Policiales

Estuvo internado 50 días en el Pami II

Murió un jubilado que fue asaltado a fines de enero

El anciano fue herido en el cuello cuando se resistió a un asalto en su casa de barrio Belgrano. Tenía 88 años.


Foto: Archivo

Un jubilado de 88 años murió este lunes por la mañana tras agonizar 50 días en el Policlínico Pami II. El anciano fue herido en el cuello el domingo 28 de enero pasado, cuando se resistió a un asalto en su casa de barrio Belgrano. Dos días más tarde, un hombre de 39 años fue apresado e imputado como autor del robo doblemente calificado por lesiones y uso de arma blanca. La investigación quedó a cargo del fiscal Luis Schiappa Pietra a la Unidad de Homicidios Dolosos, quien ordenó medidas para determinar la ampliación de la imputación al aprendido, indicaron voceros judiciales.

El domingo 28 de enero por la tarde, Antonio Primo Antonini, de 88 años, estaba junto con su esposa en su casa de Solís al 1700. La pareja escuchó un golpe en la ventana que da al frente de la casa. Antonio abrió la puerta y se encontró con un hombre que le gritó: “¡Dame la plata!”.

Lejos de paralizarse, el jubilado reaccionó y comenzó un forcejeo que terminó cuando el ladrón lo apuñaló a la altura de la garganta. El agresor no se llevó nada y salió a la carrera. Familiares encontraron al jubilado desvanecido y lo trasladaron de urgencia al Policlínico Pami II.

La investigación quedó a cargo de la fiscal Gisela Paolicelli, quien ordenó al personal de la Policía de Investigaciones (PDI) una serie de medidas para dar con el atacante.

Dos días más tarde, la PDI se enteró que policías de la comisaría 30ª, de barrio La Cerámica, habían apresado a un joven con un arma blanca. La aprehensión se produjo en pasaje Siripo y Anchoris, en zona norte. En un primer momento el sospechoso, identificado como Carlos R., de 39 años, quedó a cargo del juzgado de Faltas hasta que personal de la PDI lo sindicó por el ataque del anciano luego de una serie de datos que brindó un sobrino de la víctima.

Este familiar es buscado por la Fiscalía, ya que además de dar información sobre el atacante de su tío, le dijo a la fiscal el pasado 7 de marzo que Antonio había fallecido. Esa información provocó que voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA) dieran a conocer a los medios el deceso del hombre. Al día siguiente, los familiares directos se comunicaron para corregir la información brindada por Fiscalía, ya que el hombre no había fallecido pero su estado era gravísimo.

A pesar de que el sobrino todavía no fue hallado por los investigadores para que aclare sus dichos, voceros judiciales indicaron que “existen otros elementos que vinculan a Carlos R. con el hecho”.

Uno de ellos fue que personal de la PDI determinó que el sospechoso tenía lesiones que concordaban con golpes producto de un forcejeo ocurrido en los días anteriores. Esto acercó la hipótesis de que Carlos R. era quien se había trabado en lucha con el jubilado.

Si te gustó esta nota, compartila