penal, donde Monchi y Guille, entre otros, eran enjuiciados por asociación ilícita y homicidios. Dos meses después ambos fueron condenados a altas penas: 37 años de prisión para el primero y 22 para el segundo, quien luego sumó otros 15 años de cárcel en una causa narco.

Según relató el juez, D’Alessio se reunió con Monchi para “proponerle” una cámara oculta que perjudicara al gobierno provincial. Según el entorno del clan Cantero, en realidad se trató de una amenaza de armarle a Monchi una causa federal por parte de D’Alessio, quien se presentó como la mano derecha de Mauricio Macri a ese encuentro.

Ramos Padilla relató ante los diputados que la operatoria de D’Alessio, quien no está acreditado como empleado de inteligencia en agencia estatal alguna, incluía “detecciones de filtración de inteligencia, detalles migratorios, detalles de celdas, filmaciones aéreas y capturas fotográficas”

 

Una sospecha

La cercanía de D’Alessio con Monchi y con otros integrantes del clan Cantero reflotó una antigua sospecha sobre quién pudo haber brindado los datos para que Guille, según la acusación, ordenara la saga de intimidaciones a tiros.

La principal hipótesis, en la que coinciden fuentes del Ejecutivo y de la Fiscalía, es que esa información pudo provenir de la aplicación paga denominada Nosis, donde queda registrado qué usuario pidió cada dato, con lo cual sería posible rastrear la fuente de esa información que resultó determinante para la concreción de los ataques mafiosos.

La sospecha es que D’Alessio pudo ser quien aportó esos datos, no sólo por la información que tiene en sus manos Ramos Padilla sino también por los dichos de otro funcionario judicial, en este caso el ahora desplazado (y bajo investigación por extorsión) fiscal federal de Mercedes Juan Bidone, quien señaló que el falso abogado decía haber hecho “trabajos en la causa Monos”.

Por eso, según trascendió este viernes, desde la Fiscalía Regional Rosario pidieron formalmente al Juzgado Federal de Dolores una copia de la información contenida en la carpeta “Narcotráfico en Rosario” a los fines de cruzarla con la prueba reunida en la pesquisa local por los ataques mafiosos atribuidos a Los Monos.

 

El contenido del dossier

Tras la nueva indagatoria a D’Alessio desarrollada este viernes, trascendió punto por punto el capítulo Rosario de la acusación contra el falso abogado. “En este marco realizó investigaciones de espionaje ilegales vinculadas con el narcotráfico en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, que en la documentación hallada se describe de esta manera: «Descripción de la matriz delictiva en esta materia en Rosario. Financiación privada. Protección policial. Líneas comerciales. Cobertura política local. Redistribución de la ex Policía Judicial. Nueva balanza comercial. Rol sindical de al menos un puerto santafesino vinculado a PNA (Prefectura Naval Argentina) y los exportadores de cocaína. Nuevas alianzas con participantes de provincias vecinas». Esta operación la realizó a partir de filmaciones con cámaras ocultas a uno de los principales actores locales, filmaciones aéreas con drones, capturas fotográficas, obtención de registros de llamadas entrantes y salientes con detalle de celdas de activación, obtención del historial migratorio de sus objetivos, entrevistas personales encubiertas, entre otras”, detalló Ramos Padilla la acusación.

 

Otra sospecha

Para uno de los abogados de Monchi Cantero, Carlos Edwards, la descripción de los puntos que contiene la mencionada carpeta bien puede ser la prueba de que la investigación por asociación ilícita que derivó en condena para su cliente y otros integrantes del clan de La Granada se obtuvo de manera ilegal, tal cual ha sostenido la defensa de Los Monos en los últimos años, a través del mencionado D’Alessio.

“Una de las imputaciones consiste en las operaciones de inteligencia en Rosario.¿Para quién las hacía? Obviamente para Los Monos no”, se contestó Edwards, quien adelantó que el próximo lunes presentará una ampliación de la denuncia contra el juez instructor de la causa Monos en el fuero provincial, Juan Carlos Vienna, basado en esta nueva prueba.

“También le han atribuido (a D’Alessio) que las investigaciones eran para jueces y fiscales. ¿Eran para Vienna?”, volvió a preguntarse el abogado Edwards. Según su perspectiva, el contenido del dossier “Narcotráfico en Rosario” que develó Ramos Padilla avala esa teoría.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios