Cine, Espectáculos

A los 79 años

Murió Peter Fonda, ícono de la contracultura estadounidense de finales de los 60

Capitán América, el motoquero Wyatt de la película Easy Rider, falleció en la mañana de este viernes por complicaciones respiratorias derivadas del cáncer de pulmón que padecía. Este año iba a celebrar el 50 aniversario de la película, en septiembre


Su imagen arriba de la Harley Davidson “Capitán América” estuvo presente en todo el mundo. La moto, entre dos y cuatro unidades construidas especialmente para la película de 1969 Easy Rider –Busco mi destino, en la versión española– catapultó a la fama a su conductor, el actor Peter Fonda, que falleció este viernes a los 79 años por un cáncer de pulmón.

El apellido de Peter es toda una leyenda: hijo de Henry y hermano de Jane, también actores. Más allá de Easy Rider, el film de Dennis Hopper en el que compartió protagónico con el propio director y Jack Nicholson, Peter Fonda no construyó sino una carrera errática de pequeños papeles. Nunca renegó de la imagen de Wyatt, el motociclista que junto a su amigo Billy (Hopper) emprende un viaje a lo largo de los Estados Unidos para asistir al carnaval Mardi Gras. En el camino conocen a un abogado adicto al alcohol, George Hanson, que interpreta Nicholson. Financian el periplo traficando cocaína en la frontera con México. La cinta es un referente de la contracultura norteamericana de los años 60, y antecedente del nuevo cine estadounidense de la década siguiente.

Fonda falleció en la mañana del viernes por complicaciones respiratorias en su casa de Los Ángeles, como consecuencia de un cáncer de pulmón. Su hermana Jane confirmó la noticia en un comunicado: “En uno de los momentos más tristes de nuestras vidas, no tenemos palabras para expresar el dolor en nuestros corazones. Tras el duelo, esperamos que se respete nuestra vida privada”.

Peter había nacido en 1940 en Nueva York, hijo de una leyenda de Hollywood. Comenzó a actuar en televisión poco después de cumplir los 22 años. Siguió con pequeños papeles durante los sesenta hasta que, a finales de esta década, se comprometió con el movimiento hippie y contracultural. Intervino en dos películas de Roger Corman, de quien aprendió a hacer películas sin presupuesto.

Capitán América, el motoquero

En 1969, junto a Hopper y Nicholson, estrenó Easy Rider, una película de colegas y carretera cuyas imágenes de libertad representaron el espíritu de ese año y a toda una generación.

Fonda y Hopper conducían sus motos por el desierto, con el fondo de Born to Be Wild, la canción que la banda Steppenwolf cedió a la película sin cobrar derecho de autor, lo mismo que Byrds, The Band y Jimi Hendrix. Una banda sonora acorde con la épica del film. Fonda fue nominado al Oscar por el guión, que escribió.

Fonda hizo Easy Rider con 384.000 dólares, “lo mismo que le había costado a Roger Corman Los ángeles del infierno”, recordó el actor este año en The Hollywood Reporter. La película se rodó en siete semanas, con locaciones en Los Ángeles y Nueva Orleans. Fue un éxito, y eso, acompañado por el exiguo presupuesto, fueron motivadores que abrieron el camino al movimiento del cine independiente de la década de los 70 en Estados Unidos.

El hijo de Henry aprovechó la imagen del motoquero californiano Wyatt –Capitán América– durante el resto de su vida después de Easy Rider. Con el casco de barras y estrellas incluido. Las entrevistas que dio a lo largo de los cincuenta años siguientes a la película giraron en torno al personaje.

Un cincuenta aniversario que no pudo ser

El actor preparaba un evento especial por el 50 aniversario del estreno de Easy Rider. El próximo 20 de septiembre iba a celebrar la efeméride en el Radio City Music Hall de Nueva York con una proyección en la que iban a tocar en vivo John Kay, de Steppenwolf, y Roger McGuinn, de The Byrds, parte de la banda de sonido. Este año, además, presentó la versión restaurada de la película en el Festival de Cannes, donde recibió el premio a la mejor ópera prima en 1969.

“De una habitación de motel en Toronto en el 67 a armar ruido en la costa de Cannes en el 69. Una carrera loca por las escaleras del Palais hacia los libros de historia del cine. Buscábamos América. ¿La encontraríamos hoy? No lo creo. ¿Realmente la cagamos? Por supuesto. Cincuenta años después, ¿la seguimos cagando? Por supuesto. Disfruten de la copia restaurada. Canten las canciones. Ríanse. ¡Recuerden el espíritu! Encuentren el amor”, dijo Peter Fonda, que no alcanzó a protagonizar ese aniversario de medio siglo.

Comentarios