El Hincha, Rugby

Opinión

“Nadie es profeta en su tierra”, Juan Imhoff la sigue rompiendo pero sólo lo disfrutan en Europa

El ex Duendes mantiene un excelente nivel: el pasado sábado le dio el pase a la final de la Copa de Europa a Racing 92. El rosarino es uno de los trymans históricos del torneo continental, logro que, sin embargo, no despierta el interés en el staff Puma que lo mantiene relegado en la consideración


Try, triunfo y clasificación a la final de la Copa de Europa. Juan Imhoff apoyó la conquista para que Racing 92 juegue por tercera vez la definición.

¡Otra vez se vistió de héroe! Con una camiseta albiceleste atravesando su corazón, pero lejos de aquella palomita de ensueño que dejó en su última presentación con Los Pumas en el Mundial del 2015, el wing tuvo resto anímico y rugbístico para emerger como el salvador de su equipo en el epílogo del encuentro ante Saracens y apoyó la conquista que le dio forma al 19 a 15 que metió a los parisinos en la definición. La final de la Copa de Europa, tendrá lugar el 17 de octubre y será ante Exeter, que derrotó en el otro cruce de semifinales a Toulouse por 28 a 18.

Las actuaciones de Imhoff siguen generando ruido, más que nada sobre su inexplicable exclusión de Los Pumas.

“Nada va a cambiar en mi, hace años que sigo siendo el mismo, no voy a volver atrás; seguiré evolucionando y superaré cada piedra que se presente en el camino. Eso nos hace mejores y continuaré peleando como lo hice desde el primer día, porque creo que esa es la imagen de un jugador de rugby: enfrentarse a la adversidad y seguir yendo adelante. Hoy no espero nada, me concentro en mí, en ser lo mejor posible como ser humano y jugador, y si en algún momento llega lo vamos a celebrar muchísimo, porque sigue siendo un sueño y un objetivo”, le respondió Imhoff al colega Cacho Mastrocola, de Todo Rugby, en conferencia de prensa tras la pregunta sobre su situación con Los Pumas.

Hoy por hoy, no hay una explicación sensata que explique su ausencia en el seleccionado. Argumentar su exclusión desde el recambio generacional, suena más a excusa, ya que el resto de sus compañeros que son contemporáneos a él siguen en la consideración rumbo a Francia 2023.

A eso se le suma que la actualidad de Los Pumas en cuanto a resultados es totalmente negativa. En la era Ledesma sólo se ganaron dos partidos (Sudáfrica y Australia en 2018) ante seleccionados Top sobre 14 encuentros. Por lo tanto, no hay margen para volver a darse el lujo de dejar afuera a uno de los mejores wines del momento.

En efecto, darle la suma de todos los poderes al entrenador sin que este lo haya al menos convocado, genera que el precio de ese error se pague muy caro. Su notable presente en París, ¿hará a Ledesma replantear su estrategia?

Comentarios