Policiales

Tráfico de drogas

Narcolavado: suspenden juicio por falta de jueces

El megajuicio por lavado de dinero al abogado Carlos Salvatore que comenzaba este miércoles se suspendió porque sólo uno de los jueces del tribunal se presentó en el edificio de los Tribunales Federales de Chaco. En la investigación hay rosarinos involucrados y la droga salía del puerto de Rosario


Patricio Gorosito dueño del club Real de Arroyo Seco y su socio, el abogado Carlos Salvatore.

El megajuicio por lavado de dinero al abogado Carlos Salvatore que comenzaba este miércoles se suspendió por una razón insólita: sólo uno de los jueces del tribunal se presentó en el edificio de los Tribunales Federales de Chaco. No es la única causa del abogado de 60 años: fue condenado a 21 años de prisión por el transporte de una tonelada de cocaína en la causa llamada Carbón Blanco II, en la que también recibió una condena a 19 años de prisión su socio Patricio Gorosito dueño del club Real de Arroyo Seco. Esa fue la investigación que disparó esta megacausa por lavado de dinero y también derivó en otras tres causas. En una de ellas llamada Agroforestal está imputado junto a Gorosito por el envío de más de 700 kilos de cocaína del puerto de Rosario a Lisboa y en la llamada Peras Blancas están condenados dos rosarinos por el envió de 1200 kilos de cocaína a Portugal.

Los encargados de investigar de la megacausa por lavado de activos, la cual fue elevada a juicio en mayo pasado, fueron el fiscal federal de Roque Sáenz Peña, Carlos Sanserri, con la colaboración de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac). Los pesquisas pudieron acreditar que desde mayo de 2015, la organización cuyo liderazgo atribuyen al abogado creó un “complejo entramado de sociedades comerciales sin actividad real” y con un irrisorio capital tenía como objetivo disimular las ganancias proveniente del narcotráfico.

Para la Justicia, Salvatore ocupaba un rol central en las sociedades pantallas o designaba a personas de su círculo íntimo.

Otra de las características principales de la operatoria tenía que ver con la amplia diversificación de actividades económicas. Se descubrieron al menos 40 entidades que iban desde la construcción de edificios en la ciudad bonaerense de Mar del Plata hasta la producción cinematográfica.

La organización también utilizó para el lavado de activos una organización sin fines de lucro llamada Fundación Salvatore para el Estudio e Investigación de Enfermedades, Tratamientos y Recuperación de Pacientes que realizaba actividades académicas, de diagnóstico, rehabilitación y reinserción social de pacientes.

El juicio oral de esta causa que tiene en el banquillo al abogado, su esposa Silvina Valles Paradiso; su suegro Santiago, su hija Carla Salvatore y el empresario Ricardo Gassan Saba tenía que empezar el miércoles pasado en los Tribunales Federales de Resistencia.

El miércoles por la mañana la sala de audiencias recibió a casi los protagonistas: el fiscal, los querellantes, los abogados defensores y los imputados (algunos conectados por videoconferencia). Sin embargo, la primera audiencia del debate oral no empezó porque dos de los integrantes del tribunal no se presentaron. Pese a la oposición del fiscal Federico Carniel, el único magistrado presente, Juan Manuel Iglesias, resolvió suspender el comienzo del juicio.

Los jueces ausentes Víctor Alonso y Lucrecia Marcelina Rojas de Badaro fueron los grandes ausentes. Los magistrados presentaron un escrito donde aclaraban que no se presentarían hasta que no quede firme la resolución de conformación de un Tribunal. Es que la defensa de los imputados había presentado un recurso de amparo donde solicitaron que el juicio se desarrolle de manera unipersonal. Este pedido cayó en la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal que hizo lugar al planteo de la querella y del Ministerio Público Fiscal, quienes solicitaron que este juicio debía ser celebrado con un cuerpo colegiado, atento a la complejidad del caso. El fallo no quedó firme por lo tanto los jueces Alonso y Rojas de Badaro no se presentaron porque entendieron que existía riesgo de planteo de nulidad.

Carbón Blanco II y su socio arroyense

En 2012, nació la causa Carbón Blanco II y fue la primera investigación que destapó otras cuatro causas –Agroforestal, Peras Blancas, Membrillo Blanco y Carbón Blanco I–que tienen a Salvatore a la cabeza de una organización que comercializaba estupefacientes a Europa a través de cargamentos portuarios.

Salvatore fue detenido el mediodía del 11 de diciembre de 2012 en la cochera de una de las sucursales rosarinas del supermercado Carrefour, ubicada en Pueyrredón al 700. Lo detuvieron en medio de un gran operativo donde intervino el personal de la Drogas Peligrosas de Chaco, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y la División de Narcotráfico de la Aduana por orden de la jueza federal de la ciudad chaqueña de Presidencia Roque Sáenz Peña, Zunilda Niremperger, quien libró un exhorto al juzgado Federal Nº 3 de Rosario de Carlos Vera Barros. Su socio, el empresario Patricio Gorosito, ya había sido apresado en España. Esta investigación fue bautizada como Carbón Blanco II y abarcó el período de 2011 – 2012. En septiembre de 2015, Salvatore fue condenado a 21 años de prisión por organizador de la asociación ilícita que envió más de una tonelada de cocaína a Portugal y  España escondida en containers que llevaban carbón vegetal.  Su socio Gorosito fue sentenciado a 19 años de prisión y otros tres imputados recibieron penas de 12.

El empresario de Arroyo Seco quedó fuera de la megacausa por lavados de dinero cuyo comienzo del juicio se frustró el miércoles pasado debido a que la pesquisa se centró a lo ocurrido desde 2011. Muchas de las inversiones que hizo Gorosito, como ser la compra de campos y la construcción de un predio de fútbol profesional atípico para su club Real de Arroyo Seco, fueron anteriores.

Agroforestal y el puerto de Rosario

Otra de las investigaciones donde están sindicados Salvatore y Gorosito es la del contrabando de 762 kilos de cocaína que partió del puerto de Rosario. El cargamento fue interceptado en el puerto de Bilbao el 2 de agosto de 2010.

En la causa, los fiscales detallaron que bajo la dirección de Salvatore los integrantes de la organización consiguieron el carbón vegetal, acondicionaron las bolsas para disimular la cocaína, contrataron la empresa de transporte marítimo y contactaron a las personas en el viejo continente para que reciban la droga y la comercialicen. Los investigadores señalaron que Rolando Di Renzo y Leonardo Prodan –ambos de la localidad de Pavón Arriba y quienes cayeron en la causa Carbón Blanco–, utilizaban como fachada la empresa Agroforestal del Litoral S.A. donde jugaban el rol de empresarios exportadores de carbón vegetal. Para los fiscales, Gorosito hacía de nexo entre los empresarios y Salvatore.

En esa operación, cargaron el contenedor con las bolsas de carbón que ocultaban la cocaína en un galpón de esa empresa en Villa Gobernador Gálvez. La carga fue embarcada en el puerto de Rosario en el barco MSC Sukaiyna de bandera panameña, con destino al puerto de Las Palmas de Gran Canaria, en España. Una vez allí “se procedió al trasbordo del buque WEC Velásquez de bandera chipriota, llegando finalmente el 22 de julio de 2010 al puerto de Santurce de Vizcaya, España, donde fueron incautados los 762 kilogramos de cocaína”, describieron los investigadores.

Peras Blancas y los rosarinos

La causa Peras Blancas es de 2012. Salvatore fue imputado por organizar, coordinar y financiar el accionar delictivo llevado a cargo por la organización criminal integrada por los rosarinos Ariel Gustavo Spadoni, Carlos Alberto Mulé, Fabián Osvaldo Campagna, además de Carlos Mario Ruvolo y Hugo Gabriel Nieves Otero.

La banda fue desbaratada el 12 de diciembre de 2012 y quedó acusada del contrabando de 1.200 kilos de clorhidrato de cocaína de alta pureza hacia Portugal. El cargamento de estupefacientes estaba disimulado en tambores que contenían pulpa de pera y partió desde el puerto de Zárate -Campana, con destino en el puerto de Alcántara de la ciudad de Lisboa, en Portugal.

El 26 de febrero de 2016, Mulé fue sentenciado a la pena de 9 años de prisión, mientras que Otero, Campagna y Spadoni recibieron la pena a 12 años.

Otras causas

El abogado está sindicado en otras dos causas: Carbón Blanco I que data de 2005 e investiga la tonelada de cocaína incautada en Valencia España que había llegado desde el puerto bonaerense de Campana. La droga estaba disimulada en carbón vegetal.

La otra en la que está vinculado el abogado es Membrillo Blanco y fue sindicado como líder de una organización que alquiló un galpón en la localidad de Lima, partido de Zárate, para almacenar tambores de pulpa de fruta de durazno y membrillo, los cuales sirvieron para disimular 235,624 kilogramos de clorhidrato de cocaína. Este cargamento fue incautado en un procedimiento el 15 de mayo de 2008.

Si te gustó esta nota, compartila