Policiales

Carbón Blanco

Murió Gorosito, preso en su casa por narcotráfico

El empresario que fundó el club Real Arroyo Seco purgaba 19 años de prisión por mandar más de mil kilos de cocaína a España. Falleció este domingo a los 68 años por un problema cardíaco.


El ex empresario futbolístico y fundador del club Real Arroyo Seco Patricio Gorosito murió este domingo a los 68 años en su casa, donde cumplía prisión domiciliaria por traficar más de mil kilos de cocaína a Europa escondidos en bolsas de carbón. Por esa causa conocida como Carbón Blanco II había sido condenado en 2015 a 19 años de cárcel.

Durante el juicio realizado en Chaco se demostró que había armado la organización junto al abogado Carlos Salvatore, quien también falleció hace tres meses mientras purgaba una pena a 21 años. Ambos fallecieron por problemas cardíacos y los dos estaban por ser juzgados en una megacausa por lavado de activos provenientes del narcotráfico.

Gorosito fue detenido en España en 2012 cuando se descubrieron tres cargamentos de carbón con 1.057 kilos de cocaína escondidos en bolsas con doble costura. Dos entraron a Europa desde Argentina vía la ciudad portuguesa de Lisboa y el otro fue detectado cuando todavía estaba en el puerto de Buenos Aires. Lo extraditaron a la Argentina en abril de 2013 donde planteó sus problemas de salud a la jueza de Instrucción Nilda Niremperger, quien le concedió la prisión domiciliaria.

En septiembre de 2015 lo condenaron a 19 años de cárcel, pena que por el mismo planteo comenzó a cumplir en su casa de Arroyo Seco. Además de Gorosito y Salvatore, el tribunal federal de Resistencia condenó a los comerciantes Héctor Roberto y Héctor Pérez Parga a 17 años de prisión y a Rubén Félix Esquivel, capataz de la planta de carbón vegetal de la localidad chaqueña de Quitilipi  donde salía la carga con la droga oculta, a 12 años.

El quinteto fue condenado por tres envíos. El primero sucedió el 8 de marzo de 2012 con la exportación de unos 380 kilos de cocaína a través del puerto de Buenos Aires que terminaron secuestrados en la localidad portuguesa de Cabanas do Chao, cerca de Lisboa. Los paquetes se hallaban ocultos en bolsas de carbón que formaban parte de un embarque perteneciente a la firma Carbón Vegetal del Litoral SRL, proveniente de Quitilipi, Chaco, y había sido inspeccionado en la aduana de Barranqueras, en la misma provincia.

El segundo hecho ocurrió cinco días después, durante la requisa de dos contenedores de la misma firma que se encontraban en las terminales 1, 2 y 3 del puerto porteño a la espera de otro embarque a Portugal. En uno de los contenedores, 70 de las 1.050 bolsas supuestamente de carbón contenían cocaína y pesaban 519 kilos. En el tercer hecho, fueron secuestrados en Lisboa, el 11 de abril de 2012, casi 152 kilos de cocaína en un contenedor de la misma empresa, también camuflado en el interior de bolsas plásticas de carbón vegetal.

Salvatore

Carbón Blanco II fue la primera investigación que destapó otras cuatro causas de comercio de estupefacientes a Europa vía cargamentos portuarios: Agroforestal, Peras Blancas, Membrillo Blanco y Carbón Blanco I, que tienen a la cabeza de la organización al abogado porteño Salvatore.

El letrado cayó a fines de 2012 en Rosario, en la cochera del supermercado Carrefour de Pueyrredón al 700. Lo detuvieron en medio de un gran operativo donde intervino el personal de la Drogas Peligrosas de Chaco, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y la División de Narcotráfico de la Aduana por orden de la jueza Niremperger, quien libró un exhorto al juzgado Federal Nº 3 de Rosario de Carlos Vera Barros. Y lo condenaron a 21 años de prisión, dos más que la pena que recibió su socio Gorosito.

Salvatore falleció el pasado 9 de mayo en el hospital Argerich de la Capital Federal por problemas cardíacos. Los primeros años de su detención los pasó en su lujoso chalet del barrio porteño de Belgrano, pero luego continuó en la cárcel de Ezeiza, donde pasó 15 meses. En agosto de 2016 volvió a ser internado en una clínica privada de la Capital Federal; y más tarde volvió la prisión del conurbano bonaerense, donde lo encontró la muerte.

En abril pasado, el inicio del megajuicio por lavado de dinero a Salvatore se suspendió por una razón insólita: sólo uno de los jueces del tribunal se presentó a los Tribunales Federales de Chaco. En ese juicio se iba a investigar el lavado de dinero no solo de la causa Carbón Blanco de 2012, sino otras tres posteriores: Agroforestal, que junto a Gorosito estaba imputado por el envío de más de 700 kilos de cocaína del puerto de Rosario a Lisboa y en la llamada Peras Blancas, donde dos rosarinos están condenados por mandar 1200 kilos de cocaína a Portugal.

Patricio Primero

Antes de salir en las páginas policiales, Gorosito era un empresario de alto vuelo. El hombre pasó de una modesta vinería llamada Patricio Primero, en dos décadas, a ser un empresario que se codeaba con el titular de la AFA, Julio Grondona, a partir de su vínculo con el ex entrenador de Independiente José Omar Pastoriza, o bien recibía en su club arroyense a Joan Laporta, el presidente del club más poderoso del mundo, el Barcelona, para firmar un convenio de cooperación en 2006.

Gorosito había creado su propio club luego de perder en 2003 las elecciones en Athletic Club de Arroyo Seco. Pero la nueva institución nació a lo grande. Un estadio para 12 mil personas, donde Lionel Messi supo entrenar durante una recuperación, un hotel de 4 estrellas, en un predio que en total tiene 28 hectáreas. El complejo se vendió en 2008 a Rosario Central, durante la presidencia de Horacio Usandizaga, por 16 millones de dólares.

Real Club Arroyo Seco comenzó su recorrido a lo grande. En sólo cinco años logró ascender al Argentino A y hasta peleó el ascenso a la B Nacional. Acompañaba el proceso un programa televisivo emitido por el canal América Sports. Militaba en 2012 en la Liga Regional del Sud (que Gorosito presidía) fusionado con la Academia Duchini. El mismo medio televiso utilizó en 2011 Gorosito cuando gerenció el club Mitre de Santiago del Estero. Allí, donde también había gerenciado el club Central Córdoba, adquirió una propiedad y la remodeló totalmente. También gerenció el Deportivo Colonia de Uruguay, fundado en 1999 y que en 2003 ascendió a la primera categoría. En 2004 Gorosito fue a aportar su dinero. En 2006, ya sin el arroyense ni títulos en su haber, la entidad dejó de existir por “deudas pendientes”.

Ricardo Acevedo, periodista uruguayo, publicó en 2007 en el diario La República de Montevideo un artículo donde exponía el prontuario de Gorosito, que según él le fue facilitado por servicios de inteligencia de Argentina. Allí se detallaba que, entre 1974 y 1999, Gorosito había sido denunciado por robo de automotor, estafas reiteradas, falsedad ideológica e infracción a la ley de drogas.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios