País

Estado ausente en el Chaco

Murió la nena wichi de 13 años desnutrida y embarazada

Llego en un estado crítico a la capital, Resistencia. Le hicieron una cesárea. El bebé falleció el martes. Su madre, el miércoles. Vivía en un paraje al que, ahora, no llegan los sistemas de salud: el gobierno provincial los desactivó


No pudo ser peor: la niña de 13 años de la comunidad wichi que ingresó de urgencia al hospital Perrando de Resistencia con un cuadro de desnutrición crónica, anemia, neumonía y una infección generalizada, además de un embarazo avanzado del que no tenía conocimiento, falleció este miércoles. En el centro de salud, los médicos le practicaron una cesárea dado el alto riesgo de vida que corrían la adolescente y su bebé, de siete meses de gestación. El recién nacido apenas sobrevivió unas horas. Su madre murió al día siguiente.

La chica falleció a las 15.30. Así lo confirmó la doctora Liliana Ensisa, directora del programa de Salud Adolescente de Chaco. La chica vivía en el paraje wichi El Sauzal, a 24 kilómetros de El Sauzalito, dentro del departamento General Güemes. Es una de las localidades del denominado interfluvio Teuco- Bermejito, a 3 km del río Teuco. Las autoridades provinciales admitieron que la niña no estaba escolarizada. Vivía desde hace dos años con su pareja, de 19.

La adolescente falleció a causa de un fallo multiorgánico fruto de su estado crítico de salud. Había sido trasladada al hospital Perrando –el de mayor complejidad de la provincia– el viernes, desde el  Hospital Bicentenario de la localidad de Castelli, donde la llevaron su padre y una tía. En el centro de salud de Resistencia le detectaron el embarazo y dado el riesgo de continuarlo, para ella y el bebé, decidieron realizarle una cesárea. Prematuro –con 27 semanas de gestación– y un peso de apenas 1.300 gramos, no pudo sobrevivir. Murió en la tarde del martes.

La doctora Ensisa enmarcó la gestación en “una situación de abuso“. Agregó que “durante el desarrollo de su embarazo no se efectuó ningún control hasta el momento en el cual consulta en el Hospital Bicentenario”. “Lo que sabemos del contexto en el cual vivía es que es de extrema pobreza y no estaba escolarizada, estaba realmente fuera del foco del sistema”, reconoció la médica pediatra.

El programa que llegaba con políticas socio sanitarias a parajes como el de esta niña wichí fue desarticulado por el gobierno provincial

La noticia de la dramática situación de la chica apareció en redes sociales a través de un comunicado del colectivo Católicas por el Derecho a Decidir. Soledad Deza, abogada de la organización, tomó conocimiento del caso por medio de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir. “Teniendo en cuenta que Chaco tiene un índice de mortalidad materna muy alto, la idea era que este caso no se oculte”, señaló la profesional a la agencia de noticias La Vaca.

La directora del programa de Salud Adolescente provincial describió el escenario de marginalidad sobre el que se recorta la muerte de la niña: “Vino de este paraje en una localidad muy distante de centros que tengan atención médica. Hay centros de salud pero con visitas médicas que son cada tanto. Entonces, directamente la traen a la localidad de Castelli con las dificultades geográficas y climáticas en esta época del año: hay muchas lluvias y las calles no están asfaltadas. Las dificultades de acceso real a un centro asistencial se vuelven más difíciles”.

Crisis económica y Estado en retirada

Ensisa denunció que el programa que llegaba con políticas socio sanitarias a parajes como el de esta niña wichí fue desarticulado por el gobierno provincial.

“Teníamos un sistema de llegada a través de políticas socio sanitarias con camiones que se instalaban en determinadas zonas de todo el impenetrable al cual he concurrido personalmente durante varios años. Este programa dejó de funcionar. No obstante hay centros de salud en esa zona, en cada paraje hay un centro de salud. Ahora, el paraje no es una ciudad, hay una distancia que a veces es entre 10 y 20 km para llegar al centro de salud. Y la verdad es que muchas veces estas personas no ocupan la oferta. La realidad es que uno debe llegar con ellos y hacer mayor propaganda, lo cual existía en el momento en el que se hacía este abordaje sanitario. Estábamos como en una campaña permanente. Hoy en día no hay porque en los recursos del Estado entendió que eso no era necesario. La realidad de ese sector de la provincia hasta que la accesibilidad de rutas en mejores estados no cambie, la realidad no va a cambiar. Hay personas que hacen relevamiento no solo desde la salud, sino por parte de desarrollo social y de la justicia, pero son muchos los casos. Si bien este es el caso que sale, que ocupa, que es una situación terrible, estas situaciones están crónicamente establecidas y agravadas por la situación económica. Ahora hay mayor desnutrición: esa es la realidad. Ellos están en situaciones muy complicadas porque viven pobres, pero ahora están en extrema indigencia”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios