Ciudad, Edición Impresa

La música a otra parte

Nación deja en banda coros y orquestas del Bicentenario

Desde 2017 los grupos musicales de los barrios Triángulo y Tablada serán absorbidos por la red de conjuntos provincial.


Los coros y orquestas infantojuveniles santafesinas que pasaron oportunamente a formar parte del Programa de Orquestas y Coros para el Bicentenario –creado en 2013 bajo la presidencia de Cristina Fernández– dejarán de recibir a fin de año las partidas del gobierno nacional. Serán absorbidos por la Red de Orquestas de la provincia, un organismo creado hace poco y que depende del Ministerio de Innovación y Cultura. En el sur santafesino el cambio alcanzará a las orquestas de los barrios Triángulo y Tablada, y una más de la vecina ciudad de Granadero Baigorria, entre otras. Desde ambos grupos, los docentes piden tener un lugar físico, y estar adentro del sistema de educación provincial, entre otros reclamos. “La promesa de la provincia es otorgar 200 horas cátedra para las tres orquestas”, dijo a El Ciudadano la directora de la orquesta del oeste integrada por 100 chicos, Evangelina Gaido. Según la mujer, los docentes dejarían de facturar y pagar monotributo en 2017 pero lo que recibirán a cambio, afirma, no cubriría el salario “ni de una sola orquesta”.

Historia de luchas y logros

La orquesta de barrio Triángulo comenzó en 2004 con el objetivo de contener a niños y adolescentes a través de la música. Actualmente alberga a más de 100 chicos y sus profesores resisten la salida del gobierno nacional y la precarización laboral en la que se encuentra la mayoría de los docentes.

El grupo se gestó hace 12 años por el incentivo de los padres de los niños de la zona. También por el impulso de alumnos y maestros de la escuela Nº 518 “Fray Mamerto Esquiú”. En los inicios, contaba con poco más de una docena de instrumentos y alrededor de 60 chicos, número que prácticamente se duplicó en algo más de una década. Se sumaron pequeños músicos de distintas instituciones educativas como la Nº 514 “Madres de la Plaza 25 de Mayo” y la Nº 1276 “Martha Salotti”, entre otras.

En 2013, el ya emblemático espacio de barrio Triángulo ingresó al Programa Nacional de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles para el Bicentenario.

En el sur, la misma historia

En el grupo formado en barrio Tablada en 2009, dirigido por el maestro Carlos Goldfeld, la situación laboral de los docentes no escapa a la realidad de los espacios de Triángulo y Granadero Baigorria. Según contó a este diario el profesor de la orquesta del barrio, Diego Ferreira, integran el grupo más de 100 chicos. “Algunos con cierta irregularidad, por lo que en los conciertos hay alrededor de 80”.

Para el docente se trata de un trabajo muy interesante, ya que funciona como un espacio de contención en donde lo principal es la música. “En realidad, logra juntar a todas las familias”, comentó Ferreira. “Si bien el programa es de inclusión socioeducativa y cultural, somos músicos y nos sobrepasa la realidad. Los problemas llevan a que algunos chicos dejen de asistir”, explicó el docente.

La incertidumbre de lo que ocurra en diciembre es un fantasma que persigue a ocho docentes contratados por la Nación. “Esperamos la buena voluntad del Estado. Son muchos años que trabajamos. Acá entramos por concurso”, advirtió Ferreira.

Otro reclamo es la necesidad de que las orquestas se constituyan como una entidad y estén incluidas dentro del sistema educativo. Así podrían tener un lugar físico y un número fijo de profesores.

Los acordes ascendentes

“Es increíble lo que se genera y lo que un niño o una niña puede desarrollar en toda su persona con el solo hecho de poder sacarle una nota a un instrumento”, contó Ferreira. El docente explicó que se trata de un proceso progresivo. “Los chicos llegan al ensayo general, nos juntamos todos los profesores y algunos ya van con algún instrumento definido para poder aprender. Pero la idea es que toquen y exploren todos, que sepan de qué materiales están hechos, qué función cumple dentro de la orquesta cada uno, y luego elijan solamente dos. En el transcurso de la semana se pueden dedicar a decidir qué quieren tocar”.

Las orquestas de Nación del Bicentenario

El proyecto nació en 2013 en el Ministerio de Educación de la Nación. Era parte de un abanico de acciones desplegadas por la Dirección Nacional de Políticas Socioeducativas. Retomó lo hecho por la Orquesta y el Coro Nacional Infantil y Juvenil del Bicentenario, creado para el aniversario de la Revolución de Mayo en 2010. Reunió a cerca de 100 instrumentistas y 70 voces de todo el país, que tenían entre 17 y 25 años. Recorrió distintas regiones del país con un variado repertorio de música clásica y música popular. Buscó la federalización de la idea que en Rosario ya tenía antecedentes. En 2014 el programa sostenía 30 orquestas y 30 coros en 17 provincias. En 2015 estaban en proceso de formación otras 40 orquestas y 40 coros. En el año del bicentenario de la Declaración de la Independencia, cada provincia deberá hacerse cargo de sus pequeños y jóvenes músicos. En Santa Fe los trabajadores estaban en alerta desde principios de este año, cuando vieron que el dinero para el pago de los sueldos no llegaba desde la Nación.

Una historia que va al cine

En el marco del ciclo de documentales Rosario se mueve (por abajo), organizado por la Cooperativa de Comunicación La Brújula, se proyectará hoy en la sala Arteón, de la planta alta de Sarmiento 778, un documental sobre la historia y el trabajo de la orquesta sinfónica de barrio Triángulo. La proyección recopila el funcionamiento de este emblemático espacio, resaltando la importancia cultural y educativa que se realiza, silenciosamente, a través de la acción colectiva.

Comentarios