Ciudad

Polémica en puerta

Nación dejó de pagar y la refacción del Monumento se frena

Desde el Concejo señalan que el ritmo de obra cayó abruptamente. En la sesión de este jueves se aprobará un pedido de informes.


El Concejo Municipal aprobará hoy un proyecto que busca saber por qué Nación dejó de financiar la restauración que se está llevando adelante en el Monumento Nacional a la Bandera. El pedido de informe surge luego de que trascendiera que el gobierno de Cambiemos debe a la contratista los últimos tres certificados de obra y uno más en trámite, lo que suma unos 12 millones de pesos. Y también que el ritmo de obra cayó abruptamente en los últimos días.

El pedido de informe fue propuesto por los ediles socialistas Verónica Irizar y Enrique Estévez. El martes pasado tuvo despacho en la comisión de Gobierno. Y hoy se aprobará en el recinto cuando se desarrolle la sesión extraordinaria prevista. Será la segunda del año.

Se aguarda que previamente la iniciativa sea discutida por los concejales del PRO, quienes en comisión ya mostraron resistencia.

Igual, en general los pedidos de informes finalmente suelen ser acompañados por los ediles de todas las fuerzas políticas. De allí que el aval es casi un hecho.

Irizar y Estévez buscan con el proyecto saber acerca de los pagos que debe realizar Nación respecto a las obras de restauración del Monumento Nacional a la Bandera, dado el atraso que existe.

La propuesta surgió luego de que trascendiera que la administración central no abonó los últimos tres certificados a la empresa que realizar las tareas y uno más en trámite, lo que suma alrededor de 12 millones de pesos.

Según Irizar, la retención de fondos ya frenó el ritmo de los trabajos.

“Hay muy poco movimiento en el lugar. No más de cinco o seis obreros trabajando. Si se sigue así hay que ver qué va a pasar”, señaló la ex secretaria de Hacienda municipal.

Más allá de la cantidad de trabajadores, la estructura que se montó para las tares sigue firme.

Vale recordar que los arreglos en el Monumento comenzaron en marzo del año pasado y el plazo de ejecución proyectado fue de 18 meses. El monto total estimado de la inversión fue de 140 millones de pesos, de los cuales Nación debía colaborar con el 70% del financiamiento y el municipio afrontar el 30 restante (ver aparte).

La reunión

La preocupación por el atraso había llevado al secretario de Obras Públicas municipal, Raúl  Álvarez, a reunirse a principios de este mes en Buenos Aires con el nuevo subsecretario de coordinación de Obras Públicas de la Nación, Ricardo Delgado.

Allí el funcionario local transmitió la necesidad de que las tareas no se frenen y mantengan el  plazo previsto en el contrato que se firmó con los privados. También mencionó que la falta de pago ya está generando gran inquietud en el municipio.

Lo cierto es que el resultado de la reunión no fue el esperado. Es que Álvarez no se trajo respuestas concretas. Sólo una buena recepción y la posibilidad de seguir dialogando. Pero nada de dinero.

En el municipio dicen que se ejecutó un tercio del total de la obra. Y originalmente se esperaba que este mes (con el fin de las vacaciones) lo trabajos se aceleren.

Pero sin fondos todo va camino a demorarse.

Una contratista polémica

La refacción del Monumento Nacional a la Bandera generó polémica desde un principio. Es que las tareas son llevadas a cabo por la empresa Creaurban SA, una de las firmas constructoras del empresario Ángelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri.

Creaurban es una de las empresas del Grupo ODS, y perteneció al grupo Socma de Franco Macri, padre del actual presidente, quien se desprendió de la firma el mismo día en que su hijo lanzó la candidatura a jefe de gobierno. Claro que el comprador fue su sobrino Ángelo.

El detalle de que el titular de la empresa es el primo del presidente había generado polémica en el Concejo.

Apenas unos días después de la apertura de sobres, la edila del bloque Unidos y Organizados, Marina Magnani, puso sobre un manto de duda el hecho de que la oferta más baja en la licitación fuese la presentada por Creaurban, que nunca había trabajado en Rosario.

En su hora, Magnani consideró que resultaba “al menos sospechoso que una empresa sin radicación en la ciudad pueda generar la infraestructura necesaria para realizar las obras comprometidas, a un precio inferior que las empresas locales”.

“Lo que resulta inadmisible es que realicen una licitación hecha a medida de la familia presidencial utilizando el símbolo de la soberanía nacional, otra muestra más de desprecio por la Patria, y un segundo agravio al Monumento a la Bandera”, concluyó meses atrás.

Las tareas

La renovación del Monumento es uno de los proyectos más ambiciosos del último tiempo en la ciudad. Solo en la primera etapa las tareas consisten en la restauración de la estructura de hormigón, mamposterías y revestimientos; trabajos de impermeabilizaciones y sellados, y la restauración y climatización de la Sala de las Banderas. También se incluye la creación de la Sala de las Provincias, la colocación de rampas y plataformas salvaescaleras, y la instalación de un nuevo sistema de iluminación.

Si te gustó esta nota, compartila