Espectáculos

Gira promocional

MYA trajo todo su “Fuego”

El dúo de música urbana que es furor en Latinoamérica visitó este martes Rosario con motivo de dar a conocer su última canción que formará parte de su primer disco. En ese marco repasó su vertiginosa carrera y anticipó lo que se viene

Los temas de Maxi Espíndola y Agustín Bernasconi suman más de 30 millones de reproducciones.
Fotos: Juan José García.

El mundo de la música ya no es como antes. Ni años de shows, ni mucho menos un par de álbumes son necesarios para alcanzar el éxito y la popularidad. Es lo que ocurre con MYA, el dúo de música urbana que es furor en Latinoamérica y que pasó este martes por Rosario para promocionar “Fuego”, su última canción, la quinta que el año próximo formará parte de su disco debut.

Hace aproximadamente un año, Maxi Espíndola y Agustín Bernasconi se unieron y lanzaron su primera canción como dúo. Nacía MYA. Desde entonces se convirtieron en uno de los grupos más famosos del género urbano en América latina ubicando sus temas en las primeras posiciones de las listas de las radios.

Los jóvenes amigos, oriundos de Tucumán y Córdoba, no cayeron del cielo ni aparecieron de la nada. Amantes de la música desde muy chicos, hace algunos años tomaron la iniciativa, armaron sus valijas y se instalaron en Buenos Aires. Allí transitaron una carrera vertiginosa: probaron suerte en el reality Soñando por cantar y más tarde Cris Morena los descubrió y los convocó para ser parte de las tiras adolescentes Aliados y Soy Luna. Ahora van por todo. Sus canciones suman más de 30 millones de visitas. Ya ficharon con Sony Music y dicen que desean tener su primer disco para salir a tocarlo. “Tenemos muchas ganas de tocar en vivo y si bien ahora se generan oportunidades queremos hacer un show que de verdad sea completo y con varias canciones nuestras”, dijeron ambos a El Ciudadano.

Al igual que sucedió con otros fenómenos, MYA inició su camino ascendente en las redes sociales mostrando reversiones de otros artistas y manteniendo un diálogo cercano con sus fans. “Hicimos versiones de bandas como CNCO y Luis Fonsi, y la repercusión fue muy buena”, contó Maxi Espíndola quien no obstante afirmó que el objetivo siempre fue el mismo: “Hacer nuestras propias canciones”.

Junto a Agustín empezaron a componer y salió “Amor prohibido”, el primer single que, según contó, “fue una experiencia totalmente diferente porque sentíamos que era un desafío empezar a sacar nuestra música. Es un riesgo mayor pero teníamos muchas ganas de experimentarlo”.

Ese vínculo con su audiencia llevó a los chicos a ser más conscientes del alcance de las redes sociales. “Hoy en día, con las redes, tenemos la posibilidad de recibir mensajes y conectarnos con nuestros fans directamente. Siempre están ahí. Gracias a Dios la respuesta que venimos teniendo es muy buena, eso nos da muchísima fuerza y son el motor para que sigamos en este lugar”, afirmó el cantante.

Agustín Bernasconi se encargó de enfatizar el lugar que ocupan las canciones como motor de ese éxito. “Lo más importante son las canciones y por eso estamos en una búsqueda constante”, dijo. Y confió una intimidad: “Recién estábamos en la habitación (del hotel) terminando de hacer una canción. Sentimos que ése es el camino y tiene que ver con encontrar las canciones justas y eso es una búsqueda de todos los días”.

“Amor prohibido”, “Día y noche”, “A Escondidas”, “Loco por ti” y “Fuego” son los cinco temas del dúo pero, como contó Espíndola, siguen componiendo con la idea de sacar un tema más antes de fin de año: “Ya estamos con la cabeza puesta en el disco, en todas las canciones que nos quedan para completarlo”, dijo, al tiempo que puso en valor la metodología de publicar singles, porque, según opinó, “nos sirvió para darle la fuerza necesaria a cada canción”.

“Nos gusta mucho lo del single pero tenemos en mente lo del disco porque eso nos posibilitará tener un hilo conductor, una identidad. Estamos pensando en que el año que viene quizás podamos tener un álbum y salir a tocar y hacer giras”, agregó Bernasconi.

Mirar para atrás les implica reconocer el camino vertiginoso que vienen experimentando desde Soñando por cantar en adelante. “Siempre es lindo mirar para atrás y ver todo lo que hemos pasado, lo que hemos crecido”, continuó Bernasconi al tiempo que, sobre el futuro, su compañero se entusiasmó: “Lo imagino haciendo música porque es lo que siempre tuvimos ganas de hacer desde que éramos muy chicos. Hoy tenemos esa posibilidad y recién empezamos. La idea es seguir creciendo, que la gente cada vez se sienta más identificada con nuestras canciones y el día de mañana podamos volver a Rosario con nuestra música que es nuestro gran sueño”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios