Ciudad, Edición Impresa

Golpe al bolsillo

Nación congela subsidios y se complica más el costo del boleto

No habrá nuevos fondos para el aumento de los choferes y así la negociación para evitar un fuerte ajuste se pone compleja. El valor técnico y “real” de la tarifa del transporte urbano de pasajeros se arrima ahora a los 12 pesos.


Desde el gobierno nacional dejaron trascender ayer que el subsidio para que el municipio pueda este año afrontar el aumento salarial de los choferes de colectivos finalmente no se incrementará, por lo que el costo técnico y “real” de la tarifa del transporte urbano de pasajeros (que llegaría ahora a los 12 pesos) se aleja cada vez más de la tarifa actual (6,30). El hecho avecina una negociación aún más dura en el Concejo para evitar un fuerte ajuste del boleto que recaiga sobre el usuario.

El dato se conoció en el marco de la visita que ayer realizó a la ciudad el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, quien (entre otras cosas) llegó para recorrer y supervisar con la intendenta Mónica Fein las obras del Movibus en zona norte (ver aparte).

El Ejecutivo local había dado a conocer el miércoles pasado que el último estudio de costos del transporte urbano tuvo un resultado de 9,45 pesos para el boleto, nada menos que un 50 por ciento por encima de su valor actual, de 6,30. El Ejecutivo enseguida aclaró que no es un pedido de aumento de tarifa y que de caerse los subsidios, hay que buscar fuentes de financiamiento para que no caiga todo en la tarifa. Sin embargo, la cifra se oficializó sin tener precisiones sobre qué haría el gobierno nacional en materia de subsidios, un componente central en el financiamiento de todo sistema.

Además, el estudio de costos se realizó a comienzos de 2016 e incluyó la actualización de los insumos e indicadores vigentes al 29 de febrero de este año. Es decir, sin tener en cuenta al momento del cálculo la paritaria salarial de los choferes de colectivos. Es que sólo los conductores del Área Metropolitana del Gran Buenos Aires cerraron la discusión, con un 29 por ciento de suba. Mientras que el acuerdo en el interior se dilata.

Hasta ahora los aumentos de sueldo eran cubiertos por completo en todo el país con subsidios nacionales. Y ayer quedó prácticamente establecido que eso ya no sucederá. Es que Dietrich, al ser consultado sobre el tema, sólo garantizó para este año una leve suba de aportes en relación a 2015.

“Quedamos con la intendenta en que la semana que viene vamos a ver la situación particular de la ciudad en una mesa de trabajo. Habrá un pequeño aumento de subsidios. Pero la idea es ir viendo en cada caso la realidad con los intendentes del interior. Comparar los costos del sistema”, se desmarcó el funcionario.

En tanto, desde el municipio señalaron que ese “pequeño aumento” al que hizo referencia el ministro será apenas para “acompañar el incremento del gasoil”.

“La verdad es que Dietrich no fue muy claro. Pero todo indica que van a dejar congelados los subsidios; ya no se va a cubrir más el aumento salarial. Sólo van a entregar ese aporte para el combustible. La reunión de la semana próxima será entre equipos técnicos. No más que eso”, lamentó una fuente municipal consultada por este medio.

Según estimaron desde el Ejecutivo, si los choferes del interior confirman un aumento del 29 por ciento, el costo extra de la masa salarial para 2016 será de 20 millones de pesos. En tanto, con ese incremento el valor técnico “real” de la tarifa rona hoy los 12 pesos, casi el doble de lo que cuesta hoy.

A esa cifra también se llega producto de la suba del resto de los costos. Es que el Ejecutivo detalló que en los últimos 12 meses los montos del sistema de transporte sufrieron aumentos notorios: además de los salarios y los combustibles, el valor de las unidades creció un 70 por ciento. Y un 50 por ciento lo hicieron otros costos asociados a mantenimiento y gastos específicos como patentes (70 por ciento) y neumáticos (35 por ciento).

Lo cierto es que ahora el oficialismo tendrá que intentar generar nuevos recursos para cubrir el congelamiento de subsidios si quieren evitar así un ajuste muy fuerte.

En las últimas horas se mencionó la idea de reflotar el proyecto que busca aplicar multas a partir de las imágenes que captan las cámaras de videovigilancia. Sin embargo, en el Legislativo local desde la oposición rechazan desde hace tiempo esa posibilidad. Por lo que habrá que ver qué es lo que sucede.

En tanto, vale recordar que además de los subsidios y el boleto que paga el pasajero, el sistema se financia con el Fondo Compensador del Transporte que se nutre de los ingresos que percibe la Municipalidad por el Casino, estacionamiento medido y multas de tránsito y el derecho de acceso a espectáculos, que la Municipalidad pensó en derogar. También la provincia el año pasado integró un Fondo Compensador que se constituye del 5 por ciento de la recaudación del Impuesto a los Sellos y que se reparte proporcionalmente entre las ciudades que tienen transporte urbano.

Ya proyectan la segunda etapa del Movibus

La intendenta Fein recorrió ayer junto al ministro Dietrich uno de los sectores de avenida Alberdi donde avanzan las obras de la primera etapa del proyecto Movibus Norte para el reordenamiento del transporte y la movilidad en el tramo comprendido entre las calles Salta y Portugal. Durante la caminata, la intendenta, Dietrich y funcionarios y equipos técnicos supervisaron las tareas de las cuadrillas que se encuentran trabajando en el sector de Alberdi y Carballo.

En es marco, la jefa del Ejecutivo local confirmó que el titular de la cartera de Transporte comprometió el aporte de la Nación para realizar la siguiente etapa de la obra. “Hemos acordado avanzar en el segundo tramo, haciendo nosotros el proyecto ejecutivo y trabajando en conjunto con el equipo del ministro”, comentó Fein.

Por su parte, Dietrich destacó la naturaleza de la obra. “Queremos que el concepto Metrobus se extienda a todo el país. Esta es la primera ciudad del interior que lo tiene”, destacó.

Además remarcó las coincidencias con el municipio en cuestiones de movilidad y reafirmó el compromiso de trabajo en conjunto para mejorar el transporte rosarino.

“Las obras de infraestructura se hacen una vez y tienen dos impactos. Uno es en el servicio: la gente que viaja, viaja mejor, porque el objetivo de estos sistemas es premiar a quienes eligen el transporte público respecto de los que eligen el auto. Quien viaja en colectivo viaja mas rápido”, precisó.

“Por otro lado, estas tareas permiten mejorar la estructura de costos, porque un sistema que viaja más rápido baja los costos”, agregó.

La obra de Movibus Norte contempla una intervención integral del corredor que incluye, además de la ejecución de estaciones para la espera del colectivo y la reconversión del área comercial con reacondicionamiento de las veredas, la potenciación de la iluminación y la reposición e instalación de nuevo mobiliario urbano en el tramo de la avenida Alberdi.

En esta etapa inicial se completarán 2,5 kilómetros de Carril Exclusivo que se extienden desde Avellaneda hasta Portugal y representan el primer tramo de un proyecto que abarca un total de 9 kilómetros y medio de carriles sobre el corredor norte, desde la ciudad de Granadero Baigorria, ingresando a la ciudad por bulevar Rondeau y continuando por avenida Alberdi.

El financiamiento para esta obra se obtuvo en el marco de las gestiones realizadas por la Municipalidad ante el Banco Mundial y el Ptuma (Proyecto de Transporte Urbano en Áreas Metropolitanas Argentinas).

Comentarios