Ciudad

Recital y protesta

Músicos repudiarán el fallo sobre Café de la Flor

Amigos y compañeros de Adrián Rodríguez, el bajista de Raras Bestias que murió electrocutado, harán un festival para pedir Justicia porque la semana pasada el juez Donnola absolvió al inspector municipal de su responsabilidad en la causa


Foto: Juan José García

Músicas y músicos de la ciudad harán un recital este lunes a las 19 frente al Café de la Flor (Mendoza 862) para pedir Justicia por la muerte de Adrián Rodríguez, el bajista de Raras Bestias, que el 12 de octubre de 2015 murió electrocutado sobre el escenario del bar. El festival será para repudiar el fallo del juez Andrés Donnola que la semana pasada absolvió al inspector municipal Andrés Akerman en la causa en la que se debatió su responsabilidad en la muerte del músico.

“Queremos devolver a la familia de Adrián la solidaridad que a él le costó la vida cuando ayudó al guitarrista de la banda que estaba electrocutándose contra el micrófono y recibió una descarga letal”, dice el texto difundido por los y las artistas.

Organizado por los colectivos Canción Urgente, Músicos Unidos de Rosario, y El Qubil-Músicos Independientes de Rosario, el festival cuenta con la adhesión de Frente Cultura en Movimiento Rosario y el Sindicato de Músicos rosario. Actuarán Raras Bestias, Coky, Los Vándalos, Groving Bohemia, Alto Guiso, Farolitos, La Semilla, Rosario Smowing, Mamita Peyote, y una banda sorpresa.

“Esperamos que en instancias superiores se revea tan injusta resolución. Sus compañeros músicos alzaremos la voz y remontaremos el canto hasta el cielo clamando justicia. Cualquiera de nosotros pudo haber sido quien ayudara a un compañero arriba del escenario”, concluyeron los artistas.

 

La causa

El lunes 26 de noviembre el juez Andrés Donnola absolvió al inspector municipal Andrés Akerman de los delitos de incumplimiento de deberes de funcionario público y falsedad ideológica de instrumento público. El inspector era el encargado de certificar las condiciones de seguridad del bar. La fiscal a cargo de la acusación, Valeria Piazza Iglesias, se mostró sorprendida por la decisión. “Fue un balde de agua helada, porque la Fiscalía considera que tuvo por acreditado los tres puntos de su teoría del caso”, consideró.

Durante el juicio, Piazza Iglesias señaló al empleado municipal por no informar que el disyuntor diferencial del local estaba desactivado, por lo que el defecto eléctrico no fue detectado. Y solicitó para el empleado una pena de tres años. La defensa, por su parte, pidió su sobreseimiento porque, argumentó, controló el negocio siete meses antes del siniestro.

Por el mismo hecho están imputados también el electricista que desconectó el aparato de protección, Fernando Campodónico, y el dueño del bar, Ariel Scharf. Ambos irán a juicio en 2019.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios