Ciudad, Gremiales, Región

Cerealera Cofco

Murió otro operario y son dos los fallecidos en la explosión

Juan Castillo estaba en terapia intensiva y con respirador en el Sanatorio Británico después de ser alcanzado por la explosión y el incendio en la planta Cofco en Puerto General San Martín.


Juan Castillo, de 42 años, murió este viernes por la mañana en el Sanatorio Británico mientras era tratado por quemaduras que sufrió en la explosión e incendio del miércoles pasado en la cerealera Cofco de Puerto General San Martín. Fue el segundo operario que murió en el estallido del que aún los investigadores no lograron definir la causa. El primero fue Domingo Giménez, de 61 años. Dos empleados de la empresa tercerizada OLL que hacía trabajo de mantenimiento y asesoría siguen internados en la unidad de terapia intensiva del centro de salud de Paraguay y Wheelwright. El jueves fue dado de alto otro de los heridos y al cierre de esta edición seguían internados 7 empleados en el Centro de Quemados del Británico. La Fiscalía pidió a la empresa el informe de protocolo de actuación y uno similar a los bomberos.

Castillo estaba con asistencia respiratoria y las autoridades no habían descartado el riesgo de vida. Tenía lesiones en la garganta que le condicionaron los signos vitales. El jefe de la guardia de terapia intensiva Armando Schmukler explicó que los dos empleados restantes estaban estabilizados.

Sobre los cinco pacientes en sala común el jefe del Centro de Quemados informó que evolucionaban. “Si bien la mayoría ha amanecido con una hinchazón generalizado a todo el rostro, las otras quemaduras avanzan con normalidad. Los pacientes tienen afectada una superficie que está entre el 10 y el 40 por ciento de los  cuerpos”, dijo el titular del Centro de Quemados, Osvaldo Freddi.

Los problemas

La explosión y las muertes generaron una respuesta política. Desde el gobierno provincial indicaron que la mitad de los complejos portuarios agroindustriales del río Paraná fue sancionada por irregularidades en las condiciones de seguridad y salud laboral. El Ministerio de Trabajo provincial suspendió a seis de los 13 complejos entre Timbúes hasta Arroyo Seco y en 12 de las 25 empresas contratistas encontró irregularidades. Las compañías fueron evaluadas entre febrero y mayo de 2017 en base a los siniestros registrados, entre otros factores. Después de las sanciones correspondientes, las suspensiones fueron levantadas. El foco estuvo puesto en las firmas en las que las grandes cerealeras tercerizan los trabajos temporales y de mantenimiento y que son el blanco de mano de obra barata y joven. En diciembre y en febrero dos operarios murieron y un tercero falleció en agosto.

En las terminales relevadas se procesa y se exporta el 80 por ciento de la producción nacional de granos. Representa el 35 por ciento de todas las exportaciones del país. Los complejos emplean a más de cuatro mil trabajadores en forma directa, y contratan empresas que brindan servicios o realizan obras. Las 25 firmas contratistas dan trabajo a 151 operarios.

Marcha y reclamo

Ayer terminó el paro de 24 horas lanzado por distintos gremios del cordón industrial del Gran Rosario después de la muerte de dos operarios en la planta Cofco. Hubo una marcha desde la Fábrica Militar de Fray Luis Beltrán de sindicatos por los 35 despidos. Las organizaciones se movilizaron a la esquina de los bancos en San Lorenzo. Protestaron bajo el lema “Basta de muertes obreras. No al ajuste y los despidos”.
Participaron la CGT San Lorenzo, la CGT y los gremios municipales y químicos de Granadero Baigorria, Capitán Bermúdez y Maciel, entre otros. El jueves por la noche la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmontadores de Algodón y Afines de la República Argentina (FTCIOD) lanzó un paro en las terminales hasta las 22 de ayer. Siguió los pasos de la huelga regional de aceiteros del día anterior.